ESPECTáCULOS › PAGINA/12 PRESENTA MAÑANA EL DISCO FLAMENCO ROMANTICO

Paco, el dueño de la guitarra

El volumen grabado junto al cantaor Enrique Montoya es una rara joya de su discografía, una exhibición del flamenco más fogoso a cargo del instrumentista flamenco por excelencia.

Por Claudio Kleiman

Decir Paco de Lucía es decir flamenco. Y si bien está considerado como el mayor guitarrista flamenco en toda la historia de este género milenario, y el artista que revolucionó no sólo la técnica de interpretación del instrumento sino también el rol que éste ocupa dentro de la música, De Lucía siempre tuvo un pie plantado en la tradición: “Es muy importante no perderse de la tradición porque ahí es donde está la esencia, el mensaje, la base. Sobre ella puedes ir a cualquier sitio y escapar, pero sin dejar nunca esa raíz porque, en definitiva, la identidad, el olor y el sabor del flamenco están ahí”, decía en una entrevista.
Entre sus innumerables logros se cuentan la pareja artística que formó junto al cantaor Camarón de la Isla; el gran éxito que obtuvo en 1973 con la rumba flamenca A dos aguas, que abrió oídos jóvenes a la música flamenca, y sus colaboraciones con artistas de jazz como Larry Coryell, Chick Corea, John McLaughlin y Al Di Meola. Con estos dos últimos grabó en 1981 Friday Night in San Francisco, que vendió más de un millón de copias, cifra inimaginable para un artista flamenco. Su impacto de entonces y el del coreógrafo Antonio Gades colaborando con Carlos Saura son seguramente la causa principal del interés internacional por el género.
La nueva generación de guitarristas españoles lo reconoce por unanimidad como el maestro único. Tomatito lo llama “el padrenuestro”; Vicente Amigo, “el dios”. Pero todos estos logros e innovaciones siempre fueron de la mano de su profundo conocimiento y amor por la raíz del género, de lo cual Flamenco romántico, el disco que grabó acompañando al cantaor Enrique Montoya y que se edita mañana con Página/12, es una buena muestra. Para Paco, el flamenco es la forma artística por excelencia española: “Yo creo que el flamenco es la cultura más importante que tenemos en España y me atrevo a decir que en Europa. Es una música increíble, tiene gran fuerza emotiva y un ritmo y una emoción que muy pocos folklores europeos poseen”.
Paco de Lucía nació en 1947 en Algeciras, Cádiz, como Francisco Sánchez Gómez, el menor de cinco hermanos. Adoptó su nombre artístico en honor a su madre, Lucía Gómez. Su padre Antonio y su hermano mayor, Ramón, le dieron las primeras lecciones de guitarra cuando tenía cinco años. En 1958 abandonó la escuela para concentrarse en la guitarra y realizó su primera performance en público en Radio Algeciras, con su hermano Pepe en cante. Junto a Pepe formaron el dúo Los Chiquitos de Algeciras, con el que grabó su primer disco, cuando tenía sólo 14 años.
Curiosamente para quien es considerado el mayor virtuoso de la guitarra flamenca, su ilusión era ser cantaor. Fue su carácter introvertido, extremadamente tímido, el que lo convirtió en guitarrista, parapetándose tras ese instrumento que en los ’50 no era tan valorado en el flamenco como el cante o el baile. Fue su padre quien dijo que faltaban buenos guitarristas y que su hijo sería el más grande. Una verdadera profecía, que Paco concretaría primero interpretando los temas de Niño Ricardo y luego creando los suyos gracias al sabio consejo que le dio Sabicas en Nueva York en 1963: un auténtico flamenco debe componer sus temas, no copiar. Así nacieron sus primeras falsetas y su toque se hizo rápido, rítmico como pocos, exquisito y, sobre todo, distinto: “Tocaba con rabia para combatir la inseguridad que me proporcionaba ser sólo un guitarrista”.
En 1967 apareció el que es considerado su primer disco como solista propiamente dicho, La fabulosa guitarra de Paco De Lucía, con el que comenzó su revolución guitarrística. Y 1969 fue de lo más intenso: grabó Fantasía flamenca –el disco que mejor plasmó su virtuosismo con el toque tradicional– y dos álbumes a dúo con Ramón con éxitos de la música sudamericana, al tiempo que iniciaba su colaboración con dos jóvenes promesas del cante gitano, Lebrijano y Camarón de la Isla. Cuando se unió a Camarón, De Lucía concretó la gran pareja artística del flamenco moderno. Entre 1969 y 1979, juntos grabaron numerosos discos, bajo la denominación El Camarón de la Isla con la colaboración especial de Paco de Lucía. Según ha dicho Paco alguna vez, cuando conoció a Camarón, se enamoró de él para siempre, y recuerda aquella etapa como la más hermosa de su vida.
De esta intensa época de sus primeras colaboraciones con Camarón, data también Flamenco romántico, junto a Enrique Montoya. Verdadera joya perdida en la discografía de Paco de Lucía, esta grabación resurgió hace poco con el auge del CD y sorprendió aun a los estudiosos de su obra, que poseen muy pocos datos al respecto. Presenta a De Lucía como un consumado maestro del toque tradicional flamenco, acompañando con el fuego que caracteriza sus grabaciones de juventud el cante apasionado de Enrique Montoya (también guitarrista), sobre formas clásicas como falsetas, bulerías y soleares. Se ubica la fecha probable de grabación como fines de los años ’60 (seguramente 1969), como parte de las producciones realizadas por el padre de Paco, Antonio Sánchez Pecino, quien dirigía sesiones de grabación para sellos como Phillips, Polydor o Fontana, recurriendo a las guitarras de sus hijos Ramón de Algeciras y, en menor medida, Paco de Lucía. Como detalle de interés para el público argentino, y muestra cabal del interés que despertaba en la península el folklore argentino en la década del ‘60, está la grabación de Nostalgias tucumanas, de Atahualpa Yupanqui, en una particular versión flamenca incluida en este álbum.
Enrique Fernández Montoya provenía de Utrera, uno de los lugares de Sevilla con tradición flamenca más arraigada; allí nació el 21 de septiembre de 1928, y murió el 28 de julio de 1993. Aprendió a tocar la guitarra en su pueblo, en la barbería de Balsamina, al mismo tiempo que hacía sus primeros cantes. Comenzó sus actuaciones en la sala El Retiro, haciendo letras de Atahualpa Yupanqui. Luego se colocó en el Guajiro para trabajar con Farruco, Matilde Coral, Rafael el Negro y El Chocolate. De ahí pasó a la compañía de la Piquer, y compartió escenario con las reinas de la copla, como Juana Reina, Lola Sevilla, Marifé de Triana y la Niña de Antequera. En América conoció a Sabicas y a su vuelta a España comenzó a cantar canciones de Moradiellos, Oliván, Rafael de León, Solano y Manuel Benítez Carrasco. Sin embargo, por el profundo arraigo que tenía hacia su pueblo, después de haber recorrido el mundo, de hacer un disco con Sabicas y cantar ante un Fidel Castro que acababa de llegar a La Habana, Enrique Montoya, en pleno apogeo de su popularidad, retornó a Utrera y se dedicó fundamentalmente a tocar en familia, permaneciendo fiel a su pueblo hasta el final, y descartando lo que podría haber sido una carrera internacional que le hubiera brindado un reconocimiento mucho mayor.
Paco de Lucía, por supuesto, continuaría su carrera con los éxitos conocidos, que llegan hasta el presente con su disco Cositas buenas (2004), que le valió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, uno de los máximos galardones del mundo hispanoparlante. Pero sigue siendo el mismo tipo sencillo y honesto que gusta de preparar personalmente un “potajito” para sus músicos cuando está de gira, o escondiéndose en su refugio de México, donde pasa cada vez más tiempo, haciendo pesca submarina y comiendo lo que capturó. “Cuando empecé –dice él–, unos hablaban bien y otros mal de mí, y eso me daba la medida, pero lo que me dicen ahora ya es mosqueante (se ríe). Paco está establecido con el sello de garantía, como el de los jamones, pero uno de vez en cuando necesita la crítica negativa, siempre que sea constructiva, para seguir creciendo. Sentirme vivo es seguir encontrando sorpresas, matices nuevos. Necesito saber en cada disco que me estoy jugando la vida.”

Compartir: 

Twitter
 

“Necesito saber en cada disco que me estoy jugando la vida”, ha dicho De Lucía.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.