SOCIEDAD › ESTRENO DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL EN CALIFORNIA

El turno de los gays

Ayer, a las cinco en punto de la tarde, se abrió un nuevo capítulo en: a) la historia de los derechos civiles de gays y lesbianas norteamericanos; b) las finanzas de California. A esa hora entró en vigor –luego de ser avalada por la Corte Suprema estatal– la ley que habilita el matrimonio entre personas del mismo sexo. Un minuto después, dos parejas de lesbianas, en San Francisco y en Los Angeles, contrajeron matrimonio. En ambos casos eran activistas que habían luchado durante décadas por ese derecho; las integrantes de una de las parejas son octogenarias. Y la economía californiana, también, celebrará la nueva legislación: se prevé una explosión de matrimonios del mismo sexo en los próximos años, sobre todo porque la ley admite que residentes en otros estados norteamericanos vayan a casarse a California. En los próximos tres años ingresarían casi 700 millones de dólares a la economía estadual, y más de 60 millones al fisco, por gastos vinculados con estos casamientos.

Phyllis Lyon y Del Martin habían esperado más de 50 años, pero el minuto más largo fue el último: ayer, a las 17.01, en San Francisco, empezó la ceremonia que, con 87 y 83 años, las unió en matrimonio. Robin Tyler y Diane Olsonn, de 66 y 54 años, sólo habían esperado 30 años y un minuto para darse el sí, ayer a la misma hora, en la ciudad de Los Angeles. Estas parejas habían estado entre las personas y organizaciones que llevaron hasta la Corte Suprema de California la causa por la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

En realidad el aluvión de matrimonios gay se espera a partir de hoy y a lo largo de las próximas semanas. Los funcionarios municipales de distintos condados temían ayer que la demanda de “licencias matrimoniales con neutralidad de género” sobrepasara sus posibilidades: para prevenirlo, San Francisco, San Diego y otras ciudades estaban incorporando personal adicional. En Los Angeles, unos cien nuevos funcionarios fueron entrenados en las últimas semanas para efectuar ceremonias nupciales.

En febrero de 2004, Gavin Newson, entonces alcalde de San Francisco, había autorizado el casamiento gay, pero, un mes después, la Corte Suprema del estado suspendió la medida y anuló las bodas ya celebradas. El mes pasado, el mismo tribunal, finalmente, declaró inconstitucional toda medida que impida el matrimonio entre personas del mismo sexo. El actual permiso podría todavía revocarse, a partir de un referéndum que opositores impulsan para el 4 de noviembre, junto con las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Por su parte, el gobernador Arnold Schwarzenegger –que había rechazado la ley– ya anunció que no apoyará una nueva anulación.

California es el segundo estado de la Unión en admitir el matrimonio gay. El primero fue Massachusetts, hace cuatro años. Además, Nueva Jersey y Vermont cuentan con leyes que, sin usar la palabra “matrimonio”, otorgan a parejas del mismo sexo derechos matrimoniales.

Pero California, a diferencia de Massachusetts, no requiere que las parejas certifiquen residencia previa en el estado. De acuerdo con un estudio de la Universidad de California, en los próximos tres años los matrimonios unisex implicarán ingresos de unos 684 millones de dólares para el sector privado, y de unos 64 millones para el estado. Se crearán unos 2100 empleos por la misma causa. La investigación contabiliza en el estado 102.639 parejas gay, la mitad de las cuales se casarían en los próximos tres años; y en ese lapso viajarían para casarse 68.000 parejas de otros lugares de Estados Unidos, incluyendo 12.000 de Nueva York.

En contrapartida, ayer, en Asunción del Paraguay, dos mujeres, una paraguaya de 44 años y una argentina de 40, llegaron a casarse por civil: la argentina estaba disfrazada de varón y con un documento falso. Pero cometieron el error de intentarlo también por iglesia: el cura sospechó, hizo la denuncia y ambas fueron detenidas. Tanto los derechos civiles como el poder de compra de gays y lesbianas son más bajos en Paraguay que en California.

Compartir: 

Twitter
 

Robin Tyler y Diane Olsonn, de 66 y 54 años, recién casadas.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.