EL PAíS › HUGO CHAVEZ HABLA DE LA OPERACION, URIBE, ESTADOS UNIDOS Y CRISTINA KIRCHNER

“Ahora deben estar bajando la montaña”

El presidente de Venezuela dice que la liberación de los rehenes debería concretarse hoy, según la planificación que realizó, y que la patrulla de las FARC “con dos damas y un niño pequeño” debe estar camino al pie del monte. “Esos guerrilleros tendrán mucho cuidado de no toparse con una patrulla o un avión hostil”, señala.

 Por F. C.
desde Santo Domingo

Hugo Chávez suele moverse rodeado de un amplio operativo de seguridad. El recibimiento de ayer a los periodistas en el Aeropuerto de Santo Domingo era con caras serias, pedido de credenciales y la orden de limitar los movimientos a un reducido corralito a un costado de la pista. Pero el orden, de rigidez tropical, se va diluyendo con el correr de los minutos y las cuestiones de seguridad quedan en el absurdo cuando es el propio Chávez quien rompe todos los protocolos y se acerca, por las suyas, a quienes lo observaban con la mano extendida. “¿Ustedes de dónde son?”, pregunta mientras saluda.

–De Argentina.

–Ah, vienen con Néstor.

A partir de ahí se inicia un diálogo con los enviados especiales de los medios argentinos, incluyendo Página/12, con las particularidades del caso: por ejemplo que cuente en el medio la historia de cuando combatió por la zona al frente de un comando antiguerrillero y cayó enfermo de paludismo, que amague algunas piñas y pregunte “¿tú crees que soy peleón?”, o que invite con el café que le acercan sus colaboradores porque dice que hace bien para soportar el calor. El diálogo concluyó cuando el propio Néstor Kirchner intercedió para que finalice, desesperado, como los demás comisionados internacionales, por volver al avión.

–¿Mañana (por hoy) será el día de la liberación de los rehenes?

–Habrá que esperar. Me imagino esa patrulla de las FARC moviéndose con dos damas y un niño pequeño. Estoy seguro que esos guerrilleros tendrán mucho cuidado de no toparse con una patrulla o un avión hostil. Tendrán sus rutas, deben estar bajando la montaña rumbo al pie de monte. Ojalá que no ocurra un imprevisto. Cuando yo digo mañana (por hoy) es el tiempo ideal bajo el que hemos estado planificando.

–¿Ha estado en contacto con los familiares de los rehenes?

–Personalmente no, pero sí nuestros equipos. Una señora a la que yo admiro es esta señora Clara, tiene como 80 años y parece una muchacha. Una sonrisa, una hermosura. Estuvo en el Palacio hace poco, es la madre de Clara Rojas y la abuela de Emmanuel.

–¿Cómo fue eso que le dijeron en las FARC, a propósito de que si le daban las coordenadas venían los bombardeos?

–Estaba refiriéndome a la información que hemos estado recabando, sobre todo en los últimos meses, cuando estábamos preparando un viaje mío al Caguán. Estaba tratando de hacer contacto con Marulanda por radio, hay teléfono satelital, hay muchas vías hoy, pero él dice que no, porque dice que hay uno de esos aviones que salen de Manta que tienen equipos electrónicos de gran avanzada y detrás de la señal de radio, dicen en la guerrilla, vienen los cohetes.

–¿Esto no está ocurriendo ahora?

–Yo creo que no, no tengo información. Y creo en lo que ha dicho el gobierno de Colombia. El comisionado por la Paz, Restrepo, ha dicho que están de “pláceme”, ellos reciben esto con júbilo. Y si es con júbilo, seguro que estarán colaborando.

–¿Por qué cree que el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, le dijo a Cristina Kirchner cuando hablaron por teléfono que este operativo podría no funcionar?

–¿Y quién te dijo a ti eso?

–Una fuente que no se puede mencionar.

–Claro, ustedes tienen fuentes... Yo no puedo dar eso como un hecho. El caballero este de la maleta, Antonini, lo primero que dijo cuando lo agarraron fue “Yo soy de la comitiva de Chávez”. Después dijo: “Yo almorcé con Chávez ayer”. Entonces después dicen que “fuentes informaron”. No, yo no puedo dar eso como un hecho. Si sé de algunas posiciones duras en Colombia por este tema, y es hasta natural. El problema de Colombia es un problema de todos nosotros. América latina ha dado muchas veces la espalda al tema de Colombia para no herir sensibilidades, o a veces por las presiones de Estados Unidos. Ya es tiempo que veamos con respeto ese problema, pero lo veamos.

–¿Si la liberación de los rehenes sale bien sería una derrota para Estados Unidos?

–No hablemos de derrota de nadie. Obviamente, yo creo que hay que derrotar al imperio pero la batalla es mucho más allá. Es económica y sobre todo ideológica. Yo les hablaba a mis soldados, aquellos muchachos que ustedes ven allá, repitiendo unas palabras de la patriota presidenta Cristina que ustedes tienen, que cada día la admiro más, llenándome de un honor que nunca olvidaré, cuando en la Casa Rosada dijo “no es poca cosa que tengamos un soldado patriota como usted”. No encontraba qué hacer, estaba estremecido por el honor que me hizo la peronista patriota Cristina Fernández. Por eso yo les decía a los soldados que no es poca cosa que ellos estén hoy aquí junto a un pueblo, en un continente donde muchas veces los militares se han utilizado para arremeter contra ustedes los periodistas, torturarlos, matarlos, bombardear pueblos, ellos se siente parte de una revolución, ¿a quién estás llamado, a la novia?

–¿...?

–Mira, mira qué muchachada (hace venir a unos soldados jóvenes que estaban a unos metros hablando por celular). Mi teniente, ¿y la novia dónde está? Eres de San Cristóbal, mira. Muchachas muy bonitas. ¿Quieren una foto? Perdonen muchachos unos segundos.

Chávez posa con los soldados y grita la consigna: “Patria, socialismo” “¡O muerte!” gritan los soldados. “Venceremos”, completa la fórmula el presidente. Cuando se acerca, ofrece café y continúa “es muy importante tener a estos muchachos. ¿En qué estábamos? Sí hablábamos de lo que había dicho Cristina”. Pero entonces se acerca Kirchner para apurar el fin. Chávez acepta. “Mira, justo me haces terminar cuando estaba elogiando a Cristina”, dice cuando lo sigue.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.