SOCIEDAD › LOS BOQUETEROS DEL BANCO MACRO ERAN DIEZ

Con buenos conocimientos en alarmas

Las cifras del botín robado en el Banco Macro de Congreso siguen sin conocerse, pero la Justicia avanza en establecer el número de los asaltantes: ayer se informó que fueron diez, dos más del número dado inicialmente. En un informe oficial de la fiscalía a cargo de Viviana Fein, se ratificó que los autores contaban “con un conocimiento cabal de la especialidad”, teniendo en cuenta “las características del sistema de alarma” con el que contaba la entidad bancaria y que, a priori, parecía imposible de vulnerar. La fiscalía admitió que se analiza el “modus operandi” de los ladrones y que se buscan “similitudes y diferencias” con el ocurrido, en enero de 2006, en el Banco Río de Acassuso.

La fiscal precisó que el sistema de alarmas del banco “es complejo”, lo que hace evidente que los autores del robo “poseían un conocimiento acabado del cableado del mismo”, lo que les permitió anularlo. La División Rastros de la Policía Federal hizo saber que dieron “resultados negativos” las pericias realizada en el sector de las cajas de seguridad para tratar de encontrar rastros que permitan identificar a los delincuentes. También se trabajó sobre el resto del espacio físico comprometido en la entidad bancaria y en el edificio lindero donde estuvieron los ladrones.

La ausencia de rastros confirma que los que entraron al sector de las cajas de seguridad eran “expertos que en todo momento utilizaron guantes”. Al parecer se encontraron huellas en otros ámbitos, las que ahora “serán verificadas a fin de determinar si alguna de ellas tiene entidad suficiente para permitir la identificación de alguno de los implicados”.

En la apertura de los dos boquetes que se hicieron se utilizaron herramientas de precisión, entre ellas un martillo eléctrico. También contaban con “conocimiento pleno” del lugar donde tenían que hacer el segundo boquete, el que les permitió acceder a las cajas de seguridad.

Hicieron el primer boquete en el edificio anexo, para ingresar a la planta baja del banco, luego violentaron una puerta con rejas, con posterioridad hicieron el segundo boquete y finalmente forzaron una segunda puerta de rejas ubicada dentro del recinto donde están las cajas.

Recién desde el viernes, la fiscalía va a comenzar a recibir los testimonios de los damnificados, que ayer siguieron reuniéndose con los abogados que los representarán en la demanda que harán contra el Banco Macro. La abogada Nydia Zingman de Domínguez, que ya tiene más de veinte casos, recomendó a los clientes que “no se apuren en declarar porque es preferible que recuerden cada valor que tenían guardado. No hay plazo perentorio para presentarse y hay que estar calmos a la hora de hacerlo”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.