ECONOMIA › EL SALARIO MINIMO VITAL SE ELEVARA A 1500 PESOS A PARTIR DE ENERO DE 2010. EL AUMENTO ANUAL ES DEL 21 POR CIENTO

Acuerdo obrero-empresario para subir el piso

El acuerdo llevará el nivel inferior de la escala salarial de los 1240 pesos actuales a 1400 en agosto, 1440 en octubre y 1500 en enero próximo. El Ministerio de Trabajo logró vencer la resistencia inicial empresaria. La CTA, en contra.

 Por Tomás Lukin

Luego de una larga jornada de reuniones y negociaciones, el Gobierno consiguió consensuar una propuesta para actualizar el salario mínimo vital y móvil (SMVM) desde 1240 pesos hasta 1500 pesos. El aumento del 21 por ciento se dividirá en tres partes: 1400 a partir de agosto, 1440 para octubre y finalmente 1500 a principios de 2010. A lo largo del día, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, negoció con ambas partes por separado. Las dificultades para llegar a un acuerdo en la comisión del salario por la dura posición que mantuvo el sector empleador encabezado por la UIA postergaron la apertura del plenario del Consejo hasta las 23. Para sorpresa de los participantes, la reunión oficial la inició la presidenta, Cristina Fernández, quien se acercó al Ministerio de Trabajo. El consejo terminó con 29 votos a favor y tres en contra, de la CTA. Los representantes de la Mesa de Enlace votaron por el incremento, aunque la fijación del salario mínimo para la mayoría de los trabajadores agrarios se realiza por separado.

A partir de enero de 2010, el salario mínimo pasará a representar el 50 por ciento del salario medio actual de los trabajadores registrados del sector privado, que en el primer trimestre ascendió a 2974 pesos. El incremento del 21 por ciento se ubica por encima del promedio de 17,9 por ciento alcanzado por las paritarias en lo que va del año. “Haber podido arribar a un acuerdo después de arduas negociaciones revela la fortaleza de las instituciones. Cuando funcionan en época de bonanza es normal, que funcionen en tiempos de crisis internacional es lo que revela su verdadera fortaleza”, sostuvo Cristina Fernández al efectuar el anuncio en la sede de la cartera laboral. El salario mínimo alcanza a alrededor de 300 mil trabajadores.

El año pasado, la intervención de la Presidenta fue telefónica y apuntó a persuadir al sector empresario para cerrar el aumento en dos partes. La propuesta patronal era hacerlo en tres veces, otorgando el último tramo a comienzos de este año. Por su parte, los tres miembros de la CTA votaron en contra del acuerdo por la negativa del Gobierno a ampliar la agenda de discusión hacia otros reclamos como la asignación universal por hijo, un histórico reclamo de la central que conduce Hugo Yasky.

En los días previos al encuentro, el sector empresario encabezado por la central fabril endureció su posición y se plantó en 1400 pesos dificultando las posibilidades de cerrar. El principal argumento fue el mismo que utilizaron durante las paritarias: no es posible dar aumentos por la desaceleración de la actividad económica. En tanto, la CGT, con el visto bueno del ministro Carlos Tomada, propuso elevar el mínimo hasta los 1600 pesos y la CTA planteó subirlo hasta 1800 pesos. “Duró casi 12 horas, con tires y aflojes de ambos lados. En el medio hubo de todo, en un momento la UIA no pasaba de los 1440 y la CGT no se bajaba de 1520-1540, hasta que se llegó al escalonamiento”, comentaron desde la cartera laboral. Cerca de las 21, los empresarios recibieron una nueva propuesta: distribuir el aumento hasta 1500 pesos en tres etapas. La negociación no fue sencilla, pero las cámaras aceptaron.

El encuentro comenzó por la mañana en la comisión. Ante la imposibilidad de lograr un acuerdo, el convite pasó a un cuarto intermedio que se extendió hasta las 23 horas. Los funcionarios del Ministerio de Trabajo negociaron por separado con ambas partes y si bien ambas partes se mostraron “inamovibles” por momentos, las principales dificultades para llegar a un acuerdo provinieron del sector empresario. La viceministra, Noemí Rial, y el jefe de Gabinete, Norberto Ciaravino, acompañaron a Tomada.

La delegación sindical estuvo encabezada por Hugo Moyano, Juan Belén, Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez, Oscar Lescano y Omar Viviani, por la CGT, y Hugo Yasky, Pedro Wasiejko y Pablo Micheli por la CTA. Del lado empresario, estuvieron Daniel Funes de Rioja, Juan Carlos Sacco, Juan José Etala, Ricardo Guell y Horacio Martínez (no fueron los dirigentes principales), junto a los tres de los cuatro referentes de la Mesa de Enlace (no fue Llambías), Jorge Brito por la banca, Carlos Wagner de la Construcción, y Pedro Etcheberry, Jorge Alvarez y Osvaldo Cornide por el Comercio.

La negociación se presentó más complicada para el Gobierno que el año pasado, cuando se sentó a discutir el salario mínimo en medio del conflicto con el agro. En ese momento la votación terminó con 29 votos a favor y tres abstenciones, también de la CTA. “Están muy duros, para ellos se podría cerrar sin modificar nada. Vinieron a patear el Consejo, están envalentonados por el resultado de las elecciones”, comentaban temprano en los pasillos del ministerio en referencia a la postura de la UIA.

El salario mínimo establece el piso para las remuneraciones de los trabajadores registrados, pero como la mayoría de los asalariados del sector privado está cubierta por convenios colectivos, el impacto del incremento anunciado ayer sobre las remuneraciones no es directo. Los principales beneficiarios de la mejora en el SMVM son los trabajadores en negro, los sindicatos con menor poder de negociación y aquellos gremios, como metalúrgicos y sanidad, que todavía no cerraron sus negociaciones salariales. Una de las organizaciones que históricamente debe actualizar el valor de sus escalas salariales inferiores es el del sector del cuero. El SMVM no cumple la función de umbral de ingresos para los trabajadores más desprotegidos, ya que alrededor del 50 por ciento de los asalariados en negro reciben una remuneración por debajo del mínimo. Sin embargo, las actualizaciones en el mínimo traccionan mejoras en los salarios de ese sector. Entre 1994 y 2003, el valor del SMVM estuvo congelado en 200 pesos. En ese período el nivel era tan bajo que casi no tenía sentido su existencia.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández encabezó el plenario en el que se selló el acuerdo. Fue pasadas las 23, después de una extensa pulseada.
Imagen: Carolina Camps
SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared