CIUDAD › 16 KILOS DE COCAíNA, ACETONA Y OTROS QUíMICOS, DOS ARMAS CON PROYECTILES Y UNA BALANZA.

Pero Juan Domingo no estaba en el lugar

El juez Vienna ordenó en allanamiento para dar con Juan Domingo Ramírez, miembro de la banda Los Monos que se fugó de Jefatura hace dos meses. Hallaron drogas y detuvieron a familiares de un socio de Gorosito, arrestado en Portugal por tráfico a gran escala.

 Por Lorena Panzerini

Hace dos meses que Juan Domingo Ramírez se fugó de la oficina de la División Judiciales, de Jefatura; y ayer los investigadores de la causa Los Monos lo fueron a buscar a una casa de Uruguay y Alsina, pero no lo encontraron. Sin embargo, en el allanamiento ordenado por el juez Juan Carlos Vienna, y realizado por los hombres de Judiciales, tres personas fueron detenidas luego de que el operativo arrojara como resultado el hallazgo de más de 16 kilos de cocaína, acetona y otros químicos, dos armas con proyectiles y una balanza. Según confirmaron los investigadores, en la casa funcionaba un centro de estiramiento de cocaína. Además, agregaron que los arrestados son familiares de Matías Franchetti, socio de Daniel Gorosito --ex presidente del club Real Arroyo Seco-- detenido en 2012 en Portugal acusado de traficar gran cantidad de cocaína escondida en carbón. Gerardo Yaspi y las hermanas Franchetti fueron arrestados y puestos a disposición de la Justicia Federal, a cargo del juez Marcelo Bailaque. En tanto, el hombre también deberá comparecer ante el Ministerio Público de la Acusación local, por la "tenencia ilegal de armas".

En la modesta casa de Uruguay 3907 todavía había niños durmiendo cuando irrumpió la policía con las fiscales Cristina Herrera y Adriana Camporini, el juez Juan Carlos Vienna y el fiscal de Cámaras, Guillermo Camporini. En medio de la intensa lluvia de ayer, los efectivos de Judiciales ingresaron a la casa habitada por Yaspi, su mujer y la hermana de ésta, ambas hermanas del detenido en el operativo Carbón blanco, de 2012. Además, estaban los tres hijos del matrimonio y uno de la otra mujer. La idea de los investigadores era encontrar allí a Ramírez, luego de que les informaran que el prófugo podría llegar a pasar allí la noche del jueves.

Al fondo de la casa, en una suerte de galpón y dentro de una alacena estaban escondidas cinco bolsas grandes con contenido que parecía cocaína. Sobre una mesa, quedaban restos de lo que los investigadores marcaron como marihuana. La presencia de una balanza, elementos de corte y precursores químicos hacen sospechar que allí se estiraba cocaína para la venta. "Eran 16,2 kilos de cocaína --aparentemente lista para la venta-- y un trozo de marihuana. No era una cocina, sino un lugar donde estiran la droga: se trae la cocaína pura, procesada, y de un pan hacen tres o cuatro, dependiendo la calidad. La mezclan con químicos como puede ser acetona, la secan con un microondas y sale lista para vender", detalló un investigador.

Aunque la casa no tenía lujos, en el garage estaba estacionado el flamante Peugeot 307 gris del que los habitantes dijeron tener papeles. Otro auto, un Volkswagen Gol, estaba a la par. En tanto, las armas por las que se abrió una causa en la Justicia local son calibre 32 y 357. "Hacía como dos meses que esta familia vivía allí, luego de comprar la casa, de importantes dimensiones; incluso se estaban haciendo algunas refacciones", aunque el frente de la propiedad no llamaba la atención, en la cuadra de casitas bajas y calle asfaltada.

La causa había arrojado novedades a principios de esta semana, cuando la División Judiciales dio con dos túneles de escape en una casa de barrio La Granada, que según fuentes tribunalicias dieron cuenta de que no es un mito la organización que tiene la banda de Los Monos.

Ayer, la investigación había arrojado que en la casa de calle Uruguay, en barrio Triángulo, estaría Ramírez. El hombre está sindicado como uno de los distribuidores de droga de Los Monos, y hace dos meses que se escapó, luego de que personal policial se contactara con su esposa para solicitarle una suma de dinero a cambio de la liberación de su marido. Los oficiales están detenidos, acusados de cohecho y incumplimiento de los deberes, en el juzgado de Alejandra Rodenas. Además, Ramírez está acusado por el crimen de Luciano Cáceres, asesinado de un disparo en el rostro, en abril pasado, frente a un búnker de drogas de zona sur.

Otro de los datos aportados ayer por los investigadores es que tanto los cerámicos del piso de la vivienda, como la marca y modelo de las puertas y ventanas de la vivienda son iguales al resto de las casas allanadas en el marco de la causa de la banda de Los Monos.

Compartir: 

Twitter
 

En la modesta casa de Uruguay 3907 todavía había niños durmiendo cuando irrumpió la policía.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.