EL PAíS › LOS DISTINTOS SECTORES DEFINIERON LA CONDUCCIóN DEL PARTIDO Y LOS BLOQUES

Las cartas radicales sobre la mesa

Cobos logró imponerse en la pelea interna y Ernesto Sanz, cercano al vice, asumirá en el Comité Nacional. El titular del bloque en el Senado será Gerardo Morales y, en Diputados, Oscar Aguad.

 Por Sebastian Abrevaya

Después del agitado enfrentamiento entre el sector que lidera el titular del bloque de diputados radicales, Oscar Aguad, y el que conduce el diputado electo Ricardo Alfonsín, la UCR parece encaminarse con calma a la reunificación del partido. La pelea de la semana pasada por la presidencia de la bancada fue la pieza más difícil de un rompecabezas que terminó por armarse en favor del vicepresidente Julio Cobos. Un hombre de su confianza, el mendocino Ernesto Sanz, asumirá el Comité Nacional mientras que en la Cámara alta, las espadas parlamentarias auguran un bloque de entre 16 y 18 senadores a cargo del jujeño Gerardo Morales.

A pesar de que el vice recibió varios consejos para que no se meta en la interna radical, finalmente salió airoso. Muy cerca suyo le advertían que tenía mucho más por perder que por ganar y que podía terminar lastimado. Pero Cobos fue jugando sus cartas y se alzó con sus dos objetivos: le torció el brazo a la orgánica de la UCR al mantener en la presidencia a Aguad y coló al cobista Daniel Katz en la mesa de conducción. Recién después garantizó la incorporación de sus diez diputados a la bancada. Más allá de la victoria, operadores mendocinos tomaron nota del riesgo asumido y del llamado de atención para Aguad, a quien tras presidir el bloque por dos años, 18 de 34 diputados le votaron en contra.

En el Senado la situación estaba condicionada por la negociación de Diputados. En el entorno del vice habían montado un escenario de ruptura por si no se llegaba a un acuerdo: amagaban con entorpecer la jefatura de Morales en la bancada, dejando afuera al todavía presidente del partido. Ahora que hay tranquilidad, la UCR quedará comandada por Sanz y con Aguad y Morales como espadas parlamentarias.

En ese contexto, los radicales se preparan para tomarse revancha de la embestida que sufrieron en el Congreso cuando gobernaba Fernando de la Rúa. Algunos todavía tienen fresco en la memoria cuando los peronistas les sacaron no sólo la presidencia del Senado, sino también la presidencia provisional. Por ahora descartan llegar tan lejos y apuntan todas las miras al cargo que ostenta el jujeño Eduardo Fellner en Diputados. “Los radicales podrían llegar a votar un presidente del PJ disidente”, anticipa un encumbrado dirigente de la UCR.

Esta semana será decisiva para la definición de las autoridades. Los presidentes de los distintos bloques de la oposición, la UCR, el PRO, el PJ disidente, la Coalición Cívica y el socialismo, profundizarán las negociaciones para ver si alcanzan a consensuar una estrategia común con el objetivo de avanzar sobre el kirchnerismo a partir del 10 de diciembre. Aunque por cuestiones institucionales Cobos no va a emitir opinión al respecto, ya lo habló con varios de sus hombres y los instruyó a acompañar la embestida en caso de que el kirchnerismo no ceda en la composición de las comisiones.

La estrategia radical tiene dos objetivos centrales que no son necesariamente la presidencia de la Cámara baja. Por un lado, amagan con ir por la conducción de Diputados para que ni se discuta que la vicepresidencia primera del cuerpo debe quedar en manos de la primera fuerza opositora –es decir la UCR–, algo que el oficialismo tampoco concedería fácilmente. Por el otro, también pretenden forzar al kirchnerismo para que entregue las presidencias de las comisiones claves como Asuntos Constitucionales, Presupuesto, Defensa y Relaciones Internacionales, entre otras.

La clave está en la postura de Elisa Carrió, quien a través de su jefe de bloque, Adrián Pérez, adelantó que no acompañarán la movida de la UCR, el PRO y el PJ disidente. “Todavía tienen que sentarse a conversar”, decían en el Comité Nacional, sugiriendo que Morales podría convencer a su socia de utilizar otras artes para conseguir su objetivo: derrotar al kirchnerismo.

Compartir: 

Twitter
 

Los correligionarios Ernesto Sanz y Gerardo Morales.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.