SOCIEDAD › DOS HELICOPTEROS ARGENTINOS JUNTO AL EQUIPO URUGUAYO EN EL RIO DE LA PLATA

Operativo conjunto para remover el avión caído

Los cuatro sobrevivientes del accidente protagonizado el martes último por el avión Beechcraft Super King Air B200 en el Río de la Plata continúan recuperándose de sus lesiones en distintas clínicas de Buenos Aires. Mientras Sebastián Vivona fue operado ayer por sus fracturas en su pierna derecha y su muñeca izquierda, Paula Bruery, Santiago Villamil e Ignacio Llosa permanecen con cuidados hospitalarios, pero estables. Por otro lado, el cuerpo del piloto de la aeronave, Leandro Larriera, llegó al país ayer por disposición de la jueza uruguaya María Alexandra Facal, que investiga el siniestro. En tanto, un equipo de autoridades militares argentinas y uruguayas comenzó un operativo para la remoción del avión del agua y logró retirar la parte trasera del fuselaje.

“Vivona está siendo intervenido quirúrgicamente para la resolución definitiva de sus fracturas de tibia y peroné derechos y de la muñeca izquierda”, informó ayer el Hospital Británico (HB) de la ciudad de Buenos Aires, que destacó que su situación es “estable”. Vivona tiene 43 años y es gerente de la firma Kosiuko.

Por su parte, Bruery se encuentra internada en el Sanatorio De los Arcos, con traumatismo de cráneo y diversas fracturas. Los otros dos sobrevivientes, Villamil y Llosa, se recuperan de sus lesiones en dos clínicas privadas del Gran Buenos Aires.

Ayer, cerca de las 8, arribó a la Dársena Norte del puerto porteño el cadáver del piloto del avión. La jueza de la causa autorizó que el cuerpo de Larriera, de 43 años, fuera devuelto a sus familiares “con la sola condición de que no lo cremen hasta que esté el resultado de las pericias que se le practicaron”, indicó el vocero de la Justicia uruguaya, Raúl Oxandabarat. Los cadáveres de Gustavo Fosco, Fernando Sánchez, Facundo Alecha y Fernando Lonigro habían sido trasladados desde Uruguay el jueves.

Dos helicópteros MI-17E de la Fuerza Aérea Argentina participaron ayer a la tarde de la primera etapa del operativo coordinado con autoridades militares uruguayas para retirar del agua el avión Beechcraft Super King Air B-200, matrícula LV-CNT, que cayó en el Río de la Plata, a la altura de Carmelo.

Las tareas estuvieron a cargo de personal del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), que en colaboración con sus pares de la Fuerza Aérea Uruguaya aseguraron el fuselaje de la aeronave que se encontraba en el lecho del río, lo elevaron y trasladaron como carga externa.

Las partes serán llevadas a Montevideo para que la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación (Ciaia) de Uruguay comience a investigar las causas del accidente aéreo.

El subsecretario del Ministerio de Defensa del país vecino, Jorge Menéndez, informó que, tras un ofrecimiento, se pidió la colaboración de la Fuerza Aérea Argentina, porque en Uruguay “no existen helicópteros apropiados” para levantar este tipo de pesos.

Compartir: 

Twitter
 

El operativo ya logró retirar la parte trasera del fuselaje.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.