SOCIEDAD › CASI CINCO AñOS A LOS ACUSADOS DE ABUSAR DE UNA MENOR EN VILLEGAS

Condena para tres abusadores

El caso ocurrió en 2009 en General Villegas. Pero se conoció en 2010, luego de que fuera publicado un video en Internet. En él se ve a una chica de 14 años que practica sexo oral a tres hombres. Ayer, fueron condenados a cuatro años y diez meses. Por ahora quedan libres.

Tres hombres de la localidad bonaerense de General Villegas fueron condenados ayer por el Tribunal Criminal 1º de Trenque Lauquen a casi cinco años de cárcel por “abuso sexual con aprovechamiento de la inmadurez de la víctima y en razón de la mayoría de edad de sus actores, en concurso ideal con corrupción de menores”, pero quedarán en libertad hasta que la sentencia quede firme. El tribunal condenó a Mariano Piñero, de 34 años, Mario Magallanes, de 25, y José María Narpe, de 32, a cuatro años y diez meses de prisión de efectivo cumplimiento por el abuso sexual a una niña que en 2009 tenía 14 años y cuyo hecho quedó registrado por la cámara de video de un celular.

Los hechos ocurrieron hace tres años y tomaron estado público cuando se difundió un video en el que se distingue a los tres acusados con una niña que les practicaba sexo oral. El fiscal de Trenque Lauquen Fabio Arcomano, que había pedido penas de 11 y 12 años para los tres hombres, dijo que estaba conforme con el fallo, aunque aseguró que “analizará el tema de la calificación que ha hecho variar el pedido de pena”.

En tanto, Luis Correa, abogado de la familia de la víctima, señaló que no lo sorprendió el hecho de que quedaran en libertad. “Estaba previsto”, y aseguró que sus representados “no tenían una actitud de venganza, sino de que se haga justicia”. Las penas de cuatro años y diez meses de prisión son de “efectivo cumplimiento”, pero se hizo lugar al planteo de las defensas para mantener libres a los involucrados, cumpliendo una serie de restricciones, como evitar el contacto con la víctima y su familia, hasta que haya resolución firme.

Los tres hombres llegaron a juicio oral en libertad con los cargos de “abuso sexual, corrupción de menores y producción y difusión de material pornográfico”. La sentencia, que no contempló la difusión del video, describió pormenorizadamente la conducta de la menor y sus antecedentes sexuales, mientras que también se admitió que no hubo “forzamiento ni amenazas” para que se concretara el encuentro. Sin embargo, el tribunal dijo que “es irrelevante que la menor haya consentido el acto” porque se aprovecharon de una niña en su “primera adolescencia” que habría tenido problemas “con sus relaciones interpersonales y sexuales”.

“No caben dudas de que los actos” a los que la sometieron los acusados “fueron un escalón más en la corrupción de la menor, aun cuando se aceptara que estaba iniciada en el tema” sexual, se determinó en la sentencia firmada por unanimidad por los jueces Gabriela Martínez, Pedro Gutiérrez y Horacio Centeno.

El video había sido registrado en septiembre de 2009, pero en mayo de 2010 se difundieron las imágenes, donde se podía ver a la menor practicando sexo oral a dos de los acusados. En ese sentido, el tribunal advirtió que fue “una fortuna” para los acusados “que la niña haya fijado los límites de la relación”, porque –de acuerdo con la lectura de la sentencia– la menor aclaró que “no quería hacer nada” porque estaba “indispuesta”. Sin embargo, la sentencia no pudo acreditar quién fue el responsable de la difusión del video que, a la luz del caso, habían visto muchos de los habitantes de General Villegas. Esa circunstancia incluyó una clara crítica a la hipocresía social que funcionó en esta causa y se citó la historia de Fuenteovejuna, de Lope de Vega, en donde se admite un crimen, pero se le adjudica a un “colectivo” social sin poder individualizar al asesino.

Los jueces señalaron que “todos vieron el video, pero nadie fue” el que lo difundió y afirmaron que “entre broma y jarana se divirtieron mirando a una niña teniendo relaciones sexuales con tres mayores”.

Ahora, la Fiscalía analizará si apela el fallo por la absolución en el delito de la difusión de material pornográfico, mientras que el querellante Correa consideró “prolija” la sentencia y se mostró conforme con aspectos parciales de la resolución, más allá de que cuestionó la difusión de detalles de la vida de la menor.

En alusión al fallo, Nora Schulman, titular del Comité Argentino de Derechos del Niño (Casacidn), afirmó que “es una barbaridad” y opinó que “ésta es una sociedad que no les cree a los chicos”. Schulman, que representa al organismo que querelló en el juicio contra el sacerdote Julio César Grassi, por abuso sexual y corrupción de menores, sostuvo que “ahora que fueron condenados (los acusados) deberían ir presos, porque hasta que la Cámara de Casación decida, el tiempo va a pasar y los condenados estarán libres”, añadió.

“Es un mensaje contradictorio cuando un chico deja al descubierto a quien lo ha sometido, y esa persona queda en libertad”, opinó el defensor de menores de la Justicia porteña, Marcelo Jalil.

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los abusadores que quedará libre hasta tanto el fallo esté firme.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared