SOCIEDAD › UN EMPRESARIO MATó A UN LADRóN E HIRIó A OTRO CON EL ARMA DE ELLOS

Una de cowboys en Castelar

El dueño del boliche Brujas, de Castelar, fue interceptado por cinco delincuentes con gorras de policías. Logró torcer la mano armada de uno de los asaltantes. La pistola se disparó y mató a un cómplice. Después, hirió a otro. Tuvo suerte.

Por los 10 mil pesos que llevaba o porque viajaba con su hermana o por instinto de supervivencia, el dueño de un boliche del centro de Castelar forcejeó en la mañana de ayer con un asaltante al que logró quitarle el arma, desde la ventanilla de su auto Alfa Romeo, y matar a otro ladrón que estaba parado en la ventana del acompañante. Según fuentes policiales, los asaltantes eran cinco y habían interceptado el auto del comerciante para que luego dos de ellos intentasen robarle disfrazados de policías. Sin embargo, no pudieron quitarle el dinero que era de la recaudación del boliche y un segundo asaltante escapó herido.

El comerciante, de 31 años, había cerrado el boliche Brujas, del que es dueño, en el centro de Castelar, partido de Morón, y alrededor de las 7.50 manejaba su Alfa Romeo rojo por la avenida Santa Rosa al 2000 acompañado por su hermana y por la recaudación de la noche: 10 mil pesos.

Entonces, según fuentes policiales, cinco asaltantes comenzaron a seguir al dueño del boliche con un auto y una camioneta que logró chocarlo y dejó golpeado al conductor para cercarlo. En un primer momento, los ladrones dijeron ser efectivos de la Policía Federal, ya que lucían los chalecos y gorros de esa fuerza de seguridad, pero el comerciante no les creyó y le ordenó a su hermana que se dirigiera al asiento trasero.

Cuando los supuestos policías lograron detener el automóvil –que quedó con un bollo en la puerta trasera derecha–, dos de ellos se acercaron, uno por cada ventanilla. Según fuentes judiciales, la intención era apoderarse de los 10 mil pesos de la recaudación. Allí comenzó el forcejeo entre el comerciante y el policía-ladrón con arma.

La investigación indica que el dueño del boliche logró hacer gatillar el arma contra la ventanilla del acompañante donde estaba ubicado el segundo asaltante, que murió por el impacto. El que perdió en el forcejeo también dejó caer el arma. Con la pistola en su poder el comerciante comenzó a hacer disparos para persuadir a los asaltantes. “Por las manchas de sangre que quedaron en el lugar, otro de los delincuentes escapó herido”, explicó una fuente del caso. En la tarde de ayer la policía relevaba hospitales de la zona oeste del conurbano ante la posibilidad de que el sospechoso presuntamente baleado haya recibido asistencia.

Tras el hecho intervino la comisaría 7ª de Morón y los peritos secuestraron dos pistolas 9 milímetros, un chaleco y dos gorras similares a las de la PFA. El caso es investigado por el fiscal Mario Ferrario, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial Morón.

Compartir: 

Twitter
 

El Alfa Romeo del empresario. Todo huele a entrega por la recaudación.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.