SOCIEDAD › EL DEBATE QUE ABRIO EL PAPA AL HABLAR DE ABORTO, HOMOSEXUALIDAD Y DIVORCIO

Mensaje esperanzador o doble discurso

Referentes de Católicas por el Derecho a Decidir, la Coalición Argentina por un Estado Laico y la Federación de Lesbianas y Gays discuten la nueva frontera abierta por Jorge Bergoglio.

Las declaraciones sobre homosexualidad, aborto y anticoncepción que el papa Francisco dio a la revista jesuita Civiltà Cattolica despertaron reflexiones disímiles y hasta encontradas en referentes de ONG argentinas. Mientras que Marta Alanís, de Católicas por el Derecho a Decidir, se mostró optimista, porque “aunque es contradictorio con la actitud que tenía cuando era el arzobispo Bergoglio, dijo cosas muy importantes y lo hace como actor político”, el referente de la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL), Alejandro Nasif Salum, observó que “el Papa está reafirmando cosas que la Iglesia Católica sostiene hace mucho tiempo, pero lo dice de manera menos chocante”. Por su parte, el presidente de la Federación Argentina LGBT (Falgbt), Esteban Paulón, señaló que encontró un doble discurso en las palabras de Francisco: “Por un lado, intenta reconciliar a la Iglesia con la sociedad con un discurso simpático y popular, pero acto seguido dice ‘igual no cambia nada, porque la posición doctrinaria de la Iglesia permanece y es la que sostenemos’”.

En la extensa entrevista que brindó a la publicación jesuita, el Papa había explicado: “No podemos seguir insistiendo sólo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o la anticoncepción. Tenemos que encontrar un nuevo equilibrio, porque de otra manera el edificio moral de la Iglesia corre el peligro de caer como un castillo de naipes”. En esa misma conversación con el sacerdote Antonio Spadaro, director de la revista, Bergoglio se explayó acerca de su idea de la Iglesia como “un hospital de campaña tras una batalla”, que se abre para los “heridos” de la vida social: los homosexuales, las mujeres que abortaron y los divorciados que volvieron a casarse. Alanís, líder de Católicas por el Derecho a Decidir, explicó a este diario que si sonaba optimista era por una razón sencilla: “Una esperó siempre estas cosas de la Iglesia, una mayor comprensión de la vida real. Cuando sucede, no puede decir ‘ah, acá hay una doble dimensión’ y rechazarlo. Si la hay, que la arregle con Dios. Pero creo que es bueno que se digan estas cosas, y especialmente porque el Papa las dice desde el rol de actor político”.

Aunque reconoce que la palabra aperturista del Papa “es contradictoria con su actitud personal cuando era el arzobispo Bergoglio, dijo cosas muy interesantes”, sostuvo la activista. Para Alanís, “el Papa tuvo más palabras, más contenido para poner en relación al tema de la homosexualidad”. En la entrevista, Francisco afirmó que la Iglesia debe “acompañar con misericordia” a las personas homosexuales, a quienes el rechazo convierte en “heridos sociales”. Alanís cree que en ese aspecto el mensaje del Papa “tuvo más contenido porque no sólo dijo que esa persona puede buscar a Dios, sino que planteó qué haría Dios ante una persona homosexual: ¿insistiría en corregirlo, cambiarlo, lo discriminaría? No, lo aceptaría como una persona, sin importarle su opción sexual. Por otro lado, suponiendo que él tenga una apertura en estos temas, también dijo ‘nunca fui de derecha’. Es interesante que lo diga, porque no deja de ser un cuestionamiento a los grupos de derecha ultracatólicos que actúan en nuestro país y todo el mundo. Esto inhabilita a los grupos ultramontanos”. Por otro lado, la activista estimó que la entrevista también mostró que el Papa “tiene menos contenidos para hablar del aborto. La Iglesia habló toda la vida en contra, no vamos a pretender que esté a favor, pero al menos la ambigüedad –decir que hay que tratar con misericordia a la mujer que se arrepiente– es un avance”.

Para el presidente de la Falgbt, Paulón, las palabras de Francisco dejaron en claro que “el Papa tomó nota de que la posición de la jerarquía católica sobre temas de la vida cotidiana no tenía que ver con el sentir del pueblo católico y eso generó una brecha, muchos fieles se alejaron”. Sin embargo, dijo, mientras “por un lado intenta reconciliar a la Iglesia con la sociedad con un discurso simpático y popular, por otro, acto seguido, dice ‘acá no cambió nada, la posición de la Iglesia sigue siendo la del catecismo. En relación con la homosexualidad, eso quiere decir que propugna la castidad, no una vida sexual libre”. La postura de Francisco, en ese doble mensaje, interpretó Paulón, es un modo de plantear que “no hablemos de estas cosas porque pone en riesgo el edificio moral de la Iglesia, corremos el riesgo de quedarnos sin base. Pongamos energía en otras cosas”. “La entrevista deja en claro que el Papa no va a dejar de hacer lobby para que no avancen los cambios, pero es probable que pase a hacer un lobby más subterráneo, no visible. Lo que está claro es que va a seguir presionando para que los cambios y las luchas por derechos de minorías no avancen. ¿Quién es el Papa? ¿El Bergoglio de la guerra de Dios y el ‘plan divino’ del debate por el matrimonio igualitario, o el Francisco de la misericordia? Yo no lo escuché condenando las leyes homofóbicas de Rusia, ni el proyecto de ley de pena de muerte para los homosexuales en Uganda. El Vaticano todavía no tiene una ubicación clara en el campo de los países y Estados que no consienten la violación sistemática de los derechos de ningún grupo.”

Por su parte, Nasif Salum, de la CAEL, reflexionó que “en esta declaración, como en las anteriores, el Papa reafirma cosas que la Iglesia Católica sostiene hace mucho, aunque tal vez lo haga con un lenguaje un poco más suave, no tan chocante. No representa un cambio”. “De todos modos, desde la Coalición pedimos que de parte de las autoridades de la Iglesia no haya intromisión en cuestiones del Estado, en la ampliación de derechos para las mujeres, para las personas LGBT. La demanda es también para nuestros gobernantes y representantes, para que sean independientes de las presiones que puedan recibir de sectores religiosos. Por ejemplo: el debate por la ley de aborto ya venía complicado. ¿cómo va a ser ahora?”

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.