SOCIEDAD › TRABAJADORES DE RADIO PROVINCIA PIDEN QUE SE LEVANTE EL PROGRAMA DE PORTAL

El costo de defender a Grassi

Un grupo de trabajadores de la emisora provincial reclama que se declare “persona no grata” al animador por su apoyo al cura condenado por abuso sexual de un menor. “La radio pública debe defender los valores esenciales de la sociedad”, argumentan.

 Por Carlos Rodríguez

Un grupo de trabajadores de Radio Provincia de Buenos Aires comenzó una campaña para declarar “persona no grata y exigir la renuncia” al programa que conduce en esa emisora el conductor televisivo y radial Raúl Portal, en razón del apoyo incondicional que viene manifestando a favor de la inocencia del cura Julio César Gra-ssi, condenado a 15 años de prisión por “abuso sexual y corrupción” de menores. Portal es cuestionado por muchos de sus colegas en la radio, donde tiene un programa, El portal de la tarde, que sale al aire todos los sábados, de 14 a 17, por la emisora estatal. “La radio pública debe defender, difundir y garantizar no sólo los derechos humanos sino también los valores esenciales que deben regir en la sociedad”, expresa el texto de un comunicado, al que tuvo acceso Página/12, que está circulando desde hace más de una semana entre los trabajadores de la emisora que depende del gobierno bonaerense.

“La iniciativa partió de un grupo que trabaja en la radio, algunos de ellos vinculados con la agrupación Libres del Sur, a la que se le han ido sumando otras personas”, confirmó una fuente oficial consultada por este diario. Los que impulsan la iniciativa están analizando, incluso, la posibilidad de hacer un “escrache” a Portal, quien sale en vivo todos los sábados por la emisora platense. “Lo que están buscando es que el directorio de la radio le pida la renuncia a Portal o que él mismo decida dar un paso al costado. Lo que se cuestiona es la adhesión que ha manifestado, en forma permanente, a la inocencia del padre Grassi.”

Portal, quien dice ser el “amigo del alma” del sacerdote condenado en primera instancia, está mencionado reiteradas veces a lo largo del fallo emitido el 10 de junio pasado por el Tribunal Oral 1 de Morón, por el cual fue condenado Grassi por dos hechos de “abuso sexual y corrupción de menores” en perjuicio de un chico conocido por el nombre supuesto de “Gabriel”. Distintos testigos citados en la sentencia aseguraron que Portal hizo fuertes gestiones ante periodistas de Canal 13 de Buenos Aires para tratar de impedir la puesta en pantalla del programa de Telenoche Investiga que hizo públicas las denuncias contra el cura.

El texto que está circulando entre los empleados de Radio Provincia propicia que los trabajadores de la emisora declaren “persona no grata a Raúl Portal” y que el directorio le pida la renuncia por su apoyo a Grassi. “Creemos necesario hacer público nuestro desagrado al saber que una persona que defiende a un abusador esté al frente de un programa en la radio pública de la provincia de Buenos Aires.” Por esa razón, el núcleo convocante propicia “el repudio a la posición pública del conductor, convertido en el principal defensor del sacerdote Julio César Grassi, condenado por abuso de menores”.

Los promotores de la iniciativa expresaron que les preocupa “pensar en lo que deben sentir los menores que han brindado su testimonio y las pruebas para que Grassi sea condenado”. Por todo lo dicho, recalcaron que “la radio pública debe defender, difundir y garantizar no sólo los derechos humanos, sino también los valores esenciales que deben regir en la sociedad”. La defensa de Grassi por parte de Portal viene de lejos, desde antes de la puesta en el aire del programa en el que se lo denunció públicamente, en octubre de 2002.

Carlos Antonio D’Elia, productor ejecutivo de Telenoche Investiga cuando se hizo el programa sobre Grassi, recordó una entrevista personal que tuvo con Portal, una semana antes de la puesta en el aire de la denuncia. “¿Qué tienen de Julio?”, fue la pregunta inicial de Portal, quien se hizo presente en las oficinas del Canal 13. Ante el silencio de D’Elia, el amigo de Grassi se manifestó preocupado por las consecuencias económicas que podría ocasionar una denuncia: “Se me van a caer los sponsors, se me van a caer los sponsors”, repetía Portal, según D’Elia, en alusión a las empresas y particulares que aportaban importantes sumas de dinero a la Fundación Felices los Niños.

Portal, incluso, llegó a ofrecer que uno de los sponsors “pagara una auditoría (contable) de la (consultora) Price Waterhouse”, admitiendo la posibilidad de que Grassi no fuera “muy ordenado” en el manejo de las millonarias sumas de dinero que ingresaban a la Fundación. Luego de tratar de conocer, sin éxito, el tenor de las denuncias que iban a ser difundidas, Portal, según lo declarado por D’Elia, le comentó al productor televisivo: “Mirá, todas las personas tienen debilidades”. Ante los jueces del Tribunal Oral 1 de Morón, D’Elia sostuvo que luego de escuchar la frase comprendió que “esa ‘debilidad’ (de la que habló Portal) era el tema en cuestión”, el del abuso sexual, que iba a ocupar el centro del programa y de la denuncia que iba a llevar siete años después a la condena de Grassi por “abuso sexual y corrupción de menores”.

En el único lugar donde Portal no defendió a Grassi fue ante la Justicia, cuando declaró frente a los miembros del Tribunal Oral 1, tal vez para no quedar al borde del “falso testimonio”, como les ocurrió a algunos colaboradores del sacerdote, como Juan Domingo Pérez, Flavio Móndolo, Carlos Carvallo o Alicia Melgarejo. Portal dijo que desconocía los hábitos privados del cura y cuáles eran sus “preferidos” entre los chicos alojados en la Fundación. “Yo no sé con quién ni dónde duerme Grassi. Ni conozco a los chicos (denunciantes). Yo soy el que manguea (dinero para la Fundación), nada más.”

Compartir: 

Twitter
 

Raúl Portal tiene un programa en Radio Provincia los sábados; estudian la posibilidad de un “escrache”.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared