PSICOLOGíA

“Buenos pacientes”

 Por D. F.

Aunque no esté escrito en los libros de medicina y psicología, el personal hospitalario suele tener la expectativa de que los pacientes se comportarán según un modelo que consideran adecuado. Desde este patrón de referencia, un “buen paciente” será aquel que cumple obedientemente las órdenes del personal, que comprende y se adapta con rapidez a las rutinas hospitalarias, que se queja poco, que muestra confianza y gratitud y que no causa problemas. La contrapartida, el “paciente problemático”, es el que se muestra irritable u hostil, que pide demasiado o se muestra exigente. Si bien es cierto que la cooperación del paciente es imprescindible y que una actitud sistemáticamente conflictiva tiene consecuencias adversas para el desarrollo del tratamiento, no todo “buen paciente” refleja una adaptación psíquica saludable. Al mismo tiempo, muchas conductas disruptivas de los “pacientes problemáticos” pueden resultar socialmente inadecuadas pero psicológicamente necesarias. Esto ocurre, por ejemplo, cuando a través de ellas el paciente asume un rol activo a fin de lograr la satisfacción de necesidades que son importantes para él.

El psicólogo aborda al paciente desprovisto de un modelo de “lo que debería ser”. Por el contrario, debe trabajar junto a él para que puedan atenderse sus necesidades particulares en forma conjunta con el cuidado de su salud. Cuando necesidades particulares del paciente están reñidas con la organización hospitalaria o las exigencias del tratamiento, deberá mediar entre el paciente y la institución promoviendo la participación comprensiva de todos los actores para arribar a la mejor solución posible.

El psicólogo ayudará al paciente a adecuarse a las imposiciones imprescindibles, pero también a hacer respetar sus necesidades particulares, sugiriendo para ello, si es necesario, modificaciones en la organización hospitalaria. Es esperable que, con el paso del tiempo y experiencia mediante, los programas institucionales de atención recojan estas modificaciones, propiciando programas que atiendan con mayor énfasis los aspectos que hacen a la calidad de vida.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • “Buenos pacientes”
    Por D. F.
 
PSICOLOGíA
 indice
  • EL PSICóLOGO EN EL HOSPITAL PEDIáTRICO
    “Monstruo nariz de aguja”
    Por Débora Farberman
  • Posdata

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.