SOCIEDAD › UN TúNEL Y UNA RESBALADIZA HISTORIA SOBRE MAX PLANCK

La ciencia como un túnel

Una breve charla sobre las diferentes perspectivas de un túnel, euros y Max Planck con el Dr. Andreas Trepte, curador de la muestra El túnel de la ciencia, que presenta el Ministerio de Ciencia y Técnica junto a la Sociedad Max Planck de Alemania.

 Por Leonardo Moledo

–¿Por qué un túnel?

–La verdadera historia es que en el 2000 en Hannover nos ofrecieron un lugar gratuito, y era de doscientos metros por cinco. Naturalmente, surgió la idea de hacer un túnel.

–Bueno, algo parecido ocurrió en el Planetario.

–Pero además, los pequeños desniveles representan las montañas de conocimientos de hoy, que posiblemente van a encontrar aplicación el día de mañana. Nuestro objetivo principal no es educar o fascinar, sino mostrar el potencial de la ciencia para todos los aspectos de la vida de mañana.

–Bueno, esto se va a publicar mañana. Y es verdad que hoy en día toda la civilización está asentada sobre la ciencia, como la Edad Media estuvo sobre la religión.

–Y adelanta año a año: los países desarrollados están invirtiendo más y más en ciencia, y aun los países menos desarrollados lo hacen para construir una Sociedad del Conocimiento.

–Es casi un lugar común decir que la ciencia y la tecnología son indispensables para el desarrollo, pero también hay un concepto que se me ocurre muy peligroso, y el es el de que la ciencia y la tecnología son los únicos motores del desarrollo. La India es un buen ejemplo, con una ciencia de avanzada.

–Hay otra versión de este túnel, justamente en la India, que está montada sobre un tren, de 500 metros de largo, que todavía está en circulación, y el mes que viene vamos a recibir la visita de cinco millones de personas.

–Bueno, en la India todo se cuenta por millones. Y a propósito de millones, ¿cuánto costó este túnel?

–Dos millones de euros. Por lo menos ése es el monto del seguro.

–¿Y cuánto salió traerlo?

–No sé exactamente, pero calcule que una presentación en una ciudad sale entre 170 y 200 mil euros. El principal sponsor es el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de Alemania, el Mincyt de acá, Siemens, Basf, más la colaboración de la UBA: todos los guías son estudiantes de la Facultad de Ciencias Exactas.

–Y todo sale de la Sociedad Max Planck, que es como la madre de los institutos Max Planck de Alemania. Incluso va a haber uno aquí. ¿Desde cuándo se llama Max Planck?

–Desde 1948.

–¿Y antes, cómo se llamaba?

–Kaiser Guillermo.

–Mmmm. Y ¿qué pasó en la época del nazismo?

–Se desarrollaron investigaciones magníficas, pero bueno, por otro lado ya sabemos que se hacían experimentos con seres humanos y todos esos horrores.

–¿Y quién lo dirigía?

–Max Planck.

–¿Max Planck dirigía un instituto donde se hacían experimentos con seres humanos? Eso sí que no lo sabía ni lo esperaba de Max Planck.

–La gran tragedia de Planck fue que en 1944 un hijo de él fue ejecutado por pertenecer a la resistencia. Esa fue su gran tragedia y desgarramiento personal.

–Honestamente no me conmueven los desgarramientos personales de los funcionarios nazis.

–Aunque de todos modos ahora no hay debate en el caso particular de Max Planck. Lo cierto es que estos institutos están en el máximo nivel mundial, como Harvard, como el MIT.

–Es un tema resbaladizo, de todos modos, en fin. Vamos a ver el túnel.

Compartir: 

Twitter

Andreas Trepte, curador: “Nuestro objetivo principal es mostrar el potencial de la ciencia”.
Imagen: Rolando Andrade
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.