EL PAíS › LAS TRABAS OFICIALES A LOS PROGRAMAS DE PROCREACION RESPONSABLE

“Lo que pasa en Santiago es de locos”

 Por Mariana Carbajal

“No entregamos anticonceptivos porque el gobierno provincial se opone. A las únicas que se les puede poner un DIU y recién después de un trámite muy engorroso es a las mujeres de más de 35 años y a las que tienen más de 7 hijos. Pero tienen que presentar exámenes de Papanicolau y colposcopía y para hacérselos tiene que ir al hospital a las 2 de la madrugada a pedir un turno para dentro de 3 o 4 meses. Nunca vuelven. Esa es la realidad en Santiago del Estero.” Quien la describe es el secretario de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de la provincia, docente de la Universidad nacional local y médico del servicio de la Maternidad Regional Ramón Carrillo, la más importante de la provincia. Así, Miguel Curioni explica por qué aumentó más de un cien por ciento en 5 años el número de mujeres que en la provincia llega a internarse con complicaciones por abortos provocados.
Sólo en el primer semestre de 2002 hubo 764 internaciones con esas características, el 88 por ciento por abortos incompletos, la mayoría de ellos provocados. La proyeccción para todo el último año marca alrededor de 1500 casos de aborto. Mientras en el año 2000, del total de pacientes con cuadros semejantes, sólo el 14 por ciento eran menores de 20 años, apenas dos años después, los casos adolescentes aumentaron al 35 por ciento del total. A su vez, aumentaron las mujeres de sectores urbanos en relación a las que provienen de poblaciones rurales. El jefe del Servicio de Materindad, Martín Costas, y el residente Ariel Fernández analizaron los datos, realizaron una investigación y llegaron a la conclusión de que el notable incremento responde a “la falta de información y programas de procreación responsable” y al “uso masivo” del nisoprostol, la pastilla para curar úlceras que también sirve para ablandar el útero y un sangrado. “Se está usando a granel”, confirmó Curioni. En realidad, la pastillita “ha aliviado” las complicaciones por abortos, porque causa hemorragias pero menos infecciones como otros métodos precarios utilizados como la introducción de un sonda en el útero. “Tenemos menos infecciones que son más mortales, pero más hemorragias”, detalló Curioni. Una muestra de esta situación es el banco de sangre de la misma maternidad, que el viernes quedó vacío por el repetido número de mujeres que llegaron a hospitalizarse con abortos incompletos provocados con el mismo mecanismo.
“Le he enviado a la gobernadora Juárez infinidad de cartas con estas cifras, las tengo todas guardadas en mi computadora, pero nunca recibí una respuesta. Lo que está pasando en salud reproductiva en Santiago del Estero es de locos. No hay programas de salud reproductiva y los pocos anticonceptivos que se entregan son insuficientes. Lo lamentable es que hay una gran cantidad de gente dispuesta a trabajar como voluntarios para revertir esta situación, pero el gobierno hace oídos sordos o está mal informado”, se despachó Curioni, indignado por los cuadros que le tocan ver a diario y por la impotencia de no poder contar con insumos suficientes para proveer a las mujeres para prevenir un embarazo no deseado. “Como no está previsto un consultorio para asesorar en planificación familiar a las que acaban de dar a luz, los médicos deben hacer un trabajo de hormiga, cama por cama, antes de darles el alta, para que al menos se lleven alguna información”, señaló.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.