SOCIEDAD › EL CONDUCTOR QUE MATó MIENTRAS CORRíA UNA PICADA SE NEGó A DECLARAR

El silencio y las víctimas

El joven que conducía el auto que embistió a seis jóvenes en Haedo se negó a declarar y continúa detenido, imputado por homicidio simple. Tres de los jóvenes heridos continuaban internados, dos de ellos en grave estado. Buscan al otro conductor.

El conductor del auto que, en la madrugada del domingo, mientras corría una picada por una avenida de Haedo, atropelló a un grupo de jóvenes, uno de los cuales resultó muerto y seis heridos, se negó a declarar. Hasta última hora de ayer, Diego Nicolás Cuevas, de 19 años, permanecía detenido y a disposición del titular de la Unidad Fiscal de Investigación Nº 4 de Morón, Alejandro Jons, quien lo imputó por “homicidio simple con dolo eventual y lesiones graves”, un delito que no permite la excarcelación. A última hora continuaba la búsqueda del conductor del otro auto involucrado en la picada que dio origen a la tragedia, y tres jóvenes permanecían internados, dos de ellos en grave estado.

“Participar de picadas es un delito contemplado en el Código Penal. Existen filmaciones en donde, además, se ve al otro auto que participa de esta picada, un Volkswagen Bora azul con techo blanco. Con esta prueba es que hemos cambiado la carátula” del caso, que hasta ayer refería homicidio doloso, explicó el fiscal Jons. Ayer los investigadores buscaban al conductor del auto azul que corría a la par del auto de Cuevas pero huyó al ver lo sucedido. “Las cámaras de seguridad aportadas por el municipio de Morón son claves para identificar al vehículo”, señalaron fuentes judiciales, que advirtieron que rastrearán y pesquisarán las páginas y perfiles de Facebook que promocionan las carreras callejeras clandestinas en Haedo.

En diálogo con este diario, Noemí Cardozo, quien fundó la ONG Malditas Picadas luego de que su hijo Matías muriera víctima de una, señaló que se sabe en la zona que Rivadavia suele convertirse en pista de esas carreras. “Antes se corrían por Gaona, pero en esa zona pusieron lomos de burro, y desde entonces pasaron a correrlas por Rivadavia”, explicó, y agregó que “quienes corren esas picadas saben que pueden terminar en desastre”. Adalberto, marido de Cardozo y padre de Matías, se reunión en el hospital con los familiares de los chicos internados, “para decirles que estamos a su disposición, por si necesitan ayuda. Pero, claro, en este momento no pueden decidir nada, lo único que les importa es la salud de sus hijos. Cómo no vamos a entender eso, si nos pasó lo mismo”.

Ayer, tres de los jóvenes atropellados continuaban internados en la unidad de terapia intensiva del Hospital Güemes de Haedo, dos de ellos en coma farmacológico y neurológico. “Dos de los internados fueron operados de urgencia ayer (por el domingo) cuando llegaron al hospital por neurocirugía, por traumatismos encefalocraneanos. Uno de ellos, el más grave, con fractura de cráneo, con aplastamiento”, informó el director médico del Hospital, Marcelo Marmonti.

Compartir: 

Twitter
 

El fiscal subrayó que “participar de picadas es un delito contemplado en el Código Penal”.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.