SOCIEDAD › PADRES DENUNCIAN QUE SUS HIJOS, MENORES DE 3 AñOS, ERAN VíCTIMAS DE MALOS TRATOS

El jardín de Violencia Rivas

El jardín funcionaba en San Isidro, sin habilitación. Según los padres, las maestras mantenían la disciplina a fuerza de insultos: “Acostate bien y dejá de hacerte el boludo”, decían entre otras cosas, registradas en una grabación.

Los golpeaban, en ocasiones los mortificaban sumergiéndoles la cabeza en agua, les gritaban y hasta los amenazaban por no comer o pretender quitarse los pañales. En el jardín maternal Tribilín, de San Isidro, las maestras y al menos una de las dueñas mantenían la disciplina de niños de entre diez meses y tres años a fuerza de maltratos que el viernes pasado los padres denunciaron a la Justicia. Tras meses de notar angustiados y nerviosos a sus hijos, los padres descubrieron qué sucedía gracias a la grabación de audio que uno de ellos logró realizar. Con la denuncia, los padres también descubrieron que el lugar no estaba habilitado. El caso superó el ámbito municipal para llegar al más alto nivel provincial, porque ayer en la noche el gobernador Daniel Scioli anunció que su administración presentará una denuncia penal para que se investigue lo sucedido. En una entrevista televisiva, Scioli advirtió que el gobierno provincial actuará “acorde con la gravedad” de las denuncias, al tiempo que calificó el maltrato a los niños como “repudiable”.

El secretario de Gobierno de la Municipalidad de San Isidro, Ricardo Rivas, ayer aseguró que el jardín “está habilitado desde el punto de vista edilicio” desde 1998, pero que “el resto de las funciones quedan en manos de la autoridad provincial”. Por su parte, una inspectora del área de Gestión Privada de la cartera educativa bonaerense fue ayer hasta el jardín para notificar a las autoridades que ese lugar “no puede funcionar como establecimiento educativo desde 1996”. Sin embargo, declaró a la prensa, “no fui recibida”. La Justicia de San Isidro investiga a responsables y docentes del jardín por “amenazas y lesiones”, algo para lo cual el fiscal Franco Servidio aún se encuentra en etapa de recolección de pruebas y testimonios.

El viernes pasado, por órdenes del fiscal Servidio, miembros del cuerpo médico de la Policía Científica bonaerense examinaron a los niños, de entre 10 meses y 3 años de edad, en el jardín de la calle

O’Higgins 591. Fuentes de la investigación señalaron que los expertos “sólo verificaron algunas raspaduras, pero no surgieron signos de violencia física sobre los menores”. De todos modos, recomendaron a Servidio que los chicos fueran evaluados por psicólogos para determinar si tienen secuelas por maltrato psicológico.

Los padres descubrieron lo que sucedía gracias a que uno de ellos, llamado Diego, puso un pequeño grabador en la mochila de su niña de dos años. Cuando ella regresó a la casa, el registro daba cuenta de cuatro horas de insultos, gritos, amenazas y violencia física contra todos los chicos por parte de sus tres docentes, Yanina, Noelia y Noemí, a la sazón, también una de las dueñas del lugar.

“No podía creer el maltrato” al que eran sometidos los chicos, contó Diego. El viernes, “a las 7.30 de la mañana me paré en la puerta del jardín e intenté hablar con los padres. Como sé que no disponen de mucho tiempo, imprimí una planilla con algunos de los diálogos que se escuchaban en la grabación y puse un link en donde podían escuchar y bajar el audio completo” explicó. Al principio, la reacción de los demás padres fue de incredulidad, pero con el correr de las horas “y luego de escuchar la grabación, todos me llamaban horrorizados”.

Gabriela Sita, que envió durante un año y medio a su hija a ese jardín, dijo que “tenía llantos desgarradores” y la directora le aconsejaba “ponerle límites”. También contó que los vecinos “escuchaban gritos de los chicos, mientras veían cómo las maestras tomaban sol en una pileta en la terraza”. También el cantante Raúl Lavié, abuelo de una de las niñas que asistían a Tribilín, declaró sentirse apesadumbrado y enojado por lo sucedido.

La grabación abunda en insultos, gritos y amenazas a niños y niñas, en todos los casos en tonos fuertemente agresivos y violentos. Es también esa violencia la que termina por subrayar que las palabras están dirigidas a chicos no mayores a los tres años. “Terminala porque te vas a ir a una cuna”, “dejá de babear, querida”, “vos te sacás los pañales y cobrás, Maitena, y no es chiste”. Los gritos recorrían toda la actividad de la jornada en el maternal: “Se hace el pelotudo acá, ponete a comer”, “no te quiero boludeando por la sala”, “acostate bien y dejá de hacerte el boludo”, “podés sacar el cuaderno en vez de ponerte a boludear”, “callate, Catalina, guay de que vayas a decir cualquier huevada a tu casa”.

Como sonido de fondo de la grabación se escuchan llantos, lamentos y gritos de niños de manera constante.

Los padres de los chicos aseguraron que las voces de las grabaciones pertenecen a las tres docentes, Yanina, Noemí y Noelia. “Es muy difícil explicar lo que siento. Esta grabación sólo muestra lo sucedido un día de clases. No sé qué pudo pasar durante los 15 años que lleva funcionando este jardín”, planteó el padre que denunció el maltrato.

Compartir: 

Twitter
 

El jardín cerró sus puertas, después de la denuncia de los padres.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.