SOCIEDAD › RECAPTURARON DESPUES DE DIEZ MESES A UNO DE LOS LIDERES DE LA FUGA DEL PENAL DE EZEIZA

Más que huida, salida transitoria

Thiago Ximénez fue detenido en Ciudad del Este, Paraguay, en la triple frontera, cuando intentaba robar un camión de caudales. Dos jueces argentinos ya pidieron la extradición. Ximénez fue uno de los que pergeñaron el plan de fuga del penal por un túnel.

El Complejo Penitenciario Federal I y Thiago Ximénez (derecha).

Uno de los trece presos que en agosto se escaparon del penal de Ezeiza a través de un túnel fue detenido en Paraguay cuando intentaba robar un camión de caudales. Se trata del brasileño Thiago Ximénez (29), señalado como uno de los organizadores de la fuga del Módulo 3 del Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, el 20 de agosto pasado. La detención se produjo el 14 de junio pasado y dos juzgados (uno federal, de Lomas de Zamora, y el otro de ejecución, del Chaco) ya solicitaron su extradición. Con la detención de Ximénez ya son 10 los presos recapturados, mientras que otro murió durante un enfrentamiento con la policía brasileña. Mario Bagnera Paiva (38) y Martín Alejandro Epiasse Pugh (35) aún permanecen prófugos.

Thiago Ximénez fue detenido por Interpol en Ciudad del Este junto a otros dos cómplices, según le comunicaron al fiscal federal de Lomas de Zamora Adrián García Lois desde la policía internacional. García Lois informó que Ximénez “estaba en la zona de la triple frontera” y que fue hallado “en función de las investigaciones y órdenes de captura internacional” que se dispusieron en la causa a cargo de su fiscalía.

Fuentes de Interpol señalaron que Ximénez fue detenido el 14 de junio “al intentar robar un camión de caudales”, junto a otros dos hombres. El lunes, el Juzgado Federal 2 de Lomas de Zamora, a cargo de Carlos Ferreiro Pella, solicitó la extradición de Ximénez en la causa en la que se investiga la evasión del penal.

El mismo requerimiento judicial fue efectuado por el Juzgado de Ejecución Penal 1 de Resistencia, Chaco, encargado de supervisar el cumplimiento de la pena por la que se encontraba detenido Ximénez al momento de la fuga. El detenido, con domicilio en Foz de Iguazú, también decía llamarse Batista Antonio Junior Mateo y cumplía condena por “robo con arma de fuego apta, privación ilegítima de libertad agravada y portación ilegal de arma de guerra”.

En 2007 se había fugado del penal de Resistencia y luego fue enviado a Ezeiza. García Lois informó que tras la detención de Ximénez quedan aún prófugos Mario Bagnera Paiva (38) y Martín Alejandro Epiasse Pugh (35), condenado a prisión perpetua por el crimen de dos policías cometido en 2007 en la ciudad chubutense de Rawson.

Otro de los prófugos era el brasileño Renato Dutra Pereira (27), supuesto cómplice de Ximénez en varios asaltos cometidos en enero en Foz de Iguazú, quien murió en enero durante un enfrentamiento con la policía de Brasil.

La fuga se produjo el 20 de agosto del año pasado, cuando 13 reclusos lograron evadirse mediante un boquete de 40 por 22 centímetros realizado en el hormigón armado de la celda 22, del pabellón B, del Módulo 3 del Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza. Para salir del penal, los presos debieron romper casi 30 centímetros de concreto y luego construir un túnel, a través del cual salieron a la parte exterior del módulo, y luego de cortar alambrados perimetrales, uno de ellos electrificado, un área recorrida por perros rotweiler, y pasar inadvertidos para la guardia exterior montada en torretas, llegaron a la calle. El hecho derivó en la renuncia del jefe del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Víctor Hortel, quien denunció complicidad interna. “Ustedes saben que es un complejo de máxima seguridad, por lo que esta fuga no se podría haber llevado a cabo sin complicidades internas”, sostuvo Hortel en una conferencia de prensa horas después de detectada la fuga. “No es simplemente una fuga ni de un grupo de presos que vulnera los mecanismos de seguridad, sino la oposición de un núcleo duro del Servicio Penitenciario no dispuesto a asumir los cambios. Fue un error mío no interpretar esa resistencia”, agregó Hortel antes de presentar su renuncia.

Antes, también, removió de su cargo a 19 penitenciarios, dos de los cuales eran cargos jerárquicos, y los otros 17 sostuvo que fueron removidos para garantizar que la investigación judicial pueda realizarse sin eventuales trabas por parte de personas que estaban en servicio cuando se produjo la fuga masiva de presos.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.