SOCIEDAD › LA CUARTA CAUSA DE MUERTE EN EL MUNDO SE VINCULA AL SEDENTARISMO

El riesgo de quedarse quieto

Un informe de la Organización Mundial de la Salud sostiene que el 6 por ciento de las muertes en todo el mundo se vincula al hábito de no moverse. En Argentina, la baja actividad física afecta al 55,1 por ciento de la población.

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo sanitario más importante y es responsable del 6 por ciento de las muertes a nivel mundial, sólo superado por la hipertensión arterial, el tabaquismo y la hiperglucemia. Ayer, en el Día Mundial de la Actividad Física, las principales ciudades del planeta se llenaron de eventos deportivos para estimular a los ciudadanos que así lo deseen a que participen en carreras populares, torneos de tenis y partidos de fútbol. El sedentarismo también afecta a los niños y la OMS aconseja a que éstos hagan por lo menos 60 minutos diarios de deportes. Si bien a otro ritmo, lo mismo recomienda a los adultos. En la Argentina, la “baja actividad física” afecta al 55,1 por ciento de la población. Alertan sobre las nuevas tecnologías y los cambios en los patrones de consumo.

Aproximadamente 3,2 millones de personas mueren cada año por tener un nivel insuficiente de actividad física, y este déficit está aumentando en muchos países, lo que incrementa también la carga de enfermedades no transmisibles y afecta la salud general de la población mundial. Las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen entre un 20 y un 30 por ciento más de riesgo de muerte que las personas que realizan al menos 30 minutos de actividad física moderada durante gran parte de la semana. Comúnmente conocida como sedentarismo, esta afección es sólo superada por la hipertensión arterial (13 por ciento) y el consumo de tabaco (9 por ciento) y tiene un nivel de incidencia equivalente al de la hiperglucemia, según datos de la OMS. Además, la inactividad física es la principal causa (de entre el 21 y el 25 por ciento) de los cánceres de mama y colon, del 27 por ciento de los casos de diabetes y del 30 por ciento de las cardiopatías isquémicas.

En la Argentina, según los datos de la Segunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada en 2014, el sedentarismo afecta al 55,1 por ciento de la población y, como en el resto del mundo, este indicador también es progresivo: en 2009 la “actividad física baja” era un problema del 54,9 por ciento y en 2005 lo era en el 46,2 por ciento de los casos.

Sebastián Laspiur, director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles de la cartera sanitaria nacional, explicó que “los cambios en el entorno físico y social, producto de la aparición de nuevas tecnologías y de cambios en los patrones de consumo, modificaron nuestros hábitos, nuestra forma de movilizarnos, de trabajar y de recrearnos, lo cual nos hizo más sedentarios y con una mayor tendencia a la obesidad”. Para revertir esta realidad, el funcionario destacó que “desde el Ministerio de Salud se llevan adelante distintas acciones para promover entornos que propicien decisiones más saludables en la población”.

El sedentarismo es una problemática que también afecta a los chicos: la Encuesta Mundial de Salud Escolar realizada en nuestro país mostró la tendencia en aumento del sobrepeso, que pasó de 24,5 por ciento en 2007 a 28,6 por ciento en 2012, mientras que la obesidad creció de 4,4 a 5,9 por ciento en el mismo período.

En 2002, la Organización Mundial de la Salud, mediante resolución, instó a los Estados miembro cada 6 de abril a la celebración anual del Día Mundial de la Actividad Física (o Move for Health) con el objetivo de promover la actividad física para conseguir buena salud y bienestar. La actividad física consiste en cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que lleve consigo un consumo de energía. La intensidad de la actividad (caminar a paso ligero, bailar, andar en bicicleta, nadar, etc.) depende y varía según la edad de las personas. Al respecto, la OMS recomienda:

n Niños y jóvenes de entre 5 a 17 años deben de realizar 60 minutos de actividad física diaria.

n Para personas entre 18 años y 64 años lo recomendado es la realización de 150 minutos semanales o bien 75 minutos de actividad física vigorosa.

n Los mayores de 65 años deben realizar alguna actividad física al menos tres días a la semana.

En la Argentina, sólo el 16,7 por ciento de los chicos en edad escolar cumple con la recomendación. “A través de juegos, deportes y actividades recreativas, los más chicos pueden sumar minutos diarios de actividad física que complementen las que realizan en el ámbito escolar”, subrayó Oscar Incarbone, coordinador del Programa Nacional de Lucha Contra el Sedentarismo. “Hay que tener en cuenta –sostuvo Incarbone– que la mitad de los chicos pasan más de tres horas sentados diariamente, provocando problemas a su salud actual e impactando en su vida adulta.” En ese sentido, el especialista destacó que “es fundamental incorporar hábitos saludables durante la niñez porque éstos nos acompañarán a lo largo de la vida, eliminando factores de riesgo totalmente prevenibles”.

Hacer actividad física aporta numerosos beneficios al organismo y evita la manifestación de enfermedades. Para crear un hábito saludable sólo son necesarias apenas tres semanas. Se puede caminar durante 30 minutos a ritmo ligero, practicar deportes, bailar, ir a pie o en bici hasta el trabajo o la universidad en lugar de usar el auto, correr, sacar a pasear al perro... Cambiar de hábitos no es fácil, pero en ocasiones es necesario. Habrá que animar entonces a ese amigo o familiar sedentario a que empiece a moverse un poco más para que disfrute de los beneficios que brinda la actividad física realizada de forma regular.

Compartir: 

Twitter
 

El sedentarismo trae hasta un 30 por ciento más de riesgo.
Imagen: Corbis
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.