SOCIEDAD › FALLECIERON OTROS DOS NIÑOS, UN CHICO EN BERISSO Y UNA ADOLESCENTE EN RIO NEGRO

Casos de meningitis, pero no brote

Los nuevos casos se suman al registrado en La Matanza. Según el Ministerio de Salud, hay menos casos que en 2007. En la provincia de Buenos Aires se registran más, aunque no llega a ser un brote.

 Por Pedro Lipcovich

Un chico de tres años, en Berisso, y una chica de 15, en la provincia de Río Negro, murieron por meningitis, presumiblemente causada por una bacteria llamada meningococo: las personas que estuvieron en contacto con ellos son tratadas preventivamente con antibióticos. Otro caso de meningitis registrado en estos días –el de un chico de siete años, en Villa Luzuriaga, partido de La Matanza– fue causado por otra bacteria, llamada neumococo, que no requiere medidas preventivas entre las personas relacionadas. Otros dos chicos, en Capital y en Lanús, están internados por meningitis, pero causada por virus: en tales casos el pronóstico es bueno y no se requiere tratamiento preventivo de los allegados. La incidencia de meningitis en el país es menor que la del año pasado, según el Ministerio de Salud de la Nación, y levemente superior en la provincia de Buenos Aires, aunque no llegan a configurar un brote. Los signos que deben llevar a la consulta inmediata son: fiebre, dolor de cabeza, fotofobia, náusea, vómito y rigidez de nuca.

La meningitis es la inflamación de las meninges, membranas que recubren el cerebro. “Puede ser causada por distintos gérmenes, tanto bacterias como virus –señaló Hugo Fernández, director nacional de prevención de enfermedades del Ministerio de Salud–. Una de las bacterias principales era el Haemophilus Influenzae, pero disminuyó muchísimo gracias a la vacuna cuádruple. Otra bacteria que puede causarla es el neumococo, que se encuentra habitualmente en las fosas nasales de las personas sanas, y en más del 90 por ciento de los chicos: si bajan las defensas de la persona, este germen puede producir enfermedades, entre ellas la meningitis.”

Fue el caso del pequeño Tobías Ontivero, de siete años, de Villa Luzuriaga, con “muerte cerebral irreversible” por meningitis a neumococo, según el parte del Hospital de Niños de San Justo; tratándose de esa bacteria, “no es pertinente ninguna actividad preventiva especial en el grupo circundante”, aclaró Fernández.

Distinto es el caso de la chica de 15 años, que vivía en la localidad rionegrina de Fernández Oro y murió el viernes pasado en un hospital de Cipolletti a causa de una meningitis por meningococo del tipo C. “Esta bacteria tiene capacidad de dispersarse y producir brotes –advirtió Fernández–. Cuando se sospecha su presencia, los contactos íntimos del paciente, especialmente familiares y compañeros de grado, son tratados preventivamente con antibióticos.” Así se procedió en el caso de la infortunada joven rionegrina, y también en el de un niño de tres años, que concurría al Jardín de Infantes 911, en Berisso, y falleció en La Plata por meningitis, presumiblemente causada por meningococo C.

Además, un chico de cinco años está internado en un hospital porteño, y una nena de nueve en un establecimiento de Lanús, afectados por meningitis causadas por virus. Sus casos “no revisten gravedad”, según las autoridades sanitarias. “Las meningitis virales son generalmente transmisibles, pero su evolución es benigna: la persona no suele sufrir complicaciones y se recupera totalmente”, precisó el funcionario.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, “este año se registran menos casos de meningitis, tanto virales como bacterianas, con relación a 2007”. En cambio, en la provincia de Buenos Aires se registran 110 casos, contra 77 el año pasado, lo cual representa “un leve aumento pero no configura un brote”, según el Ministerio de Salud bonaerense.

“Desde hace varios años rige un sistema de vigilancia intensificada de meningitis: todo caso debe investigarse para su tratamiento oportuno y para eventuales medidas preventivas en los allegados –destacó Fernández–. Los signos que deben llevar a la consulta son: fiebre, dolor de cabeza, fotofobia, náusea y vómito, rigidez de nuca y, en casos graves, convulsiones.”

Compartir: 

Twitter
 

El caso de La Matanza (foto) se originó por la bacteria neumococo.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.