EL PAIS › RESOLUCION DE LA JUEZA EN EL CASO NOBLE HERRERA

Respaldo para el Banco

La jueza Sandra Arroyo Salgado rechazó una impugnación contra el Banco Nacional de Datos Genéticos. Debe pronunciarse sobre la utilización de muestras de sangre ya aportadas.

 Por Raúl Kollmann e Irina Hauser

La jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado rechazó ayer la impugnación contra el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) presentada por Gabriel Cavallo, el abogado de la dueña de Clarín, Ernestina Herrera de Noble. El planteo está relacionado con los estudios de ADN respecto de los hijos adoptivos de la mujer, Marcela y Felipe Noble Herrera. La jueza sostuvo que, al menos por ahora, la actuación del BNDG no generó ningún perjuicio a Ernestina ya que no existen todavía resultados de estudios que afecten a la empresaria. En caso de existir esos resultados, siempre quedan muestras como para reproducir los análisis, de manera que en ese momento Herrera de Noble estará legitimada para hacer las impugnaciones que correspondan.

Arroyo Salgado resaltó también que la actuación del BNDG fue elogiada por todas las partes, incluyendo los peritos designados por la familia Noble Herrera.

La fiscal Rita Molina presentó el martes un pedido de pronto despacho para que la jueza se expida sobre la utilización de muestras de sangre entregadas por Marcela y Felipe en diciembre pasado. Es probable que la jueza lo rechace.

La impugnación del BNDG por parte de Herrera de Noble se basa en otras causas judiciales, ya que el estudio en el que revista Cavallo representa a la ex titular del Banco, Ana María Di Leonardo, en un expediente en el que se reclama la restitución de Di Leonardo en el cargo y se denuncian rupturas en la cadena de control del organismo.

En primera instancia la impugnación fue rechazada por la fiscal Molina y ayer lo hizo la jueza. Arroyo Salgado insistió en que la causa judicial que ella maneja tiene como objeto procesal determinar si Marcela y Felipe Noble Herrera son o no hijos de desaparecidos. La magistrada considera entonces que hasta el momento ningún estudio hecho por el BNDG afectó a la dueña de Clarín, por lo cual no está legitimada para hacer una impugnación. En todo caso –sostiene Arroyo Salgado– podrá realizar la objeción cuando exista un resultado que la involucre.

Al mismo tiempo, la jueza afirmó que su objetivo es esclarecer la identidad de Felipe y Marcela, por lo cual no corresponde que estudie otros expedientes en los que actuó el Banco ni en los expedientes que tienen que ver con los cuestionamientos a actuales o anteriores gestiones. Más allá de estas posturas formales, Arroyo Salgado señaló la coincidencia entre todos los genetistas que actúan en la causa Noble Herrera en cuanto al profesionalismo y seriedad del BNDG. Los dos genetistas que actuaron en nombre de Felipe y Marcela, los doctores Primarosa Chieri y Alejandro Ruiz Trevisán, fueron contundentes en cuanto a que todo el proceso de estudio de ADN se hizo en forma prolija, transparente e impecable desde el punto de vista científico.

Aun teniendo en cuenta esas opiniones, Arroyo Salgado viene trabajando en determinar las razones por las cuales no se pudo determinar el patrón genético de Marcela y Felipe a partir de las muestras recogidas tras el allanamiento del 28 de mayo pasado. Los genetistas de la dueña de Clarín sostienen que es muy difícil establecer el ADN a partir de la ropa que tenían puesta Felipe y Marcela, mientras que otros científicos sugieren que esa ropa fue manipulada para que haya ADN de más de una persona. Es probable que la jueza rechace el pronto despacho presentado por la fiscal Rita Molina justamente por eso: necesita terminar de establecer las razones por las cuales no se pudo establecer el ADN con las muestras anteriores.

Molina le planteó a la magistrada que se use la sangre que Marcela y Felipe aceptaron extraerse en diciembre, ante el juez Conrado Bergessio, pero únicamente para que se compare con las dos familias querellantes, Lanoscou-Miranda. El punto es que los hijos adoptivos de la dueña de Clarín entregaron esa sangre en forma condicionada a esa única comparación y, al menos en ese momento, tanto el juez como la fiscal consintieron el condicionamiento. En su planteo, Molina no especificó por qué ahora debe pasarse por encima de esa condición y eso es lo que está estudiando la jueza. Arroyo Salgado debe resolver entre las cuatro opciones que se le plantean:

- El uso de la sangre que Marcela y Felipe entregaron en diciembre.

- Nuevos estudios con las muestras recogidas en el allanamiento de mayo.

- La extracción compulsiva de algunas muestras de pelo o de una mínima muestra de sangre.

- Nuevos allanamientos hasta dar con elementos que permitan determinar el ADN de Marcela y Felipe.

Por supuesto que lo más concluyente sería que los hijos de la dueña de Clarín se sometan a una extracción voluntaria para que las muestras se comparen con todas las familias que buscan nietos. Pero a esa alternativa ambos jóvenes se han negado en forma reiterada.

Compartir: 

Twitter
 

La jueza resaltó que la actuación del BNDG fue elogiada por todas las partes.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared