SOCIEDAD › MACRI DECIDIó DAR MARCHA ATRáS CON LAS OBRAS EN PARQUE CHACABUCO

Los vecinos frenaron una autopista

Después de cinco meses de reclamos, los vecinos lograron la paralización definitiva de las obras y obtuvieron la promesa del jefe de Gobierno de que se demolerá lo construido y se repararán los daños causados al parque. AUSA gastó 4,5 millones en la fallida obra.

 Por Eduardo Videla

Los vecinos de Parque Chacabuco que venían reclamando en contra de una de obra de AUSA que afectaba el espacio verde ayer recibieron una buena noticia: el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, anunció ayer que esa construcción no será finalizada y que repararán todos los daños producidos en ese espacio verde. Después de cinco meses de reclamos, los vecinos lograron convencer al Ejecutivo de que la construcción de una subida y una bajada a la autopista 25 de Mayo, en medio de un parque, era un despropósito. Macri dijo que tomó la decisión después de conocer un estudio técnico que desaconseja la construcción. Lo anunció tres días antes de la audiencia pública a la que había convocado el propio gobierno para conocer la opinión vecinal, un trámite que ahora fue desestimado.

“Hace un par de décadas, el Parque Chacabuco fue partido por la autopista. Hoy estamos acá para anunciar que no vamos a continuar estas obras, que no debieron empezar nunca”, dijo Macri. El jefe de Gobierno destacó que “en lugar de ayudar, las obras empeoran la calidad de vida de los vecinos” y detalló que encomendará a la empresa AUSA el control de las tareas para que no haya problemas cuando demuelan la construcción iniciada.

Macri convocó a los vecinos ayer por la tarde en la pista de atletismo del parque, uno de los lugares dañados por las obras de AUSA. Allí dijo: “Hicimos los estudios pertinentes y llegamos a la misma conclusión que ustedes, que viven acá, y es que las obras no benefician a nadie, ni siquiera a la circulación del tránsito”, dijo. Y lamentó “los 4,5 millones de pesos” que se invirtieron hasta ahora en la obra fallida.

El Parque Chacabuco está situado en el perímetro de las avenidas Asamblea, Curapaligüe y Eva Perón y la calle Emilio Mitre. La subida y la bajada se estaban construyendo sobre Curapaligüe y preveían sendas cabinas de peaje.

Los vecinos vienen reclamando en contra de la obra desde diciembre, cuando los trabajos recién estaban iniciados. En ese momento, cuando un grupo de vecinos presentó un recurso de amparo reclamando la paralización de la obra, desde el gobierno porteño se argumentó a favor de la construcción, en la causa que tramitaba el juez Guillermo Tracey.

Pero el 29 de enero, en medio de la presión vecinal, el Ministerio de Desarrollo Urbano decidió suspender las obras de la subida. Luego, en marzo, como consecuencia de las obras, se produjo un bloqueo de los desagües que terminó con la inundación del Polideportivo Parque Chacabuco: el agua inutilizó las bombas y la caldera de la pileta cubierta que funcionaba en esas instalaciones.

Por esos días, la Legislatura porteña aprobó un proyecto del diputado Sergio Abrevaya, que reclamaba la celebración de una audiencia pública, un trámite que debió haberse cumplido antes del inicio de las obras. El Ejecutivo, entonces, convocó a esa audiencia, que debía realizarse este jueves 15. Para la misma, ya se habían inscripto más de 55 personas como expositores.

Hace tres semanas, el jefe de Gobierno recibió un petitorio firmado por 4300 vecinos, en el que se reclamaba el cese de las obras y la reparación del daño provocado. Fue lo que anunció Macri ayer, quien precisó que llamará a licitación para realizar los trabajos de demolición de lo construido, que incluyen varios pilotes de cemento.

“Esto demuestra que no hay que darse por vencido”, dijo a Página/12 Adrián Placenti, uno de los vecinos del barrio. “Muchos nos decían que nuestro reclamo era imposible de realizar, porque las obras ya estaban comenzadas y no iban a volver atrás. Cuando se trata de defender la calidad de vida, no hay imposibles.”

Uno de los argumentos de los vecinos es que la obra afectaba no sólo el espacio verde, sino a las seis escuelas ubicadas sobre el parque: la subida pasaba al lado del Instituto de Educación Física Federico Dickens, y la bajada, junto a las salas de dos jardines de infantes. Durante la construcción, AUSA eliminó valiosas especies de árboles que no fueron repuestos.

Macri llegó pasadas las 16.30, anunció la cancelación de las obras y prometió que en el plazo de un año habrá mejoras sustanciales en el parque, otro reclamo de la gente del lugar que pide, entre otras cosas, reforestación, instalación de luces y baños públicos.

La obra que ahora pasó a la historia había sido decidida por un decreto firmado por Aníbal Ibarra en 2004. La puso en marcha Jorge Telerman, después de adjudicar la obra a la empresa Perfomar, un contrato de unos siete millones de pesos.

Ayer, Macri responsabilizó a las gestiones anteriores, aunque la actual administración asumió la responsabilidad de las obras y su continuidad.

“En enero, un funcionario del Ministerio de Desarrollo Urbano nos dijo que la obra se iba a terminar sí o sí”, dijo Julia Ororbia, una de las vecinas que se movilizaron contra el proyecto.

Ayer, el jefe de Gobierno anunció que en poco tiempo hará un llamado a licitación para reparar los daños causados, y otro para recuperar las instalaciones del parque.

Compartir: 

Twitter
 

Las columnas de cemento que iban a servir de base para la subida y la bajada, ahora serán demolidas.
Imagen: Sandra Cartasso
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.