SOCIEDAD › EL TRIBUNAL ORAL ABSOLVIó AL POLICíA ACUSADO POR LA MASACRE DE LA CáRCOVA

La segunda muerte de Mauricio y Franco

Los jueces absolvieron a Gustavo Rey por el beneficio de la duda. Había sido llevado a juicio por los dos adolescentes asesinados en febrero de 2011 en José León Suárez. El otro policía juzgado, Gustavo Vega, fue condenado por las heridas a un tercer joven.

 Por Carlos Rodríguez

Para los familiares, amigos y vecinos de Mauricio Ramos (17) y Franco Raúl Almirón (16), ayer se produjo la segunda muerte de los dos chicos, asesinados el 3 de febrero de 2011 en José León Suárez, en un hecho conocido como La Masacre de La Cárcova, por el nombre del barrio donde vivían las víctimas. El Tribunal Oral 2 de San Martín absolvió, por unanimidad y por “el beneficio de la duda”, al policía Gustavo Sebastián Rey (26), imputado por los dos crímenes ocurridos luego de una serie de incidentes derivados del descarrilamiento de un tren. Llanto, dolor y bronca fueron las reacciones en cadena que provocó la lectura de la sentencia; para los particulares damnificados de nada sirvió el anuncio de un fallo condenatorio para el segundo policía involucrado, Gustavo Ezequiel Vega (45), acusado por las graves heridas que sufrió, en el mismo hecho, Joaquín Romero (22). Sólo se dijo que Vega fue condenado, pero recién el miércoles 26 de este mes se conocerá el monto de la pena, la calificación legal y los fundamentos del veredicto. La única manifestación de los familiares de los jóvenes fue el llanto, mientras decenas de personas que los acompañaban estallaron en gritos dirigidos a los jueces: “Justicia cómplice”, “Ustedes también son asesinos”.

Un nutrido grupo de jóvenes del Movimiento Evita, que viene acompañando a las tres familias desde el momento de los hechos y colaboraron incluso apoyando a los testigos presenciales, llamaron a evitar cualquier tipo de confrontación con las decenas de familiares de los policías, agrupados en otro lugar de la sala de audiencias. Paula Litvachky, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), organismo que asume la representación legal de los damnificados, señaló que “más allá del dolor por la absolución, porque el tribunal no determinó quién mató a estos dos chicos, de todos modos todo el juicio y la condena de Vega dejaron en claro la violencia del operativo y la represión policial, aunque los jueces no hayan identificado a quien disparó; de todos modos, estas muertes son atribuibles a la Policía Bonaerense, aunque todavía no se sepa el nombre del autor de los dos homicidios”.

Litvachky señaló que, de todos modos, “vamos a seguir haciendo el recorrido de este caso (a través de la apelación del fallo), para seguirle imputando a Rey la muerte de estos dos chicos, pero ya está clara la participación de la Policía Bonaerense que, para defender algunos bienes” que llevaba el tren de carga descarrilado, “provocó la muerte de dos pibes y las heridas gravísimas que sufrió un tercero”. Precisó que “las dificultades que hubo en la investigación de este caso, en la dificultad que significó llegar sólo con los dos autores directos, se debieron al encubrimiento policial y a la falta de colaboración del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, que no reconoció la responsabilidad de los policías que actuaron en el operativo”.

La abogada del CELS, en diálogo con Página/12, hizo mención también “a las dificultades que tienen la Justicia, la fiscalía, al realizar una investigación que involucra a la policía y que también debe establecer la responsabilidad que les cabe a los tres jefes policiales que estuvieron al frente de este operativo y que son los que dieron las órdenes”. Los jefes a cargo del operativo, con distintos grado de responsabilidad, fueron el comisario Víctor Hugo Uhalde, Carlos Amado Silva y Amílcar Esteban Pino.

Sobreponiéndose al golpe que significó para la querella la absolución de Rey, el abogado del CELS Federico Efrom, que participó en el juicio junto con el doctor Carlos García Dietze, estimó que el fallo de ayer “tiene que ser el primer paso en la búsqueda de justicia, porque ahora seguiremos con la apelación, pero también buscamos que se siga con la causa para establecer las responsabilidades de los tres jefes policiales que estuvieron al frente del operativo y que dieron las órdenes que terminaron con dos muertes y con las heridas que sufrió Joaquín (Romero) y por lo tanto tienen responsabilidad penal”. Efrom puntualizó que para la parte querellante “esa responsabilidad es evidente y queremos que se investigue, porque hasta ahora la Justicia no ha dado ningún paso en ese sentido”.

Sobre el recurso de Casación que adelantaron que van a presentar, García Dietze le dijo a este diario que tienen un plazo de veinte días corridos, una vez que conozcan los fundamentos del fallo, que recién será entregado a las partes el 26 de este mes. El abogado insistió en que, desde el punto de vista de la querella, “hay elementos de sobra, no para dudar, sino para decir con certeza que fue Rey el que hizo los disparos que provocaron la muerte de los dos chicos. Hay un reconocimiento directo de un testigo de identidad reservada que lo reconoció claramente, que estaba al lado y que lo miró a los ojos cuando disparaba”.

García Dietze anunció que van a “seguir trabajando para corregir los errores que pueden tener y tuvo en este caso la Justicia”. Resaltó que se pudo llegar a este juicio “por todo lo que hicieron los militantes sociales para el esclarecimiento del hecho y para darles confianza a los que creen que es imposible llegar a hacer justicia cuando hay policías involucrados en un hecho”. Dijo que, desde su punto de vista, “no hay ningún elemento que ponga en duda que Rey fue el que disparó contra los dos chicos fallecidos; los datos que aportamos son precisos y no admiten ninguna duda, pero bueno, somos abogados, y debemos seguir peleando para que la Justicia nos dé la razón”.

Cuando se le preguntó por qué no se conoció el monto de la pena para Vega, explicó que si bien en algunos casos se dan a conocer los años de la condena y con posterioridad los fundamentos, el Código Procesal de la provincia de Buenos Aires, a diferencia de las causas federales o de otras jurisdicciones, “se puede dar sólo el veredicto, por sí o por no, sin precisar el monto de la pena”. Los familiares de las víctimas, a través de sus allegados, pidieron “disculpas” por no hacer declaraciones. “Están destrozados, no pueden hablar ahora”, justificó un allegado a la familia Ramos. Mientras tanto, los que acompañan a los policías imputados desde el primer día festejaron en forma discreta, con abrazos y llantos, pero de alegría, por la absolución de Rey.

Compartir: 

Twitter
 

Con chalecos antibala, los dos policías enjuiciados: Rey a la derecha, Vega a la izquierda.
Imagen: Joaquin Salguero
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.