SOCIEDAD › LA JUSTICIA INVESTIGA SI UN CHICO HALLADO EN CORDOBA ES HIJO DE MARITA VERON

Un nuevo ADN que puede traer sorpresa

El niño vivía en condiciones muy precarias. Susana Trimarco dijo que “hay muchas posibilidades” de que sea su nieto. Dos mujeres habían contado que Marita había tenido un bebé en cautiverio, luego de ser violada por uno de los responsables de su desaparición.

 Por Soledad Vallejos

Susana Trimarco confirmó que la Justicia investiga si un niño que vive en Córdoba es el hijo de Marita Verón, su hija secuestrada en 2002, en Tucumán, por una red de trata de personas. “Hay muchas posibilidades de que esa criatura sea el hijo de Marita”, dijo Trimarco. La información acerca de una causa judicial que tramita para averiguar la filiación del chico que podría ser su nieto, señaló Trimarco en un comunicado, “es verdadera”, aunque “nunca fue mi intención que la misma tomara estado público para preservar la investigación y los derechos de los menores involucrados”. La investigación comenzó entre mayo y junio, cuando Trimarco concurrió a la Fiscalía Federal Nº2, a cargo de Gustavo Vidal Lascano, para denunciar que “en un pueblo cercano a la frontera con La Rioja había una señora vinculada con la causa de mi hija, con seis menores a su cuidado y que uno de ellos podría ser el hijo de Marita”. Durante la investigación y el juicio por el secuestro de la joven, dos mujeres rescatadas de redes de trata testimoniaron haberla visto con un niño, parido por ella y engendrado por uno de los responsables de su secuestro y explotación, José “Chenga” Gómez, quien la había elegido como “doña”.

La sospecha de quién podría ser ese chico y dónde vive hoy llegó de la mano de la intervención de los servicios sociales de la comuna en una casa donde una mujer alcohólica y adicta a drogas vivía con seis niños, en condiciones precarias. “Estamos a la espera de que el juez disponga el pedido de cotejo de ADN del niño, mediando una nueva extracción de sangre de Susana Trimarco o con las muestras genéticas de ella y de su marido fallecido, Daniel Verón, que ya obran en poder de la Justicia”, explicó a este diario José D’Antona, abogado de Trimarco. Por su parte, la defensora pública oficial de Córdoba, Mercedes Crespi, pidió que se “suspenda en forma inmediata la prueba de cotejo de material genético ordenada” para que se realice una investigación “seria y responsable”. La decisión sobre la medida de prueba recae en el juez federal Alejandro Sánchez Freytes, que podría resolver en los próximos días. De realizarse el estudio, el resultado podría demorar un mes, o menos, desde el momento de la extracción de las muestras. El niño se encuentra a resguardo por orden judicial. De acuerdo con fuentes de la investigación, la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, habría ofrecido la posibilidad de realizar los estudios en la Conadi, la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad.

Dos de los testimonios recogidos durante la investigación por el secuestro y la desaparición de Marita Verón indicaron que la joven había sido madre en cautiverio. El abogado Carlos Garmendia recordó que “en el expediente ya se registra la posibilidad de que Marita haya dado a luz en cautiverio en 2003, producto de la violación del Chenga Gómez por lo que declararon las testigos A. R. y B. V. La primera de esas testigos vio a Marita con un bebé en brazos, en la cocina. Habló con ella. Ahí Marita le dice que no lo quería porque era producto de la violación”. La otra testigo, B. V., fue quien había explicado a Trimarco que Gómez había violado a su hija para obligarla a cumplir con los pases, es decir, a ser explotada sexualmente. Ambas mujeres ratificaron esas declaraciones durante el debate oral realizado a lo largo de 2012, recordó Garmendia. “Sabemos que Marita no estaba embarazada al momento del secuestro, y de hecho el día que la secuestran ella había salido de la casa para ir a ponerse un DIU”, agregó el abogado de Trimarco.

En su comunicado, la madre de Marita señaló que también pidió a la Justicia investigar la filiación de los otros cinco chicos hallados en la casa que habita quien podría ser su nieto. Es preciso, explicó, “determinar hijos de quiénes son los chicos en cuestión, que además habrían estado sometidos a todo tipo de abusos y maltratos por parte de esa mujer”. Todos los chicos tienen documentación “apócrifa, causa que también está en manos de la Justicia Federal”, agregó. Esa documentación que falsea la identidad de los niños habría “sido confeccionada por el actual juez de Instrucción Daniel Barría, quien fuera en su momento abogado defensor de la mafia de los Gómez y de Liliana Medina. Yo me opuse fervientemente a su nombramiento, pero evidentemente mi objeción no fue tomada en cuenta por las autoridades provinciales a la hora de oficializar el puesto”, detalló Trimarco, quien también prometió “llegar hasta las últimas consecuencias, saber quiénes son sus madres y saber toda la verdad”.

Por el secuestro y la explotación sexual de Marita Verón purgan condena José Chenga y su hermano Gonzalo Chenguita Gómez, Mariana Bustos (ex mujer de Chenga), Juan Derobertis, Paola Gaitán y su esposo Carlos Luna, Alejandro González y su ex mujer Daniela Natalia Milhein, Azucena Márquez y el ex policía Pascual Domingo Andrada. Liliana Medina, madre de los Gómez, falleció en febrero de 2013.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Susana Trimarco aclaró que nunca fue su intención que la investigación tomara estado público.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.