SOCIEDAD › ASESINAN A UN ABOGADO PENALISTA EN VICENTE LóPEZ

Un crimen sin explicación

Un supuesto ladrón baleó a Maximiliano Robak cuando éste se encontraba con su novia en su Peugeot. El ladrón corrió hacia el auto y le disparó cuando arrancó. El auto chocó y el asaltante huyó. Según la novia, en la clínica de la esquina no lo quisieron atender.

”Este nos va a robar”, llegó a decirle el joven abogado penalista a su novia y colega, a quien había llevado con su auto, literalmente, hasta la puerta de su casa en Vicente López, al norte del conurbano bonaerense. La sospecha se hizo realidad en cuestión de segundos. El ladrón caminaba por la vereda de la calle Roca al 1900 y llevó su mano a la cintura para extraer un arma. Maximiliano Alejandro Robak, de 28 años, se resistió al asalto y falleció luego de que el delincuente le disparara en el tórax. Su novia no fue herida porque logró salir del vehículo. El asesino, de unos 25 años, huyó a pie.

El crimen ocurrió el martes a las 22 en la localidad de Florida, partido de Vicente López, y fue informado ayer por la policía. Según pudo reconstruirse por el relato de varios testigos y de Romina, la novia de Robak, el joven había subido con su auto a la vereda y se disponía a acompañarla cuando el asaltante, de unos 25 años, comenzó a correr con el arma en su mano en dirección al auto, un Peugeot 206. El abogado puso marcha atrás de inmediato y aceleró para evadirse pero el delincuente, sin mediar palabra, disparó y la bala se incrustó en el hemitórax izquierdo, a la altura del corazón.

Malherido, Robak perdió el control y el vehículo continuó su carrera en reversa hasta subirse a la vereda de enfrente y chocar contra el garaje de una casa. Romina alcanzó a tirarse del auto cuando el asesino se acercó al vehículo y pidió a gritos ayuda al vigilador de la esquina, mientras el delincuente disparaba nuevamente para luego huir. El vigilador trató de asistirlo, pero el joven falleció en la ambulancia que lo trasladaba hasta el hospital de Vicente López. Robak vivía en Olivos con sus padres y conoció a su novia ocho años atrás, cuando ambos comenzaron a cursar la carrera de abogacía en la Universidad de Buenos Aires.

“Todo pasó en un segundo, pero después del disparo Maxi se movía y estaba con vida. En la esquina había médicos que no quisieron atenderlo. ¿Cómo puede ser que los médicos que están en la esquina no asisten a una persona que está tirada en la calle? Tuvimos que esperar a la ambulancia que demoró media hora, y él estaba vivo”, declaró Romina ayer, al salir del velatorio. “Vi al hombre enfrentado al auto. Ahí, instintivamente, me agaché, abrí la puerta y me tiré. Cuando bajé del auto me fui derechito a la garita, hacia el guardia. Grité y empezó a salir la gente del barrio y Maxi estaba con vida en el auto”, agregó.

Su padre, Juan Carlos, aseguró que en la zona hay seguridad pero “hay días en los que salís y te puedo garantizar que te roban hasta los pantalones”. “No sólo quería llevarse el auto sino que los quería matar a los dos... Si mi hija no se tira del auto el segundo balazo era para ella”, acotó Graciela, su esposa. La señora negó categóricamente que el hecho haya tenido una motivación distinta al robo. Al respecto, dijo: “Son chicos que trabajan en cosas que no tienen nada que ver con delincuentes ni nada por el estilo. Si bien Maxi es abogado penalista, estaba trabajando en cosas simples porque recién había comenzado, y mi hija es abogada ambientalista, de un estudio importante de Capital”.

Según comentó el padre de Romina, su hija logró ver al asaltante devenido en asesino o “al menos su sombra”. El fiscal Alejandro Guevara, quien está subrogando la Unidad Funcional de Instrucción 3, ya pidió un fotofit del joven, que sería alto, delgado y con cara angulosa, según las primeras descripciones que aportó la novia de Robak. Por otra parte, el fiscal y la policía investigan además si el asesino del joven penalista es el mismo delincuente que 20 minutos antes de este crimen y a sólo un par de cuadras asaltó a un remisero.

Sin embargo, en su denuncia, el remisero contó que había sido asaltado por un ladrón armado que le sacó el celular y la billetera y luego abordó una moto para huir. Por ahora, ninguno de los testigos del homicidio del abogado vio o escuchó una moto, aunque los investigadores no descartan esa pista. Ayer, el comisario Daniel González aseguró que “fue un hecho al voleo” y que se dispuso un operativo cerrojo para encontrar al asesino. En tanto, los amigos de Robak crearon un sitio en la red social Facebook para reclamar justicia por el crimen y seguridad. Ya consiguieron unas 160 adhesiones.

Compartir: 

Twitter

El Peugeot 206 de Robak muestra las huellas del choque contra el garaje de una vivienda.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.