EL PAíS

Prat Gay esquivó la ortodoxia ante el team liderado por Horst Köhler

El presidente del Banco Central remarcó ante el número uno del FMI que el sistema financiero ya hizo su ajuste, en respuesta al reclamo de reestructuración bancaria. También le mostró que la emisión por la compra de dólares no está generando inflación.

 Por Claudio Zlotnik

“No sobran bancos. No es cierto que el sistema financiero esté sobredimensionado. Lo que faltan son negocios”, aseveró Alfonso Prat Gay durante el desayuno que ayer mantuvo con Horst Köhler. La contundente definición del presidente del Banco Central se produjo en el marco del análisis del sistema bancario, uno de los capítulos abordados en la sede de la autoridad monetaria. También hablaron de los otros temas que preocupan a las autoridades del Fondo: la emisión monetaria, las metas de inflación y el rescate de las cuasimonedas.
Durante las dos horas de reunión, entre las 8.30 y las 10.30, Köhler se dedicó a formular preguntas más que a opinar. A su lado estaban el director del Departamento para el Hemisferio Occidental del organismo, Anoop Singh, el representante permanente en la Argentina, John Dodsworth; el vocero de la entidad, Thomas Dawson; y el experto en temas financieros, Siggharth Tiwary. A Prat Gay lo acompañaban su segundo, Pedro Lacoste, y el representante argentino ante el Fondo Monetario, Guillermo Zocalli.
Tras el colapso de fines de 2001, la reforma del sistema financiero es seguida de cerca por los funcionarios instalados en Washington. Suponen que en la Argentina pueden repetirse las experiencias de crisis internacionales, donde el común denominador fueron masivas quiebras bancarias. Para contraponer ese preconcepto, la dupla Prat Gay-Lacoste expusieron que el ajuste bancario se dio, “como una lenta agonía” a partir del Tequila. “El ajuste ya se hizo”, reafirmaron. Köhler tomaba nota sin pronunciar una opinión.
Prat Gay y Lacoste quisieron aprovechar el encuentro con el funcionario alemán para darle una opinión diferente a la que Köhler escucha de los gurúes ortodoxos con línea directa a Washington. La idea era desactivar una sensación que existe en el exterior de que habrá nuevas quiebras bancarias. También se propusieron enviar un mensaje similar al ofrecido por Roberto Lavagna y Néstor Kirchner, de que en la Argentina se hace necesario un borrón y cuenta nueva para no caer en los mismos errores del pasado.
Fue en ese marco que, en medio de los cafés y las medialunas servidos en la sala de periodistas del 2º piso del Central, Prat Gay comprometió a los banqueros con el futuro económico. “Para obtener renta, los banqueros deberán tomar conciencia de que tienen que hacer más negocios y asumir riesgos. Y para cumplir con los objetivos de ganancias estarán obligados a dar más créditos. Ya sabemos que no hay ningún problema de liquidez”, se despachó. Las entidades financieras cuentan con 19.700 millones de pesos de liquidez inmediata. Con el planteo, el funcionario intentó quitar del medio el reclamo de los banqueros de compensaciones estatales, una condición que imponen para volver a prestar. Según Prat Gay, el Central ya hizo los deberes necesarios para la regeneración del crédito al reglamentar las nuevas normas prudenciales.
El otro tema sensible abordado durante el encuentro fue el monetario. Prat Gay y Lacoste creen que están logrando convencer a Köhler de que el Central puede comprar dólares en el mercado y seguir emitiendo pesos –en lo que va del mes se llegó al récord de compra de 882 millones de dólares- ya que no existen signos de brote inflacionario. El BC y el Fondo habrían llegado a un acuerdo de monitorear diariamente el impacto de la fuerte expansión monetaria, pero ambas partes se niegan a detallar las proyecciones. Desde el Central suponen que esa política expansiva será clave para seguir presionando a la baja a las tasas de interés y, de esa manera, crear el campo propicio para que los bancos vuelvan a prestar. “No queremos abortar la recuperación económica”, afirman. Las cuasimonedas ocuparon el último tramo del encuentro. El informe presentado a la delegación del FMI da cuenta de que ya se rescataron 2100 millones de pesos en cuasimonedas. Es decir, el 27 por ciento del total.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.