SOCIEDAD › RECLAMO POR EL ESTADO DE UNA ESCUELA Y UN JARDIN

Un acto para saber de qué se trata

La comunidad educativa del barrio Ramón Carrillo denunció en un acto patrio la falta de servicios y la precariedad de las instalaciones de la escuela primaria 19 y del Jardín de Infantes Nº 4, donde no se dictan clases desde hace una semana.

La celebración se realizó en un playón ubicado en Mariano Acosta al 2400, donde desde temprano fueron colmando las gradas de cemento niños con delantal blanco, sus maestros y una centena de padres y madres.

“Venimos a recordar lo que pasó hace 200 años en una plaza como ésta, pero frente al Cabildo, cuando el pueblo quiso saber de qué se trataba”, dijo la directora de la primaria, Liliana Pesce, al abrir el acto, tras recibir la bandera de ceremonia y cantar el Himno Nacional. “Hoy estamos aquí, también en una plaza. Hemos hecho muchas cosas todos juntos pero en nuestra línea de tiempo no hubo tantos cambios como hubiéramos querido”, sostuvo la directora del establecimiento primario que tiene unos 700 alumnos.

Se refería a una historia que para Claudia Robles, que es vecina, mamá de alumnos y maestra de la escuela primaria, “comenzó hace 23 años, cuando se creó el barrio Ramón Carrillo y se decidió que habría una escuela y un jardín”. Según los relatos de padres y docentes compartidos en el marco de la historia, la escuela y el jardín existen “a fuerza de unirse y trabajar sin descanso”.

“Ni planos había de la escuela hace 23 años, cuando nos trajeron a vivir a este barrio provenientes del Albergue Warnes, del barrio Querandí y del Rawson. Vivíamos aquí y llevábamos los chicos a escuelas de Constitución o de Lugano”, dijo Robles.

Hasta que se logró que la escuela y el jardín tuvieran edificio propio pasó mucho tiempo y “muchos padres y docentes tuvimos que poner plata de nuestro bolsillo, tan sólo para movilizarnos en busca de elementos necesarios”, dijo otra de las vecinas, que hoy es maestra de música.

Otra mamá, Andrea González, informó: “Ayer milagrosamente nos vinieron a arreglar la caldera, creo que porque fuimos a plantear el tema a la Legislatura. Igual, aunque desde ayer tenemos calefacción, todo es tan precario que lo que se arregla hoy, deja de funcionar mañana”.

El jardín de infantes, que cuenta con 680 alumnos, no tuvo clases por una semana porque la gran mayoría de los padres y madres decidió no mandar a los chicos “porque se morían de frío”.

Javier Galarza, de la Multisectorial por la Escuela Pública, denunció que “la primaria está oscura y sin agua hasta las 8 de la mañana y desde las 18, porque restringen el combustible, lo que afecta al turno noche y a los auxiliares que deben limpiarla antes de las 8”.

El reclamo más urgente hoy es “la torre trifásica, que es la que podría alimentar de energía los edificios para que tengan agua, luz y gas”.

Compartir: 

Twitter
 

En el barrio Ramón Carrillo están sin clases desde hace una semana.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.