SOCIEDAD › PROHIBEN LEVANTAR UNA TORRE PARA NO DAÑAR UNA CONSTRUCCION VECINA

Una casa histórica, a salvo

Es una casa de 1864, en Gaona al 1300. Perteneció al capataz de Juan Manuel de Rosas y allí vivieron Jerónimo Podestá y su mujer. Al lado iban a construir un edificio de diez pisos. Pero la Justicia consideró que la obra perjudicaría el sitio histórico.

La Justicia porteña prohibió la construcción de un edificio de diez pisos en un terreno lindero a una casa histórica de Caballito, que perteneció a un capataz de Juan Manuel de Rosas y en donde además vivió el ex obispo de Avellaneda Jerónimo Podestá. La medida judicial fue adoptada porque la obra ponía en riesgo de derrumbe y afectaba la preservación de la vivienda, declarada de interés cultural en 2004. Las obras para la construcción del edificio habían comenzado en 2012, pero en abril del año siguiente una medida cautelar las había frenado. Ahora, la resolución de la Justicia pasó a ser definitiva.

“Los vecinos de Caballito estamos muy felices con esta decisión, que preserva un lugar histórico para todos nosotros. Es una casa maravillosa en donde vivió monseñor Podestá, un hombre con una larga trayectoria en la defensa de los derechos humanos”, señaló a este diario el presidente de la ONG SOS Caballito, Mario Oybin, quien presentó el recurso de amparo para detener las obras, ya que éstas ponían al inmueble en riesgo de derrumbe. “Con el permiso de obra que había entregado el gobierno de Macri a la empresa constructora se podía generar un daño irreparable al patrimonio de la ciudad. Por suerte la Justicia nos dio la razón.”

La casa está ubicada en el centro de la manzana delimitada por las calles Repetto, Manuel Rodríguez, Figueroa y Gaona. Para poder acceder se debe atravesar un pasillo de unos 30 metros, que da a Gaona 1367, a metros de la estatua del Cid Campeador. La vivienda fue construida en 1864, lo que la convierte en la más antigua de Caballito. Allí vivió Coutinho, un capataz de Juan Manuel de Rosas, y desde 1981 hasta su muerte, en junio del 2000, el ex obispo de Avellaneda Jerónimo Podestá, un referente en la lucha contra el celibato sacerdotal. Podestá se mudó a la casa de Gaona junto a su mujer, Clelia Luro, quien falleció en noviembre del año pasado. Desde entonces, la vivienda está ocupada por los familiares de Luro, quienes pretenden convertir la casa en un museo histórico.

En septiembre de 2012, la empresa constructora comenzó las tareas para la edificación en el terreno contiguo a la casa de Podestá. “Varios vecinos nos alertaron de las obras y Clelia nos comentó que la casa se le movía. Las retroexcavadoras empezaron a trabajar y la casa podía caerse en cualquier momento. Se trata de una vivienda de más de 150 años, sin cimientos y de adobe. La única manera de no generarle daños era si los contructores trabajaban con un cepillo de dientes”, contó Oybin. La ONG presentó un amparo ante la Justicia y en abril de 2013 se dictó la cautelar que frenaba las obras.

Tras la evaluaciones de la Justicia, ayer se tomó una decisión definitiva. El juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, Guillermo Scheiber, resolvió la “nulidad del acto de registro y aprobación de los planos de demolición total y obra nueva”, en Gaona 1343, contiguo a la casa histórica. El magistrado señaló que en la normativa porteña, “el Plan Urbano Ambiental prevé prestar una particular atención a la variable patrimonial con el objeto de desarrollarla, incorporarla al proceso urbanístico e integrarla a las políticas de planeamiento, procurando armonizar las tendencias de transformación y el resguardo de aquellas áreas, paisajes, monumentos, edificios y otros elementos urbanos de relevante valor histórico, estético, simbólico y/o testimonial”.

“No es necesario ser un especialista en arquitectura ni en temas de protección patrimonial para poder inferir que las condiciones de iluminación y ventilación no pueden ser aseguradas si se emplaza directamente sobre 10 metros del predio catalogado y 7,50 del edificio protegido una barrera sólida de diez pisos de altura, sepultándolo en las sombras y la falta de aireación”, expresó el magistrado.

En 2004, la Legislatura porteña declaró a la casa de Podestá de interés cultural. A su vez, la protección de la vivienda está contemplada por la ley 3056, que resguarda los inmuebles construidos antes de 1941.

Informe: Nicolás Andrada.

Compartir: 

Twitter
 

La casa, declarada de interés cultural en 2004, está ubicada en el centro de la manzana.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.