EL PAíS › LIJO ACEPTó UN PEDIDO DEL FISCAL Y DE LAS DEFENSAS

Ciccone deja de ser querellante

 Por Raúl Kollmann

Nicolás Ciccone, uno de los fundadores de la Calcográfica, dejó ayer de ser querellante en la causa que lleva su nombre. Así lo decidió el juez Ariel Lijo, quien aceptó los planteos del fiscal y de las defensas, quienes sostenían que si en el caso hubo ilícitos o no los hubo, la familia Ciccone no fue damnificada, sino que fue parte de todo lo que se hizo. Para el fiscal, intervinieron en un delito, para las defensas, no hubo ilícito, pero en cualquier caso los Ciccone no fueron perjudicados. Lijo resolvió además que él mismo actuó bien cuando no permitió que los abogados de Alejandro Vandenbroele y José María Núñez Carmona estén presentes en la declaración de los integrantes de la familia Ciccone. El magistrado argumentó que los declarantes se sentían amenazados, mientras que los letrados sostuvieron que ellos no constituían peligro alguno y que se recortaba el derecho de defensa. Lijo ratificó su decisión y las defensas apelarán lo que resolvió a la Cámara Federal.

El magistrado emitió ayer tres resoluciones. La más trascendente es la que le quita a Nicolás Tadeo Ciccone el carácter de querellante, es decir la parte damnificada del expediente. Fue a raíz de un pedido de los abogados Diego Pirota y Germán Soria, defensores de Núñez Carmona y Vandenbroele respectivamente. El fiscal Di Lello también tiene la misma óptica y, más aún, le pidió a Lijo que llame a Ciccone a prestar declaración indagatoria.

El punto clave de este aspecto del expediente es el siguiente:

- Tras la quiebra de Ciccone, entró en acción el fondo The Old Fund, que junto con la familia Ciccone rescató la empresa. Los papeles fueron firmados por integrantes del clan. Esta es la base sobre la que las defensas aseguran que los Ciccone fueron parte de lo que se hizo.

- La familia Ciccone argumenta que estuvieron bajo amenaza y que firmaron porque Núñez Carmona los intimidó. Ante la Justicia insistieron en que detrás de Núñez Carmona estaba Boudou. En los dos años del proceso nunca presentaron ninguna denuncia ni ninguna prueba sobre esas amenazas.

- Para el fiscal Di Lello, las amenazas no están probadas. Considera que hubo irregularidades en el proceso y, por lo tanto, que los Ciccone no son inocentes sino que deben ser imputados. Por eso pide que Lijo los llame a indagatoria y, por lo tanto, sostiene que no pueden ser testigos.

- La defensa de Boudou afirma que el ahora vicepresidente no tuvo nada que ver con la transacción, que además no existió ningún delito, pero que los Ciccone no pueden ser querellantes porque fueron parte del rescate de la Calcográfica.

Ayer, Lijo emitió una resolución en la que no imputa a los Ciccone, pero sí acepta que no son damnificados. Por lo tanto, le quitó a Nicolás el carácter de querellante. Respecto de las declaraciones como testigos de Nicolás y de su yerno Reinwick, Lijo no da ningún paso atrás. Las defensas cuestionaron al juez porque no las dejó estar presentes en las declaraciones con el argumento de que los Ciccone se sentían amenazados. Pirota y Soria apelarán esa decisión la semana próxima.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.