SOCIEDAD › JAPóN DEJARá DE CAZARLAS

Ballenas a salvo

Japón anunció que dejará de cazar ballenas en el océano Antártico este año, tras la reciente sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la ONU, que falló en ese sentido. “Es muy lamentable y decepcionante, pero acataremos la sentencia”, anunció el primer ministro, Shinzo Abe.

El lunes pasado, el tribunal de La Haya consideró que el programa ballenero de Japón justificado con fines de investigación contraviene una moratoria de caza de ballenas de 1986. Australia llevó el caso ante el tribunal en 2010, alegando que Tokio violaba las leyes internacionales al matar a cientos de ballenas al año con propósitos comerciales.

El martes, el ministro de Pesca japonés, Yoshimasa Hayashi, había dicho que no estaba dicha la última palabra: “Analizaremos la sentencia y encontraremos la manera de continuar con la caza de ballenas”.

Japón puso fin a la caza de ballenas con fines comerciales oficialmente en 1987, pero desde entonces cazaba alegando fines de investigación, algo que muchos criticaban como un agujero legal en la Carta de la Comisión Ballenera Internacional.

Si bien la decisión de la Corte del lunes no proscribió la matanza de ballenas para la investigación científica, afirmó categóricamente que el programa de caza de Japón en el Océano Austral no persigue fines científicos y no respeta el reglamento de la Comisión Ballenera Internacional (CBI). Entre los argumentos que sustentan esta decisión, el principal es el hecho de que los números de ballenas cazadas no corresponden a ningún criterio científico; tampoco la variación de estos números y de las especies cazadas.

El ex ministro de Medio Ambiente de Australia, el laborista Peter Garrett, había celebrado el fallo del tribunal de La Haya: “Tener esta sentencia de la Corte Internacional, que es absolutamente clara y completa, defiende la decisión de llevar a Japón ante el tribunal”.

En tanto, Milko Schvartzman, coordinador de la Campaña de Océanos de Greenpeace, destacó que “este fallo confirma lo que Greenpeace viene denunciando desde hace décadas: la caza de ballenas es ilegal y no tiene nada de científica”. “Necesitamos terminar con la caza comercial, así podemos poner el foco en otras graves problemáticas ambientales que afectan a las ballenas y los océanos, como la sobrepesca, la contaminación y el cambio climático”, expresó.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.