SOCIEDAD › HABLA EL HOMBRE QUE FUE TORTURADO POR EL EX COMISARIO FEDERAL CARLOS SABLICH

“Ahora tengo mi recompensa”

Sablich llegó a ser jefe de Delitos Complejos y de la División Antisecuestros de la Policía Federal. Acaba de ser condenado a 16 años de prisión por torturar a un ex sargento para que se confesara autor del secuestro de Mauricio Macri. La sentencia.

“Estuve detenido doce años, seis meses y quince días por un delito que no cometí; 22 años y medio después ahora tengo mi recompensa con la condena de los que me torturaron y me acusaron falsamente.” El ex policía federal Juan Carlos Bayarri, en diálogo con Página/12, expresó así su satisfacción por el fallo judicial que, tal como informó este diario ayer, condenó a 16 años de prisión al ex comisario todopoderoso de la Policía Federal Carlos Alberto Sablich, quien llegó a ser jefe de Delitos Complejos y de la División Antisecuestros, y al también ex comisario Carlos Jacinto Gutiérrez. Bayarri, quien fue secuestrado en la localidad bonaerense de Bernal junto con su padre, ya fallecido, fue llevado “a lo que fue el centro clandestino de detención El Olimpo (en el barrio porteño de Floresta)” y fue sometido a “torturas como la picana eléctrica y el submarino” para que se confesara autor del secuestro que sufrió el actual jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, en agosto de 1991. Lo condenaron a reclusión perpetua y su caso fue llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El Tribunal Oral en lo Criminal 19, además de condenar a los comisarios Sablich y Gutiérrez, le aplicó una pena de tres años de prisión “por encubrimiento” al ex secretario judicial Albano Larrea, quien en el momento de la detención de Bayarri se desempeñaba como asistente del fallecido juez Nerio Bonifatti. En el caso de Larrea, se lo condenó por el hecho de que las lesiones sufridas por Bayarri, durante su detención, eran “muy visibles” y tenían que haber sido advertidas durante el trámite judicial. Además del “submarino seco” (la clásica bolsa de nylon sobre la cabeza para producir asfixia), Bayarri sufrió golpes en la cabeza y en los oídos, al punto que tuvo una hemorragia y le perforaron un tímpano.

En la causa por los apremios ilegales sufridos por Bayarri fueron absueltos por el Tribunal Oral 19 Alberto Alejandro Armentano, por el beneficio de la duda, y Julio Roberto Ontivero, por falta de pruebas. Sablich renunció a su cargo en el año 2004, en medio del escándalo generado por la actuación policial en la investigación del secuestro y asesinato de Axel Blumberg.

Los camaristas Horacio Barberis, Raúl Llanos y Alberto Ravazzoli dictaron las condenas luego de un juicio oral que comenzó en octubre del año pasado por la privación ilegal de la libertad y tormentos en perjuicio del sargento retirado Bayarri y su padre, Juan Carlos Bayarri, ya fallecido. Bayarri hijo pidió hacer una aclaración: “Mi padre no era policía, era un civil, mezcla de socialista con peronista, que nunca estuvo en la fuerza. Esa es otra de las mentiras que se dijeron”.

En la causa por apremios ilegales, el fiscal del juicio, Eduardo Marina, pidió 19 años de prisión para Sablich, Gutiérrez y Larrea, mientras que para Armentano solicitó 16 años y para Ontivero la absolución. En el expediente consta que el sargento Bayarri estuvo más de 13 años preso hasta que la Justicia anuló la condena porque se comprobó que había confesado bajo tortura. El secuestro de Mauricio Macri ocurrió el 24 de agosto de 1991 y lo liberaron doce días después.

Por el hecho, siete ex policías fueron condenados en 2001 a penas de hasta reclusión perpetua. La pena máxima la recibieron los ex policías federales José Ahmed, Miguel Angel Ramírez y Juan Carlos Bayarri, mientras que le aplicaron penas menores a Carlos Benítez, Ramón Avalos, Héctor Ferer y Raúl González. En el caso de Bayarri, se abrieron dos causas por torturas que luego se unificaron en la que llegó a juicio oral.

“A mí me condenó el ala corrupta de la Federal, encabezada por Sablich, que era el candidato de Mauricio Macri a ser el jefe de la Policía Metropolitana, antes de (Jorge) El Fino Palacios”, aseguró Bayarri durante el diálogo con este diario. “Por culpa de Sablich me pusieron bombas en mi casa, me volantearon, me silenciaron en la prensa (el único que sacaba algo era Horacio Verbitsky) y yo mismo, desde la cárcel, tuve que hacer la presentación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que me dio la razón y condenó al Estado argentino”.

Hace un tiempo, por sus propios medios “ya que ninguna editorial quería hacerlo público”, editó un libro que se llama Los frutos del árbol venenoso (el verdadero secuestro del Caso Macri), donde cuenta lo que vivió junto con su padre, quien luego del secuestro fue dejado en libertad en el Parque Chacabuco y realizó la primera denuncia, en un juzgado de Avellaneda. Bayarri hijo estuvo preso en la cárcel vieja de Caseros y en Marcos Paz. La CIDH, además de ordenar que se investigara su caso, le fijó una indemnización por el daño moral y físico sufrido.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Alberto Sablich, un ex poderoso jefe policial que renunció tras el caso Blumberg.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared