SOCIEDAD › EL FISCAL NO SE APARTA Y AHORA DECIDE EL JUEZ

Lorena presentó pruebas en el Ejecutivo

 Por Raúl Kollmann

Lorena Martins se presentó ayer en el Ministerio de Seguridad para aportar pruebas sobre las denuncias que formuló contra su padre, el ex agente de la SIDE Raúl Martins, por trata de personas, coimas a comisarios y coimas a funcionarios del gobierno porteño. La joven estuvo breves minutos, dejó parte de los elementos y volverá en los próximos días. Paralelamente, el fiscal Gerardo Pollicita rechazó la recusación que había presentado la denunciante. En un breve texto, el fiscal sostiene que no tiene trato con Mauricio Macri –como argumentó Lorena– y que no conoce a quien fuera titular de la Agencia Gubernamental de Control, Oscar Ríos, a quien la joven acusa de recibir coimas por evitar la clausura de los prostíbulos de Martins. Ahora debe decidir sobre la continuidad o no del fiscal el juez Sergio Torres, que reemplaza en la causa a Norberto Oyarbide, de vacaciones.

La jornada no fue sencilla para Lorena Martins, ya que se inició una serie de intimidaciones contra ella y su familia. Esto incluye hackeo de su computadora, robo de fotografías y llamados amenazantes. De todas maneras, la joven se hizo un lugar para concurrir al ministerio que conduce Nilda Garré con el objetivo de dejar en claro que ella quiere seguir adelante con la causa judicial. Como recusó al juez Oyarbide, por ser amigo y “socio comercial” de su padre y también al fiscal por supuesto vínculo con Ríos, la causa parece empantanada.

Lorena manifestó su voluntad de continuar impulsando su denuncia y por ello se reunió con funcionarios del Ministerio de Seguridad. A ellos les entregó prueba documental y elementos que evidenciarían los tres ejes de su denuncia:

  • La forma en que manejan a las mujeres para que ejerzan la prostitución, incluso trasladándolas a México.

  • Los arreglos con comisarías y dependencias de la Policía Federal para que en los locales se ejerza la prostitución y no se realicen operativos.

  • Los presuntos acuerdos con los funcionarios porteños, en particular con Oscar Ríos, pero también con otros subalternos de la Agencia de Control, para que no haya clausuras.

Por lo que se sabe, Lorena hizo otras denuncias sobre coimas que habría pagado su padre para mantener la organización y los siete boliches-prostíbulos que funcionan en la Ciudad de Buenos Aires, además del ubicado en la ciudad turística de Cancún, en México. Sobre esto último hubo bastante hermetismo ayer, pero también una demora porque ahora el juez Torres deberá resolver cómo se continúa la investigación.

El fiscal Pollicita, en un escrito corto y técnico, sostuvo que no hay motivos para que se aparte de la causa. Lorena, que ha dicho públicamente que Pollicita actuó con corrección, de todas maneras argumentó que estuvo en un consejo asesor de Boca Juniors en tiempos en que Ríos tenía un puesto ejecutivo en el club. Por ello sostuvo que entre ambos hay una amistad y un conocimiento íntimo. Pollicita rechazó lo planteado por la joven. Dijo que no conoce a Ríos y que tampoco tiene razones para inclinarse a favor o en contra de Macri, ya que integró el Comité Asesor de Boca cuando el presidente de la entidad era Pedro Pompilio.

El juez Torres dictaminará en los próximos días. En tanto, esta semana se cumple un mes desde que Lorena Martins hizo la denuncia judicial y reclamó inmediatos allanamientos y medidas de prueba, trámites que aún no se hicieron.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Lorena Martins, denunciante.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.