ECONOMíA › LA JUSTICIA ALLANO UNA CUEVA QUE FUNCIONABA TRAS LA FACHADA DE UN SOLARIUM

Un bronceado de color verde

En el operativo se secuestraron 758 mil pesos, 100 mil dólares y algunas otras divisas. Los billetes estaban escondidos en el armazón de las camas solares. La investigación fue realizada por la Procelac, el Banco Central y Gendarmería.

 Por Fernando Krakowiak

El juez en lo Penal Económico Alejandro Catania allanó el jueves una cueva financiera en Villa Crespo que funcionaba tras la fachada de un solarium. En el operativo se secuestraron 758 mil pesos, 100 mil dólares, 35 mil euros, 5 mil reales y una onza de oro. La investigación fue realizada por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) y el Banco Central, con el respaldo de la Gendarmería. Debido al alto monto de dinero incautado y a una serie de documentos que dan cuenta de supuestas operaciones inmobiliarias, el fiscal Carlos Gonella, titular de la Procelac, denunció a las personas del local no sólo por la violación de la ley penal cambiaria, sino también por la posible participación en el delito de lavado de activos.

La cueva operaba en un negocio de dos pisos ubicado en Aráoz 283, entre Drago y Camargo, al lado de una peluquería para perros. Allí funciona el solarium Open Sun, aunque los investigadores encontraron las camas solares desenchufadas y varios fajos de billetes escondidos bajo el armazón de esos aparatos. También hallaron fajos de dinero en una oficina de la planta alta y en el tacho de basura de uno de los baños. Además, durante el procedimiento se incautaron dos máquinas para contar billetes, pagarés, cheques, depósitos de dinero en efectivo y documentación donde consta la presunta inversión en proyectos inmobiliarios. Fuentes de la investigación relataron a Página/12 que incluso durante el allanamiento llegaron dos personas al “solarium” que manifestaron haber ido hasta ahí para asesorarse sobre inversiones financieras en fideicomisos.

Otro de los datos que llamaron la atención de los investigadores fue el dispositivo de cámaras de vigilancia montado en el local, que controlaban tanto la parte interna como externa. Incluso se detectó una cámara de video a unos 20 metros del negocio, instalada sobre un inmueble de la calle Drago, que permitía monitorear el tránsito de ese pasaje. El “solarium” también contaba con la custodia de un suboficial retirado de la Policía Federal. En el momento en que se realizó el allanamiento, además del vigilador se encontraban en el local Alberto Daich, supuesto dueño del negocio; su padre y su hijo, pero por ahora ninguno quedó detenido.

Con el del jueves ya son seis los allanamientos que se realizaron en cuevas financieras a partir de investigaciones de la Procelac y el Banco Central. Esto es consecuencia del mayor protagonismo que está dándole el Gobierno al Ministerio Público Fiscal en la lucha contra la venta ilegal de divisas. El Régimen Penal Cambiario, aprobado por la Ley 19.359, le otorga sólo al Central facultades para fiscalizar a los operadores del mercado financiero e investigar infracciones, pero la titular de la entidad, Mercedes Marcó del Pont, solicitó la colaboración de la Procelac, que desde entonces realiza tareas de inteligencia junto con la Gendarmería. Esa colaboración se combinó además con una serie de reuniones que Gonella mantuvo con fiscales del fuero Penal Económico para fijar estándares y criterios de actuación común en la materia. Incluso en el Gobierno evalúan ir más allá e introducir el delito cambiario en el Código Penal para que los fiscales puedan intervenir sin que se lo tenga que solicitar el Banco Central, como hacen con cualquier otro delito.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La cueva estaba ubicada en la calle Aráoz, en pleno barrio de Villa Crespo.
Imagen: Jorge Larrosa
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.