SOCIEDAD › BALEARON EN LA CABEZA A UN PENALISTA ANTE SU MUJER Y SU NENA, PERO NO LE ROBARON NADA

El misterioso crimen del abogado

Horacio Ruiz, abogado de barrabravas y acusados de narcotráfico, fue baleado en la cabeza en la puerta de su casa, en Villa Devoto. No le robaron nada, y el crimen ocurrió en pocos segundos, frente a su mujer y a su hija. Analizan que esté relacionado con su profesión.

Un abogado de 52 años fue asesinado de un balazo en la cabeza delante de su esposa y de su pequeña hija en la puerta de su casa del barrio porteño de Villa Devoto. El letrado fue interceptado por cuatro delincuentes que arribaron a bordo de un vehículo y prácticamente lo fusilaron. Si bien no descartan ninguna hipótesis sobre el móvil del crimen, los investigadores apuntan a que el homicidio pudo haber estado vinculado con la profesión de la víctima, debido a que en principio los ladrones no le habrían robado a la familia objetos de valor.

El hecho ocurrió ayer alrededor de las 20.30, en la entrada de una vivienda situada en Griveo, entre Joaquín V. González y Bahía Blanca, a unas cuatro cuadras de avenida General Paz, de lado de Capital Federal. Allí vivía la víctima, identificada por la Federal como Horacio Augusto Ruiz, quien se especializaba como abogado penalista y, según los investigadores, había tenido, entre otros clientes, a barrabravas y acusados de narcotráfico.

Ruiz arribó a la casa a bordo de su Peugeot 307, acompañado de su esposa Noelia y la beba de ambos, que se encontraba en la butaca infantil colocada en el asiento trasero del vehículo. Cuando el letrado detuvo la marcha de su auto en la entrada y se disponía a abrir el portón del garaje, fue abordado por cuatro hombres armados que arribaron al lugar en otro vehículo, que al parecer frenó de golpe para interceptarlos.

Según las fuentes, uno de los asaltantes disparó contra Ruiz, quien recibió un balazo en el parietal izquierdo, por lo que cayó al piso malherido. Luego del disparo, los delincuentes huyeron en el mismo vehículo en el que habían llegado, mientras que los vecinos socorrieron a Ruiz tras los gritos desesperados de su esposa.

Marcelo, un vecino de la cuadra, contó ayer a la mañana que él y su familia estaban dentro de su domicilio cuando oyeron gritos, salieron a la calle para ver qué pasaba y vieron a Ruiz baleado en el suelo. “Una vecina que es médica lo mantuvo con vida hasta que vino la ambulancia”, relató el hombre.

El letrado fue trasladado de urgencia al Hospital Zubizarreta, donde murió a los pocos minutos como consecuencia de las lesiones sufridas. En tanto, uniformados de la comisaría 45ª de la Federal fueron alertados del hecho, por lo que se trasladaron hasta la escena del crimen junto a los peritos de la Unidad Criminalística Móvil para realizar las primeras diligencias de rigor. En las investigaciones también trabajan los detectives de la División Homicidios de la Federal.

Hasta la tarde de ayer, los investigadores no descartaban ninguna hipótesis sobre el móvil del crimen. Sin embargo, las sospechas más fuertes apuntan a que el homicidio pudo haber estado vinculado a la profesión de la víctima, dado que en principio no faltaban objetos de valor y su vehículo no fue movido del lugar. También se baraja la posibilidad de que haya sido un intento de robo “al voleo”.

En referencia a los datos aportados hasta el momento por la esposa de Ruiz, también abogada, un jefe policial que participa de la investigación dijo que la mujer en un primer momento alcanzó a decir que ella “escuchó una frenada y luego un disparo”.

Según el vecino Marcelo, otros testigos alcanzaron a ver el vehículo de los delincuentes y hasta aportaron a la Policía el número de patente del mismo. En base a esos datos, se estableció que el vehículo utilizado por los homicidas no era robado.

Marcelo aseguró que “lo más probable” es que el crimen haya sido consecuencia de un intento de robo, ya que sostuvo que es común que ocurran en esa zona. “Hace cinco años sufrí un intento de robo y tuve la suerte de salir bien pero me pusieron un arma en la cabeza, y robos menores hay un montón, nada que ver con lo que pasó ayer, por supuesto”, indicó contradictoriamente el testigo.

Consultado sobre si pudo tratarse de un ajuste de cuentas, Marcelo respondió: “No creo, era un pibe maravilloso, yo lo conozco, hace más de diez años que vivo acá, hablamos todos los días. Esto fue un intento al voleo, como le pasa a un montón de gente a diario”, ratificó, contundente.

Otro vecino del barrio, de nombre Gustavo, también se quejó de los hechos delictivos cometidos en la zona, a pesar de que “hay mucha vigilancia”. En ese sentido, señaló que un problema del lugar donde vive es la cercanía con la General Paz, una avenida que “los delincuentes buscan como salida”.

Compartir: 

Twitter
 

Frente a su casa de Villa Devoto, sobre la calle Griveo, fue baleado el abogado penalista.
Imagen: Gentileza Crónica
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.