SOCIEDAD › LOS VIAJES EN SUBTE SE DEBITAN DE LA TARJETA

Cómo viajar con el corralito

El corralito bancario, que desde hace dos meses invade la vida de los argentinos, tuvo su primera consecuencia en el transporte público. En los subterráneos porteños se habilitó a principios de este mes una tarjeta magnética de plástico flexible que permite viajar sin llevar efectivo: el valor de cada pasaje se debita de la tarjeta de crédito. La novedad también está destinada a hacer compras bajo tierra. “Estamos pensando en la posibilidad de que el usuario pueda comprar en kioscos y otros comercios que funcionan en los andenes”, explicó a este diario Juan Bautista Ordóñez, gerente de Comunicación de Metrovías.
“La idea surgió en diciembre, a partir de la gran restricción para el uso de efectivo. Teníamos la oportunidad de hacer algo a partir del sistema de tarjetas magnéticas”, explicó Ordóñez. Las cifras de la empresa arrojaron una caída en el mes de diciembre del 4 por ciento en la cantidad de pasajeros que usaron el subte, respecto del mismo mes del año 2000.
Para lanzar el producto, la empresa tuvo en cuenta que entre el 70 y el 80 por ciento de los pasajeros del subte tienen tarjeta de crédito. El sistema, sin embargo, no incorporó las tarjetas de débito, cuyo uso masivo fue impulsado por el corralito. El entusiasmo, hasta el momento, es moderado: en tres semanas, se incorporaron al sistema 3500 usuarios.
La tarjeta se carga automáticamente: una vez adquirida, cuando el pasajero hace su primer viaje, la máquina le carga 21 pesos (equivalente a 30 viajes), que serán debitados de la tarjeta, y le descuenta 0,70. Con cada paso por el molinete se le descontará igual importe, hasta llegar a cero. Entonces, la máquina volverá a cargar 21 pesos.
La liberación del uso de efectivo no es la única ventaja: “El pasajero deja de pasar por boletería y ahorra tiempo”, dice el vocero de la empresa. Metrovías también tiene sus beneficios: hace más fiel a su usuario que, con la tarjeta en el bolsillo, pensará menos en tomar colectivo o taxi.
–Si el pasajero paga 30 viajes por adelantado, ¿por qué la empresa no le hace una bonificación? –preguntó este diario.
–El pago adelantado es relativo, porque depende de la época del mes en que se haga la operación, respecto de la fecha de cierre del resumen. En general, las tarjetas pagan a los 15 días. Con respecto a la bonificación, la tarifa del subte es tan baja que se hace imposible.
–¿Puede ser extendido el sistema a otros medios de transporte público?
–Al sistema lo vemos más como un monedero electrónico, con el que la gente pueda comprar el diario, una revista o un paquete de cigarrillos en los locales del subte.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.