EL PAIS › LA INTERVENCION QUITARA DE SERVICIO TODA UNIDAD CON PROBLEMAS

Mantenimiento al por mayor

Una de las tareas del interventor será auditar el estado del material rodante y enviar a reparación los equipos que presenten “la más mínima” observación. Habrá un plan de contingencia con colectivos. Reunión con intendentes.

 Por Sebastián Premici

“La intervención cumplirá las funciones de administración de la concesión, en los aspectos técnicos y operativos, para garantizar la continuidad, regularidad y seguridad del servicio público de transporte ferroviario de pasajeros.” Así quedó establecido en la Resolución 199, publicada hoy en el Boletín Oficial, donde se oficializó la intervención de TBA, la concesionaria de las líneas Sarmiento y Mitre. El encargado de llevar adelante este proceso, que durará en principio 15 días o hasta que se expida la Justicia, será Raúl Baridó, un funcionario de la Sindicatura General de la Nación (Sigen). “La idea es multiplicar las medidas de seguridad para el resguardo de los pasajeros. Si una formación tiene un mínimo problema, no va a salir”, afirmó a Página/12 uno de los intendentes de la zona oeste que colaborará con la intervención. Por estas medidas de precaución, el Ejecutivo estima que muchas formaciones quedarán de-safectadas hasta que sean reparadas, por lo tanto podría haber un cambio en el esquema de horarios y frecuencias. Las distintas intendencias pondrán a disposición servicios alternativos para los pasajeros.

“Facúltese a la intervención para disponer la realización de las inspecciones, verificaciones y auditorías necesarias para determinar las condiciones de prestación del servicio ante los incumplimientos del Concesionario verificados y sancionados, dotándolo de las más amplias facultades para asegurar el cumplimiento del objeto presente”, puede leerse en uno de los artículos de la resolución.

Para llevar adelante su tarea, Baridó convocará a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y a los otros concesionarios (Metrovías y Ferrovías), quienes aportarán su experiencia técnica, y al conjunto de intendentes que pertenecen al trazado de la línea Mitre y Sarmiento. También serán convocados los representantes de la empresa estatal encargada de la administración de la infraestructura ferroviaria (Adif) y la Operadora Ferroviaria S.E.

La primera tarea del funcionario de la Sigen será determinar el estado de situación de cada una de las formaciones y sacar de circulación aquellas que presenten algún tipo de falla. “Que se entienda bien, si alguna pieza, si algún repuesto de servicio debía cambiarse y no se cambió, además de ver por qué no se hizo de forma inmediata, llamaremos inmediatamente al fabricante para que lo sustituya”, sostuvo Julio De Vido durante la conferencia de prensa, en la cual no hubo posibilidad de preguntas por “respeto a los familiares y evitar temas escabrosos”, según la aclaración oficial. La Secretaría de Transporte se comunicó con el fabricante Toshiba, marca de las actuales formaciones que utiliza TBA y que datan de la década de 1960, para anticiparse a los pedidos de repuestos.

En diciembre de 2000, Página/12 había denunciado que por la adquisición de ese material ferroviario y su adecuación se habían pagado sobreprecios de 4000 por ciento. Esta información generó una investigación del juez Urso.

Los intendentes que pertenecen al trazado del Mitre y Sarmiento (Tres de Febrero, La Matanza, Ituzaingó, Morón, Merlo, Moreno, General Rodríguez, Luján, Mercedes, General Las Heras, Lobos, General San Martín, Vicente López, San Isidro, San Fernando, Tigre, Escobar, Exaltación de la Cruz, Campana, Zárate y la ciudad de Buenos Aires) saben que producto de las inspecciones quedarán muchas formaciones fuera de servicio. “En este proceso vamos a necesitar readecuar servicios, y algunas de estas readecuaciones pueden sufrir afectaciones y cambios en el servicio”, manifestó Schiavi.

En este sentido, los titulares municipales mantendrán una reunión con el interventor dentro de las próximas 48 o 72 horas donde se definirá la cantidad de formaciones que estarán fuera de servicio. Con esa información, los mandatarios locales podrán idear un plan de contingencia para poner al servicio de los usuarios transportes alternativos, como micros y ómnibus, para cubrir el recorrido de TBA. El Sarmiento es un ferrocarril que lleva entre 260 y 300 mil personas por día.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Alejandro Leiva
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.