ECONOMíA › SE TRABó LA NEGOCIACIóN POR LA EMERGENCIA AGROPECUARIA Y EL PLAN PARA LA LECHERíA POR LA INSISTENCIA CAMPERA DE BAJAR RETENCIONES

La mirada del amo engorda a diputados de la oposición

Bajo la presión “democrática” de los autodenominados autoconvocados, que responden a la Federación Agraria, no se alcanzó un acuerdo en comisión por Emergencia y el sector lácteo en Diputados porque lo único que querían que se debata eran las retenciones.

 Por Sebastián Premici

El tema de las retenciones agropecuarias volvió a ser eje de debate en Diputados. Si bien la Comisión de Agricultura se reunió luego de nueve meses para analizar una nueva ley de Emergencia Agropecuaria y un proyecto integral para el sector lechero –de los cuales no hubo ningún acuerdo–, los diputados de la oposición se entusiasmaron con hablar de los derechos de exportación, para el beneplácito de un grupo de ruralistas agolpado en la sala de reuniones. Los autodenominados autoconvocados del sur de Santa Fe, que responden en realidad a la Federación Agraria de Eduardo Buzzi, y los de Gualeguaychú, aliados de Alfredo De Angeli, acusaron al oficialismo de “embarrar la cancha” con temas como la lechería y la emergencia frente a los temas “urgentes” del campo: liberación de exportaciones, eliminación de la Oncca y las facultades delegadas.

En este sentido, la Comisión de Asuntos Constituciones tratará hoy el proyecto del oficialismo para prorrogar por un año las delegaciones sobre el código aduanero (retenciones), entre otras leyes. El FpV estaría dispuesto a negociar un tope para las alícuotas, mientras que el PRO propondrá la caída de estas facultades y el radicalismo quiere establecer una alícuota máxima del 33 por ciento. Los productores agropecuarios estarán presentes para presionar a los diputados.

Los jefes de los diferentes bloques parlamentarios se habían comprometido a aportar diferentes modificaciones al proyecto del Sistema Nacional de Emergencia Agropecuaria, que ya tiene dictamen de la Comisión de Agricultura, que conduce Alberto Cantero. El objetivo era llevar a la próxima sesión del 5 de agosto las modificaciones ya acordadas. La principal diferencia estaba en el monto. La oposición pide 1000 millones de pesos, mientras que el oficialismo está ofreciendo 450 millones. Sin embargo, en la reunión de ayer no se habló de nada en concreto y quedó todo para discutirse en el recinto.

Tampoco se llegó a ningún acuerdo en los diferentes proyectos sobre lechería. La comisión tenía para tratar iniciativas de Lisandro Viale (PS), Cristian Gribaudo (PRO), Eduardo Macaluse (SI), Pedro Morini (UCR) y Alberto Cantero (FpV), que presentó una síntesis de todos los proyectos. En vez de discutir en profundidad cada uno de los temas, los diputados optaron dar sus discursos, para no quedar mal con la tribuna campestre.

El primero en romper el hielo fue el puntano Luis Lusquiño. “El oficialismo no cumplió su palabra, nos había dicho que habría un tratamiento especial para las delegaciones de facultades referidas a las retenciones y mandaron todo junto”, disparó el aliado de los Rodríguez Saá. Le siguió el peronista disidente Enrique Thomas: “Tenemos que tratar las facultades delegadas ahora, porque si no mañana el oficialismo va a conseguir dictamen”, sentenció el legislador de Unión Peronista.

Los ruralistas presentes entraban y salían constantemente, armando sus propias reuniones paralelas. Buscaban diputados de la oposición, algunos aliados como Francisco Ferro, de la Coalición Cívica, y otros no tanto como Eduardo Macaluse, para exigirles el tratamiento de los temas prioritarios. “Hay que denunciar que el oficialismo rompió el acuerdo y mañana (por hoy) van a votar la delegación de facultades. Es una trampa”, vociferaba María Garrido, una productora del sur de Santa Fe que responde a la Federación Agraria. Su interlocutor era Ferro. “Hay que dar el mensaje de que la emergencia y la lechería no es el tema que más nos importa”, agregó Jorge Isern, de la Sociedad Rural de Rosario.

Antes de que comience la reunión oficial de Agricultura, estuvo reunida la bancada rural, que conduce el macrista Cristian Gribaudo. Al finalizar el encuentro, De Angeli instó a su tropa, entre quienes se encontraba el empresario de Gualeguaychú Domingo Veronesi, a presionar a los diputados de Santa Fe para que no aprueben la prórroga de la delegación de facultades. “No sea que entre gallos y media noche saquen los superpoderes. No queremos más de esto”, afirmó el ruralista.

En la Comisión de Agricultura no pasó mucho. Sobre los proyectos de lechería, Cantero asumió la responsabilidad de emitir un dictamen el próximo martes. Tanto los ruralistas como los diputados de la oposición –salvo Federico Pinedo que hizo sus propuestas tal cual se había acordado previamente– querían hablar de otras cosas. Por eso, la reunión de hoy en la Comisión de Asuntos Constitucionales promete ser más intensa.

El oficialismo mandó su propuesta para prorrogar las casi 2000 leyes con facultades delegadas por un año y crear una comisión que determinará en el plazo de nueve meses cuáles son las normas que pueden caer y cuáles no. Sin embargo, desde el bloque K aseguraron a Página/12 que estarían dispuestos a fijar una limitación sobre las alícuotas. “La soja hoy es muy rentable”, aseguraron a este diario desde el bloque K.

Por su parte, el PRO propone suspender la delegación de facultades sobre el código aduanero y aplicar un nuevo régimen con cero retenciones para el trigo y el maíz y un 25 por ciento para la soja para llevarlas a cero en cinco años. Mientras que el radicalismo aceptaría prorrogar estas facultades estableciendo con un tope máximo del 33 por ciento. Por su parte, los productores agropecuarios estarán bien temprano en el Congreso para marcarle la cancha a la oposición.

Compartir: 

Twitter
 

Alfredo De Angeli lideró a productores agropecuarios en la tarea de “persuadir” a diputados de la oposición.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.