SOCIEDAD › LOS FAMILIARES DE PAOLA ACUSAN A SU EX, QUE NIEGA TODO

Dos versiones para una muerte

Sepultaron a Paola Acosta, la mujer hallada muerta en una alcantarilla de Córdoba. Sus familiares suman pruebas que apuntan sobre su ex pareja. El hombre dice “presumirse” inocente. La beba está en terapia intensiva y en estado delicado.

Los restos de Paola Acosta, la mujer asesinada y arrojada a una alcantarilla en la provincia de Córdoba, fueron sepultados ayer, mientras su hija de un año seguía internada en terapia intensiva y en estado delicado en el Hospital de Niños local. El abogado de Gonzalo Lizarralde, ex pareja de la mujer y padre biológico de la beba, detenido en la causa por “homicidio calificado por el vínculo”, aseguró que el joven “está conmovido por esta situación” y que “se presume inocente”. La familia de Acosta apuntó contra Lizarralde y reclamó a la Justicia que esclarezca el crimen.

Los restos de la mujer de 36 años fueron despedidos por sus familiares y amigos en el cementerio Parque Azul, sobre la ruta 5, en medio de una gran conmoción por el crimen y la supervivencia de Martina, su hija de un año y nueve meses. El domingo, la nena fue hallada con vida dentro de la alcantarilla de la esquina de Zipoli e Igualdad, en el barrio Alto Alberdi, de Córdoba Capital.

La niña seguía ayer internada en el Hospital de Niños, donde el director médico, Néstor Perotti, señaló que “está grave”. Al igual que Acosta, presentaba “heridas punzocortantes en el tórax, el dorso y la base del cuello”, según el informe del director del hospital.

Si bien los médicos estiman que por ser una niña de corta edad tiene posibilidades de recuperarse, Perotti indicó que presenta “síndrome de aplastamiento sobre el muslo” y se aplican “maniobras de protección renal” y antibióticos porque “probablemente haya ingerido agua contaminada”.

El abogado Sebastián Macari Gaido, quien defiende a Gonzalo Lizarralde en la causa por el asesinato de Acosta, aseguró que el joven “está conmovido por esta situación” y “reclama que se haga todo lo posible para el esclarecimiento de la verdad lo más rápido que se pueda”. Asimismo, dijo que el imputado por homicidio, a quien visitó en la tarde del domingo, “se presume (no que se asume) absolutamente inocente”.

Paola y Gonzalo habían mantenido una breve relación, pero nunca convivieron. Lizarralde había negado ser el padre biológico de Martina pero, el pasado 20 de agosto, luego de una intervención judicial y análisis genéticos, se confirmó su paternidad.

La mujer y su beba Martina de-saparecieron la noche del miércoles, cuando la mujer bajó de su departamento en el barrio San Martín para recibir a Lizarralde, de 36 años. Supuestamente, el encuentro se habría pactado porque Lizarralde le iba a pagar la cuota alimentaria de manutención de 1400 pesos.

Marina Acosta, hermana de Paola y tía de la nena, manifestó que el principal reclamo de la familia es “justicia por Paola y, con todo esto que pasó, lo vamos a pedir más fuerte que nunca”. La joven cuestionó el desempeño del fiscal Miguel Oyhanarte, el primero que recibió las denuncias por las desapariciones, hoy apartado de la causa, al sostener que era “uno de los principales responsables de la muerte de mi hermana por la inacción. Yo pido su renuncia, no que lo aparten”.

“Nos querían hacer creer que ella se había ido por voluntad propia, cuando teníamos pistas de sobra para saber que no era así. Teníamos el celular de ella, que no se secuestró hasta la noche, había testigos de la zona que la habían visto subiendo a la camioneta (de Lizarralde) y los mensajes que ella se encontraba con este hombre. La verdad es que arrancó todo tarde”, sostuvo.

Asimismo, la mujer tuvo palabras de reconocimiento para la fiscal de turno en el fin de semana, Eve Flores, quien el sábado, antes del hallazgo del cuerpo de Paola, había imputado a Lizarralde por “homicidio calificado por el vínculo, dos hechos”, ante la presunción de que madre e hija habían sido asesinadas.

Su padre, Luis Acosta, también reclamó una conducta ejemplar para esclarecer el crimen, porque Lizarralde “es un hombre de mucho dinero”. Además, estimó que puede haber “otra gente implicada”. “La hermana (de Lizarralde) posiblemente sea partícipe de este crimen porque a mi hija desde el primer momento que quedó embarazada de Martina no la quería, ni a ella ni a mi nieta”, afirmó.

“Tenemos tres certezas muy grandes: la primera es que mi hermana desaparece y la última persona que la ve es el imputado; la segunda es que a él le secuestran una camioneta con sangre humana y la tercera es que ella aparece en una alcantarilla, sin vida, y mi sobrina con alto riesgo de vida, en el recorrido que él realizaba para el reparto”, sostuvo la hermana de Paola.

Compartir: 

Twitter
 

Familiares y amigos de Paola Acosta acompañan, dolidos e indignados, sus restos.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.