ESPECTACULOS › EL FESTIVAL VA TOMANDO FORMA Y ORGANIZACION

Copias van, copias vienen

“Santa Maradona”, film italiano de la competencia oficial, no llegó a tiempo. En su lugar se vio “Los niños de Rusia”, muy buen documental español. Brilló la nueva película de Richard Linklater, “Despertando a la vida”.

 Por Martín Pérez

Las nubes siguen reinando en La Feliz, pero con el correr de los días el Festival de Cine va encontrando su ritmo. El catálogo por fin hizo su aparición, y con él la información necesaria para sumergirse en las auspiciosas muestras paralelas, en particular en la amplia y variada Punto de Vista. Que reúne lo más atractivo de la muestra: últimos trabajos de directores conocidos, virtuales preestrenos con grandes estrellas –este fin de semana figuran The Majestic, con Jim Carrey, o Nostalgias del pasado, con Anthony Hopkins–, y tal vez incluso lo mejor de un cine a descubrir.
Por lo pronto, la mecánica de la competencia sigue dando la nota. Ayer, por ejemplo, uno de los dos films diarios que se exhiben en la competencia oficial brilló por su ausencia. Y fue nada menos que el curioso Santa Maradona, del italiano Marco Ponti. “Todos los films en competencia son copia única, y la copia de Santa Maradona fue demorada por la RAI en los Estados Unidos, porque aún no lograron que la vea un distribuidor que se mostró interesado”, explicó Claudio España, director del Festival, indignado por la demora en la llegada de la copia. Y sin saber muy bien qué decirle a su director, al que ayer se lo esperaba en Mar del Plata.
En el lugar dejado libre por Santa Maradona, en la función central de la noche en el Auditorium, se exhibió el documental español Los niños de Rusia. El film de Jaime Camino –que forma parte de la selección oficial, pero fuera de concurso– cuenta la desoladora historia de los hijos de los combatientes por la República, que durante la Guerra Civil Española fueron enviados a un lugar considerado “seguro”, como Rusia. Pero luego fueron olvidados allí. El tema, mencionado al pasar en el buen documental Asaltar los cielos, adquiere en el film de Camino otra trascendencia.
Más allá del Auditorium, y emergiendo precisamente de la sección Punto de Vista, ayer por la noche se vio una de las películas más esperadas del Festival. Un film que no forma parte del gran pelotón de destacados, pero supo ser anticipada con ganas por los fans de su realizador, y que demostró con creces que el cine independiente norteamericano goza de buena salud. Se trata de Despertando a la vida (repite el martes a las 22, en el cine Del Paseo), un film muy hablado, raro y original, sexto opus de la filmografía de Richard Linklater, que –aunque finalmente no terminó nominado al Oscar a la mejor película de animación– ya tiene su estreno local anunciado para el próximo 11 de abril.
Presentado en su momento en Sundance sin tener su distribución asegurada (un detalle que, hablando del integrado Festival ya-no-tan indie y de la importancia del director en ese ámbito, habla a las claras de lo particular del film), Despertando a la vida es un film de dibujos animados sobre la filosofía, el cine, la evolución y la espiritualidad en plan onírico. Trabajando sobre el rotoscopiado tan utilizado por Ralph Bakhsi (una técnica que implica filmar escenas con actores, para luego dibujar sobre ellas), aparecen en el film de Linklater rostros conocidos de su cine, como Ethan Hawke y Julie Delphy, otrora protagonistas de Antes del amanecer, tal vez su film más conocido. “Decirle que sí a un instante es decirle que sí a la vida”, dice uno de sus protagonistas, y eso es lo que parece perseguir Waking life –su título original, traducible también como La vida despierto–, un virtual catálogo de razones para seguir buscando una ruta alternativa, todo lo contrario al camino que parecen perseguir muchos de los compañeros generacionales de Linklater. Suerte de película de madurez dentro de la obra de su autor, Despertando a la vida es un film extraño y original, cuyo carácter onírico es reforzado por los dibujos y el incesante desfile de ideas, personajes y escenas que apenas si se van hilando cual bizarro Alicia detrás del espejo, con cada voz haciendo el papel de Humpty Dumpty del sin sentido filosófico o existencialista.

Compartir: 

Twitter
 

La película de Linklaterserá estrenada comercialmente el 11 de abril.
 
ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.