SOCIEDAD › CHOCO PARA MATAR A SUS DOS HIJOS, DE 7 AñOS, EN VENGANZA CONTRA SU EX MUJER

Los niños como botín de un violento

Un hombre chocó de frente contra un camión, en una ruta, para matar a sus hijos y suicidarse. Minutos antes de pegar el volantazo, envió a su ex mujer un mensaje para advertirle que no vería más a los chicos. Uno de los niños murió; el otro está grave.

Un hombre que conducía el auto en el que viajaba con sus dos hijos, mellizos de 7 años, chocó de frente y en contramano contra un camión en una ruta de Entre Ríos. Uno de los niños murió horas después; el otro quedó internado en grave estado, al igual que su padre, quien –de acuerdo con los investigadores– habría provocado el accidente de manera deliberada para vengarse de su ex mujer. Diez minutos antes de producir el impacto, envió un mensaje de texto a la madre de los chicos advirtiéndole que no volvería a verlos. El choque ocurrió al atardecer del lunes. A última hora de ayer, las autoridades del hospital de Concordia donde permanecen padre e hijo informaron que “ambos han tenido una leve mejoría” aunque “están con respirador” porque tienen contusiones pulmonares. El hombre quedó imputado por “homicidio agravado por el vínculo”.

Juan Romero, de 41 años, estaba encargado de buscar a los chicos a la salida de la escuela y llevarlos adonde estuviera la madre, su ex pareja. “Estaban hace dos meses separados, con un expediente de tenencia, y el papá (Romero) solía sacar a sus hijos a pasear”, informó el jefe de la Policía Departamental, Gustavo Schirlo. El lunes, alrededor de las 17.20, mientras llevaba a sus hijos a bordo, Romero envió un mensaje de texto a su ex pareja en el que anunciaba que no los vería más. “Me los llevo conmigo”, aseguró en ese mensaje de texto.

El hombre había pasado a buscar a sus hijos Agustín y Mateo por la escuela y manejaba su automóvil Chevrolet a alta velocidad por la ruta Nacional Nº 14, también conocida como autovía José Gervasio Artigas. Iba de norte a sur. Poco después de enviar el SMS, en el kilómetro 242, a la altura del ingreso asfaltado a la localidad de Puerto Yerúa, vio venir de frente un camión Scania. El chofer, que se dirigía a Chajarí, dijo que lo demás sucedió de repente: el hombre de Chevrolet pegó un volantazo súbito, pasó de carril y embistió al camión de trompa.

Los dos niños y Romero salieron despedidos del auto de inmediato; quedaron tendidos sobre el asfalto. Poco después, fueron trasladados de urgencia y en estado de extrema gravedad al hospital Delicia Concepción Masvernat, de Concordia. Los investigadores informaron que, aproximadamente a esa misma hora, alarmada por el SMS de su ex pareja e ignorando lo que sucedía en la autovía, la madre de los chicos radicaba una denuncia formal contra Romero en los tribunales de Concordia.

Uno de los niños, Agustín, murió en el transcurso de la noche. Tenía traumatismo encéfalocraneano, hemorragia y edema cerebral, y politraumatismos en todo el cuerpo. Su padre y su hermano, Mateo, pasaron la noche en la Unidad de Terapia Intensiva, con pronóstico reservado. Anoche, el director médico del hospital, José Luis Si-ggiotti, evaluó que “con respecto al ingreso de ayer (por el lunes), ambos han tenido una leve mejoría”. “Tanto el chiquito como su padre tienen una contusión pulmonar, por eso están con respirador”, detalló el médico, quien también señaló que “el niño tiene un hematoma en el hígado y hay que reevaluar para ver si evolucionó o está igual”.

El fiscal Darío Mautone informó que Romero quedó imputado por “homicidio agravado por el vínculo”. “Acá ha habido una intención clara de parte de Romero de quitarles la vida a sus hijos”, explicó. Hace unos meses, agregó Mautone, Romero y su ex mujer comenzaron a tratar la tenencia de sus hijos en el Juzgado de Familia 1 de Concordia. Acordaron que el hombre retirara a los chicos de la escuela y que, luego de llevarlos a clases de computación y taekwondo, los llevara nuevamente a la madre.

El médico Siggiotti informó que “se volverán a hacer estudios como tomografías, laboratorios, ecografías, para reevaluar el estado (de ambos pacientes), pero han tenido respuestas favorables” con respecto a los cuadros con que fueron ingresados. Al llegar, “estaban en coma”, luego “empezaron a despertar, a moverse y todo eso indica una evolución favorable. Es decir, saliendo del estado del coma, que es importante”.

Romero “tiene fractura de pelvis”, en tanto que el pequeño Mateo “tiene fractura en uno de sus brazos, en su pierna y traumatismo pulmonar”, informó Siggiotti. Ambos estaban estables, contó el médico, quien de todos modos advirtió: “Veremos cómo sigue la situación”.

La titular de la asociación La Casa del Encuentro señaló que el caso es “un femicidio vinculado”, es decir, uno en el que “la víctima no es la mujer sino la persona que se interpone para evitar el femicidio, o alguien que es asesinado para castigar y destruir psíquicamente a esa mujer”. “El niño que murió estaría vivo si su padre no se hubiese estado separando y si no hubiese ejercido violencia contra su ex mujer para evitar la ruptura del vínculo. El objetivo sigue siendo la mujer y los hijos son un instrumento”. Cada año, al menos 30 varones, entre adultos y niños, son asesinados por este motivo, agregó Ada Rico, coordinadora del informe anual del Observatorio de Femicidios.

Compartir: 

Twitter
 

La pareja llevaba dos meses separada y estaba tramitando la tenencia de los chicos en un juzgado de Familia de Concordia.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared