SOCIEDAD › PENAS DE 9 A 15 AñOS PARA CUATRO AUTORES DEL ROBO DEL SIGLO

Pasaron otra vez por caja

El tribunal los consideró culpables de robo agravado por el uso de armas de fuego y ordenó investigar a un abogado, probable integrante de la banda. El presunto líder del grupo será juzgado en un segundo debate.

Los cuatro acusados por el llamado Robo del Siglo –al Banco Río de Acassuso, en 2006– fueron condenados a penas de entre 9 y 15 años de prisión por un tribunal que, además, ordenó que se profundice la investigación sobre un abogado como posible partícipe del asalto. Mientras, un sexto hombre, el presunto jefe de la banda, espera en prisión a ser juzgado en una segunda audiencia.

Si bien el pasado 6 de mayo, tras los alegatos, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro ya había adelantado su veredicto condenatorio contra los cuatro imputados que fueron juzgados, ayer se conocieron los montos de las condenas para cada uno de ellos. Los jueces María Elena Márquez, Alberto Ortolani y Gonzalo Aquino emitieron un fallo unánime y consideraron a los cuatro como coautores del robo. Las penas más altas fueron para dos de los que, según se consideró probado, junto con otros tres hombres, coparon el banco aquel 13 de enero de 2006: Rubén Alberto De la Torre (55), condenado a 15 años de prisión y Fernando Araujo (41), a 14 años.

José Julián Zalloecheverría (51), quien cumplió el rol de chofer de la banda, fue condenado a 10 años de cárcel y mientras que el que diseñó la huida a través de una red de desagües, Sebastián García Bolster (40), recibió una pena de 9 años.

De la Torre y Zalloecheverría –ambos elegantemente vestidos con saco, luciendo una escarapela en cada solapa– fueron los dos únicos condenados que quisieron escuchar la sentencia, ya que Araujo y García Bolster prefirieron quedarse en los calabozos de la DDI de San Isidro, donde están detenidos desde el 6 de mayo pasado.

Los cuatro fueron hallados coautores del delito de “robo doblemente calificado por ser cometido con arma apta para el disparo y en un sitio poblado y en banda, en concurso ideal con privación ilegal de la libertad calificada por violencia y amenazas”. De la Torre y Araujo también fueron condenados por portación de arma de guerra y el encubrimiento de los robos de los autos con que los ladrones llegaron a la entidad y dejaron abandonados.

La clave del fallo fue que por primera vez en los cuatro años que tiene la causa, los tres jueces les dieron la razón a los fiscales y consideraron acreditado que la banda durante el copamiento al banco y la toma de rehenes utilizó armas de verdad y no las de juguete de plástico que dejaron abandonadas. La causa llegó elevada a juicio como “robo calificado por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no fue acreditada”, cuya pena máxima es de 10 años, y no como “robo calificado por el uso de arma apta”, lo que la duplica.

En los 12 puntos de la parte resolutiva del fallo –los fundamentos no fueron leídos porque constan de más de 300 fojas–, el TOC 1 de San Isidro también puso en la mira a José Luis Estévez, un abogado recibido en la cárcel amigo de algunos de los hoy condenados que siempre fue mencionado como sospechoso por los fiscales, pero nunca lograron colectar la prueba para procesarlo. Según los fiscales, Estévez es otro de los ladrones que entraron a la entidad junto a De la Torre (que llevaba delantal blanco), Araujo y “El Hombre de Traje Gris”, identificado como Mario Vitette Sellanes, el ciudadano uruguayo que sería el líder de la banda, que está detenido pero que será juzgado en un segundo debate.

Durante el juicio, los expertos en el sistema de entrecruzamiento de llamados VAIC dejaron expuesto a Estévez, cuando mostraron que varios de los imputados tenían comunicaciones con él durante la etapa preparatoria del robo y que su celular estuvo en la zona de las alcantarillas y del banco el día del hecho.

El TOC también rechazó el pedido de los abogados del Banco Río, respecto de que se les restituya el millón y medio de dólar y los 8 kilos de joyas recuperados del total de 19 millones de dólares que constituyó el botín entre efectivo y alhajas. Los abogados defensores, en tanto, adelantaron que apelarán el fallo en Casación.

Compartir: 

Twitter
 

A Zalloecheverría, de pie, le ponen las esposas mientras De la Torre (derecha) espera el traslado.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.