SOCIEDAD › EL PAPA DIALOGO POR RADIO CON DOS CURAS VILLEROS

Revuelo en un paraje rural santiagueño

El diálogo radial que Francisco mantuvo con dos sacerdotes de la pastoral villera que él creó como arzobispo de Buenos Aires, y que ahora están en Santiago del Estero, revolucionó el paraje rural de Campo Gallo y se amplificó al mundo. El Papa eligió una radio comunitaria de las “periferias” para conceder su primera entrevista en directo a un medio argentino.

La charla con los sacerdotes Joaquín Giangreco y José Liébana discurrió en un clima distendido y se centró en la unidad, el diálogo, la religiosidad popular, las vocaciones sacerdotales y el sentido de la vida cristiana.

“Hay gente que no creía que ibas a llamar”, dijo al aire Giangreco, y Francisco respondió: “Para mí es un orgullo hablar a Campo Gallo, esta parroquia tan grande y empiezo con un saludo a todos los fieles y les doy mi bendición”.

Giangreco, que trabajó en la pastoral villera porteña en el Bajo Flores, hizo reír en dos oportunidades al Papa. “Te jugaste y me ordenaste de cura”, le recordó en primer lugar. Y el Papa volvió a reír cuando Giangreco, simpatizante de San Lorenzo como él, interrumpió para decir que le hubiera gustado volver con un triunfo de Paraguay, en alusión al empate 1 a 1 que el azulgrana se trajo de Asunción.

Al final, además de la bendición, Francisco volvió a sorprender al repetir el slogan que improvisó uno de los sacerdotes: “Si 666 es el Anticristo, podemos decir que 99.9 nos lleva a Jesús”, dijo el Papa, en referencia al punto del dial de la emisora Virgen del Carmen, de Campo Gallo.

Desde hora temprana, alumnos de un jardín de infantes y, más tarde, de otros colegios se congregaron en los alrededores de la parroquia Virgen del Carmen. Con pancartas y dibujos esperaron hasta el mediodía, al igual que muchos feligreses, para escuchar la comunicación telefónica con el Papa. Pero a medida que se acercaba el horario del contacto telefónico pautado con el Vaticano, los pobladores se retiraron a sus hogares para seguir la entrevista en sus casas.

No es la primera vez que el Papa tiene un gesto de acercamiento con los habitantes de Campo Gallo. El año pasado envió una carta a los estudiantes de una escuela que le habían escrito.

Los sacerdotes están a cargo de las parroquias Santo Cristo y Virgen del Carmen, en una zona con poca densidad poblacional en el norte santiagueño, en la diócesis de Añatuya. Allí también ejerció su labor pastoral el sacerdote José María “Pepe” Di Paola, a quien Jorge Bergoglio envió como misionero tras ser amenazado en dos oportunidades por narcotraficantes.

Compartir: 

Twitter
 

Joaquín Giangreco y José Liébana, en la entrevista al Papa.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared