SOCIEDAD › DETUVIERON AL TITULAR DE LA ADUANA DE EZEIZA Y A OTRAS SIETE PERSONAS POR CONTRABANDO

Aduaneros con especialidad en bagayos

Seis empleados de la Aduana de Ezeiza, entre ellos su titular, Carlos Mechetti, dos mujeres bagayeras que traían seis valijas de ropa sin declarar y dos policías de la PSA fueron detenidos, acusados de integrar una banda dedicada al contrabando.

 Por Horacio Cecchi

–Te llamo de parte de Jorge. Me dijo que vos podías arreglar... –preguntó algo dubitativo el interesado.

–Contame, qué querés entrar –dijo sin tapujos el personaje.

–Tenía ganas de pasar cuatro valijas de ropa importada –respondió ya animado por la confianza el interesado.

–De dónde.

–De Milán.

–Cuándo.

–El martes que viene.

–Es par. No hay problema, lo voy a estar cubriendo yo.

–¿Cuánto me va a salir?

–Y te hago, por las cuatro te hago... 600 dólares. Metéle bolsas del freeshop encima y encará derecho.

Diálogos telefónicos como éste fueron la base para la detención de dos mujeres que habían ingresado seis valijas con ropa sin declarar para lo que habían pagado 400 dólares, seis empleados aduaneros y dos funcionarios de la Policía de Seguridad Aeronáutica, entre la mañana del miércoles y ayer a la madrugada. Entre los aduaneros figura Carlos Meche-tti, titular de la Aduana de Ezeiza, acusado de liderar una organización criminal dedicada al contrabando. Cuatro de los empleados aduaneros ya habían permanecido detenidos por una causa parecida en 2007 pero la Cámara Federal platense ordenó cerrar el expediente en 2008 y fueron repuestos en sus trabajos (ver aparte). Según fuentes de la investigación, en los allanamientos a las casas de los detenidos secuestraron alrededor de un millón de dólares en billetes, 300 mil pesos argentinos y plasmas, relojes, notebooks, monitores LCD en embalaje sin abrir y, debajo de la cama de uno de ellos, 70 perfumes y 20 carteras.

La investigación que derivó en las ocho detenciones se inició en 2008, en la Justicia Federal de Lomas de Zamora, que seguía el tráfico de personas (ingreso de ciudadanos orientales sin papeles). Según fuentes de aquella investigación, por escuchas telefónicas se detectaron llamados conviniendo el paso de valijas (en la jerga, bagayos). De esa investigación surgió el nombre de uno de los aduaneros. La Justicia Federal se declaró incompetente y el caso quedó radicado en el Juzgado Nacional en lo Penal Económico Nº 8, en Capital, a cargo de Gustavo Meirovich, y ante la fiscal María Luz Rivas Diez. Meirovich decidió apoyar su investigación en la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

“No es habitual un juez que entregue toda su confianza a una fuerza policial para investigar –sostuvo Nicolás Rodríguez Games, titular de la PSA– y que esa policía esté dispuesta a avanzar con las consecuencias que resulten y sin temor a que en el medio surjan nombres comprometidos con la misma fuerza, como ocurrió en este caso.”

Las escuchas dieron una multitud de conversaciones del tipo de la que inicia esta nota. Todo empezaba con el primer escalón, necesario para el funcionamiento. El bagayero, no aquel pasajero que ocasionalmente decide pasar uno o dos objetos de uso personal sin declarar, sino aquel otro que decide pasar objetos o mercaderías en cantidades comerciales.

Según las fuentes de la investigación, los llamados consistían en arreglar la cantidad de valijas, los productos que serían ingresados, la fecha y el valor que habría que pagar para evitar contratiempos. Se pasaban tres, cuatro, seis valijas o más. Se pagaba tanto en billetes como en especie. De hecho, entre algunas de las casas allanadas se reunió una suma inusitada en dólares para empleados de sueldos relativamente normales, además de electrodomésticos, pantallas LCD, plasmas, notebooks, empaquetadas de fábrica y sin abrir, es decir, sin revisar.

Las detenciones empezaron el miércoles pasado, por la mañana, cuando dos mujeres provenientes de un vuelo de Nueva York arribaron a las 10.30, con seis valijas. Las dos mujeres eran vigiladas por orden judicial y se sabía que habían salido del país sólo con bolsos de mano. Dejaron que salieran del edificio y cuando abordaban un auto fueron detenidas. En las valijas llevaban cantidades de ropa importada sin declarar. Habían pagado 400 dólares. Entre la tarde del miércoles y la madrugada de ayer la PSA realizó allanamientos y las otras detenciones. Entre ellas, la de Carlos Mechetti, titular de la Aduana de Ezeiza. Mechetti, funcionario de carrera desde hace unos veinte años, fue designado hace unos meses como titular de la Aduana en Ezeiza.

Además de los seis aduaneros y las dos mujeres, fueron detenidos dos integrantes de la PSA. Uno de ellos es un funcionario civil, que tenía facultades de acceso a sectores restringidos y que, según confiaron a este diario desde la investigación, “facilitaba el acceso de los bagayeros muy importantes. Se metía a buscarlos hasta el sector en que desembarcaban y los acompañaba hasta el exterior. El otro –añadió la fuente– es un uniformado soplón, que estaba enterado de la investigación y fue avisando a la banda que los estaban investigando. Pero es tal el nivel de impunidad de la banda que aunque el policía les había avisado hace tres semanas una vez, y la última el domingo pasado, que siguieron actuando como si nada, sin prestar atención a los alertas”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La investigación reveló el accionar de una banda dedicada a cobrar coimas para pasar contrabando.
Imagen: Pablo Piovano
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.