SOCIEDAD › EL TAXI COSTARA MAS CARO POR NOCTURNIDAD; PEDIRLO POR TELEFONO, TAMBIEN

El lujo de viajar de noche

Desde las 22 hasta las 6, el costo de viajar en taxi aumentará un 20 por ciento desde febrero. Los radiotaxis cobrarán el valor de seis fichas adicionales. Los aumentos fueron aprobados ayer por una ley de la Legislatura porteña.

Desde febrero, subirse a un taxi en la noche porteña será un 20 por ciento más caro. Así quedó establecido en la tarde de ayer, luego de que la Legislatura aprobara el proyecto del legislador Claudio Palmeyro (PJ), quien también forma parte del sindicato de los taxistas. Además, llamar por teléfono a un radiotaxi para que busque a alguien en una dirección determinada significará un extra: el cobro de seis fichas más que el servicio común.

La implementación de una tarifa nocturna se decidió por 28 votos a favor, 21 en contra y una abstención, durante una sesión que presenciaba, desde la barra, un numeroso grupo de taxistas.

Una vez promulgada en audiencia pública, la ley significará que, entre las 22 y las 6, taxis y remises cobrarán un 20 por ciento más en la bajada de bandera y la ficha de taxis y remises. El aumento se suma al 26 por ciento concedido por el gobierno porteño el mes pasado, con lo que desde febrero, en las noches la bajada de bandera costará 6,96 pesos (en lugar de los 5,80 actuales) y la ficha, 0,69 pesos (en lugar de los 0,58 actuales).

El mayor costo para el servicio nocturno, estipulan los considerandos de la ley, “está establecido en la mayoría de las legislaciones laborales e instituido en las principales ciudades, en donde se propone reconocer una mayor remuneración por tareas nocturnas”. En lo que refiere al suplemento para el radiotaxi, la intención del proyecto era “suprimir la discrecionalidad de las empresas prestadoras de radio taxi de establecer un suplemento en fichas cuando el servicio es solicitado a la base central”. El incremento, por otra parte, regirá tanto para los servicios solicitados por teléfono, como los requeridos por correo electrónico, mensaje de texto o página web. Sin embargo, el adicional “no será de aplicación cuando quien requiera el servicio sea una persona con una discapacidad permanente, debidamente acreditada”.

El proyecto de Palmeyro, quien sesionó con una gorra del sindicato de taxistas sobre su banca, llegó al recinto con aval mayoritario del PRO y el peronismo, pero el porcentaje de incremento de la tarifa encontró resistencias entre los sectores de centroizquierda. También generaron discordia cláusulas que autorizaban aumento de fichas para el servicio de radiotaxi, indistintamente de la hora del día en que se los requiriera. Por ello la iniciativa, si bien fue aprobada en general, recibió diversas modificaciones a lo largo de la sesión.

La iniciativa convertida en ley considera que el trabajo de los autos de alquiler durante la noche amerita un plus porque, en esas horas, existe mayor posibilidad de exposición de los choferes a hechos de inseguridad. Además, el encarecimiento se propone valorizar el trabajo nocturno. Por otra parte, la ley también estipuló la incorporación de un capítulo sobre “Servicio de Transporte Público de Pasajeros en Automóviles de Alquiler con Taxímetro” al Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad.

La sesión fue presenciada por un grupo de afiliados al Sindicato de Peones de Taxis, cuyo presidente, Omar Viviani, fue referido en diversas ocasiones a lo largo del debate y no en tono amable en todas las intervenciones. Durante su exposición, el legislador Marcelo Parrilli (MST) criticó con dureza el incremento de la tarifa, lo cual le valió cánticos por parte de la barra.

La aprobación del incremento de un 20 por ciento despertó críticas. “Una tarifa nocturna tan alta puede ser contraproducente”, evaluó el legislador Sergio Abrevaya (CC), quien, sin embargo, se mostró favorable a “regular esta actividad en todos sus aspectos, principalmente teniendo en cuenta que ésta es la única actividad de transporte sobre la que la Ciudad tiene competencia”. El precio extra por nocturnidad “nos parece correcto”, indicó, pero advirtió que “nos opusimos fuertemente a esta suba y también al aumento de fichas dispuesto para el servicio de radiotaxi”, porque “los pasajeros que necesitan usar el servicio de noche podrían dejar de hacerlo por la limitación de sus ingresos”, algo que podría perjudicar a los taxistas, al disminuir la demanda.

“Toda modificación de una tarifa de un servicio requiere de una audiencia pública previa”, cuestionó el legislador Aníbal Ibarra (Encuentro por Buenos Aires). El incremento del 20 por ciento, agregó, no redunda en beneficio de los choferes, porque “de acuerdo al convenio, el trabajador recibe el 30 por ciento de la recaudación de su jornada laboral. Por lo tanto, el incremento irá en un 70 por ciento al propietario del vehículo y el 30 al peón”.

Compartir: 

Twitter
 

La sesión de la Legislatura fue seguida por un numeroso grupo del sindicato de taxistas.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.