SOCIEDAD › EN LA AGENDA PUBLICA SURGE OTRA MANERA DE RECLAMO POR POLITICAS PUBLICAS CONTRA EL ASESINATO DE MUJERES

Nuevo modelo de repudio: marchas contra el femicidio

Las marchas contra los femicidios y la violencia contra las mujeres podrían estar configurando un nuevo mecanismo de reclamo de acción pública. La manifestación más reciente tuvo lugar en la ciudad de Corrientes, por el crimen de Elizabeth Verón.

 Por Mariana Carbajal

Una marcha contra la violencia machista conmovió las calles de la ciudad de Corrientes. La muerte de una mujer de 38 años, como consecuencia de la brutal paliza que le habría propinado su pareja, movilizó a familiares y amigos de la víctima y a organizaciones de mujeres alrededor de la Plaza Vera, en el centro de la capital provincial. “No golpearás, no matarás, justicia por Eli”, decía el cartel que llevaban los cuatro hermanos de la mujer, que encabezaban la movilización. “Ni una mujer menos, ni una muerte más, gritemos todos por emergencia provincial”, repetía la gente al caminar. Hace pocas semanas se realizó otra marcha en el pueblo de Trevelin, Chubut, en repudio a otro femicidio (ver aparte). La demanda de políticas públicas para proteger a las mujeres de la inseguridad que pueden sufrir en el interior de sus propios hogares a manos de sus parejas, o ex parejas, ¿surge como un nuevo reclamo en la agenda ciudadana? Dos especialistas consultadas por Página/12 opinan sobre el tema.

La protesta en Corrientes fue convocada el miércoles, dos días después de que se produjera la muerte de Elizabeth Verón, tras 51 días de agonía. La mujer, madre de una adolescente de 17 años, estuvo internada en el servicio de terapia intensiva del Hospital Escuela, de la capital provincial, adonde llegó en gravísimo estado con traumatismo de cráneo, compromiso hemodinámico, dificultad para respirar y múltiples contusiones. Ingresó inconsciente. La mantuvieron en coma inducido y nunca se recuperó. Elizabeth habría sido golpeada brutalmente y abandonada en la calle, el 13 de mayo, por su pareja, Adrián Sosa García, de 49 años, con quien convivía hacía un año y medio. Sosa García quedó detenido. En un principio se le imputó “lesiones graves”, pero luego del fallecimiento se espera que la acusación cambie por la de femicidio, una vez que finalice la feria judicial en la provincia. La noche del 13 de mayo “Eli llamó a una de mis hermanas. Y contó que Adrián le estaba pegando, que ella no pasaba de esa noche, y le pidió a mi hermana que se hiciera cargo de su hija. En ese momento, mi hermana escuchó que se abría una puerta, y que Adrián le decía: ‘Te voy a matar’, y luego se oyó un golpe seco. Y se cortó la comunicación”, describió a Página/12 Rita Verón, hermana de Elizabeth. Fue la última vez que su familia escuchó su voz.

Hacía poco que Elizabeth y Sosa García se habían mudado a un nuevo domicilio, en la ciudad de Corrientes. Por esa razón, su familia no conocía la dirección exacta de la vivienda. Así que, luego de ese pedido desesperado, sus hermanas no pudieron salir a socorrer inmediatamente a la mujer. “La encontraron, poco antes de desvanecerse en la calle, tres hombres, que declararon como testigos en la causa, que contaron que les dijo que su pareja le había golpeado mucho la cabeza contra el piso”, agregó Rita Verón.

Según publicó el diario El Litoral, la autopsia al cuerpo de Elizabeth dio cuenta de que los golpes que sufrió en la cabeza le provocaron daños irreversibles en el cerebro. En gran parte había células muertas. La mujer presentaba diversos traumatismos encéfalo-craneanos con lesiones internas gravísimas. Del informe forense también se desprende que Elizabeth sufrió heridas en la cara y en la clavícula. En el rostro presentaba la impronta de dedos. El fiscal de instrucción Gustavo Robineau, a cargo de la investigación, presenció la autopsia y confirmó que “lo que se vio en primera medida fueron los múltiples traumatismos en la cabeza, traumatismos encéfalo-craneanos, lo que sería la principal causa del fallecimiento”. Sosa García, pareja de Elizabeth, negó haberla golpeado, y alegó que la caída que sufrió la mujer en la calle fue la causa de lesiones que la llevaron a la muerte. El hombre sería dueño de un servicio prepago de atención médica. Tiene tres hijos de una relación anterior. Y Elizabeth deja una hija de 17 años. Según contó Rita Verón, la familia conocía que Elizabeth sufría maltrato de parte de su pareja, especialmente violencia psicológica y verbal. “Le decía que era una miserable, que no servía para nada, que nunca iba a salir adelante. Incluso la hizo abandonar la carrera de asistente social que ella estaba estudiando. Más de una vez se habían separado, pero él le decía que si no podía volver con ella, se iba a suicidar, que iba a cambiar, que la quería. Y ella le creía. Es terrible lo que le pasó”, se lamentó Rita Verón. La familia, destacó, está conforme con la actuación judicial.

Al finalizar la feria –que ya empezó en Corrientes–, la jueza Josefina González Cabañas tendrá que resolver la situación legal del detenido. El único imputado se encuentra alojado en la Unidad Penitenciaria Nº 6 de Corrientes.

Compartir: 

Twitter
 

La muerte de Elizabeth, con múltiples traumatismos de cráneo, tuvo lugar en la capital correntina el miércoles pasado.
Imagen: Gentileza El Litoral de Corrientes
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared