SOCIEDAD › ADMITEN QUE LA NEUMONIA ATIPICA SE EXPANDIO

“Tomó a China por sorpresa”

La neumonía atípica sigue su camino. Ayer, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se quejara amargamente de la falta de colaboración del gobierno chino, el ministro de Sanidad del gigante asiático, Zhang Wenkang, admitió que la epidemia ya se ha extendido por toda China. “La neumonía atípica tomó a China por sorpresa ya que era algo nuevo. Hay que investigar, y para eso estamos abiertos a la colaboración de los expertos de todo el mundo”, dijo el funcionario. Hay una nueva muerte en Canadá.
Finalmente el gobierno chino, después de negar sistemáticamente la expansión de la enfermedad en su territorio, rompió el cerco de silencio que se había autoimpuesto y admitió lo que todos ya sabían: la neumonía atípica cruzó la frontera de la provincia de Guangdong, donde nació, y se expandió por todo su territorio, provocando 46 muertos en China y 16 en Hong Kong.
Pese a estos datos y sin nada que sustente sus palabras, Wenkang no dudo en plantear que la enfermedad en su país estaba controlada. “Ahora es seguro vivir y viajar a China”, dijo, desatando literalmente un coro de carcajadas en su auditorio, que minutos antes habían escuchado de boca de las autoridades sanitarias de Hong Kong el anuncio de que las escuelas, vacías desde el 26 de marzo, continuaran cerradas hasta mediados de abril por temor a los contagios.
Esta escalada de la epidemia provocó que desde los ámbitos económicos se empiece a seguir con suma atención el avance de la enfermedad. Los principales analistas del mundo ya han empezado a prever que de continuar el aumento de los casos, es de esperar una caída de entre el 1 y el 2 por ciento en todas las economías de la región, arrastradas por el fuerte descenso del turismo y la cancelación de ferias internacionales vitales para el comercio y las exportaciones.
Un poco más cerca, en Canadá, país que ostenta el triste récord de ser el único donde se han registrados víctimas que nunca pisaron el Lejano Oriente, una nueva muerte ha puesto de manifiesto los problemas del gobierno para detener la epidemia. En este caso se trata de una mujer de 57 años que se expuso al virus en el hospital de Toronto donde a principios de marzo fueron tratados los primeros afectados por el Síndrome Agudo Respiratorio Severo que llegaron a Canadá procedentes de China.
Si bien aún no se ha determinado fehacientemente el origen de esta enfermedad, que ya ha causado 78 muertos y más de 2223 infectados en todo el mundo, muchos expertos han lanzado la teoría de que un virus animal, de un cerdo o una gallina, traspasó las fronteras genéticas y encontró un medio ideal para su desarrollo dentro del cuerpo humano. Ahora, no saben cómo pararlo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.