SOCIEDAD

Un plan de la ciudad para producir alimentos nutritivos a bajo precio

La Corporación del Sur armó un proyecto para producir 20 mil raciones diarias de alimentos destinados a sectores carenciados.

 Por Eduardo Videla

La emergencia alimentaria obliga a aguzar el ingenio: la Corporación Buenos Aires Sur –una sociedad del Estado que depende del gobierno porteño– acaba de elaborar un proyecto para producir raciones alimentarias destinadas a sectores populares, a un costo inferior a un peso cada una, que serían distribuidas en comedores de Cáritas, de la asociación judía Bet-El y del Gobierno de la Ciudad. “Estamos trabajando sobre 15 o 20 menúes, y el objetivo es que sean platos con el sabor de los que hacían nuestras abuelas”, dijo a Página/12 el titular de la Corporación, Arnaldo Bocco. Si la propuesta es aprobada, podría ponerse en funcionamiento en 45 días, produciendo 20 mil raciones diarias. En una primera etapa, además, podría dar trabajo a unas 25 personas sólo en la producción de alimentos.
El proyecto nació a principios de diciembre, cuando comenzó a crecer la demanda de asistencia alimentaria, al punto que desbordaba las posibilidades de la ciudad y de las ONG. “Convocamos primero a un grupo de ingenieros en alimentación, que elaboró un proyecto para trabajar en una planta industrial de la ciudad que esté desactivada, y armó una lista de 15 menúes”, explicó Bocco.
La propuesta fue presentada la semana pasada ante representantes de Cáritas y de la comunidad Bet-El (que presta asistencia alimentaria a sectores de la comunidad judía local), además de los funcionarios porteños en cuyas áreas se brindan servicios alimentarios: los secretarios de Promoción Social, Educación, Salud y Deportes.
El proyecto apunta a llenar un hueco que se produjo no sólo por el aumento de la demanda: la incertidumbre en los precios hizo que mucha empresas retiraran las cotizaciones que habían presentado y se cayeran todas las licitaciones oficiales para la provisión de alimentos.
La propuesta entusiasmó a los funcionarios porteños. “Nos va a permitir atender a más gente con precios más competitivos”, dijo a Página/12 la secretaria de Promoción Social, Gabriela González Gass. En su área se atiende a 18.000 personas de comedores comunitarios, 2200 ancianos internados en geriátricos, otros 1500 en hogares de día, más otras 2000 raciones suplementarias. “Hay un incremento de la demanda que hoy no estamos en condiciones de satisfacer”, admitió González Gass.
Como ejemplo, la secretaría paga entre 2 y 4 pesos por paquetes que incluyen desayuno merienda y cena, o almuerzo y merienda reforzada. Con el proyecto elaborado por la Corporación del Sur, cada ración estaría entre los 0,50 y 0,775 pesos.
¿En qué consiste el menú? “Pueden ser carnes con arroz y verduras, arroz con pollo, ensaladas de vegetales o fideos con carne, entre otras. Depende de la época del año y la población a la que vaya dirigida”, explicó Bocco. La comida estará envasada en una ración de 450 gramos, o en envases de 4 o 20 kilos, destinados a comunidades más grandes.
La idea de la Corporación es que la elaboración de los productos se realice en una industria instalada en la zona sur de la ciudad: Boca-Barracas, Parque de los Patricios o Villa Lugano. “Tenemos en vista tres o cuatro industrias que han cerrado recientemente, una de ellas, un frigorífico que cuenta con cámara de frío, sistema de vapor y autoclave, que permite esterilizar los alimentos, de manera que puedan conservarse envasados entre 180 días y dos años”, precisó el titular de la Corporación.
Aunque aún no se ha definido el tipo de envase, probablemente se opte por un recipiente metálico cerrado por termosellado, que se podrá calentar a “baño María”, o por bandejas plásticas que se podrán utilizar como platos. “Si se aprueba el proyecto, estamos en condiciones de elaborar, en 45 días, 20 mil raciones diarias. Y en un año podemos llegar a las 50 mil raciones”, estimó Bocco. El objetivo no sólo apunta a las necesidades porteñas: “Si les interesa a los municipios del Gran Buenos Aires, también los podríamos abastecer”, agregó el funcionario.
No sólo los funcionarios probaron la comida. La semana pasada se sirvieron platos de prueba en un comedor de Cáritas, en Pompeya, y en otro de Bet-El, de Belgrano R, donde se asiste a unos 600 judíos pobres, a quienes se sirvió comida kosher. Y esta semana se sumará a los catadores el jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, quien ya expresó su apoyo a la iniciativa de la Corporación.
“La Corporación del Sur tiene, entre sus atribuciones, la posibilidad de funcionar como industria. Y respecto de las empresas privadas tenemos la ventaja de que, al ser una empresa estatal, podemos abastecer a la ciudad en forma directa”, destacó Bocco.

Compartir: 

Twitter
 

El programa está destinado a comedores populares.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.