SOCIEDAD › SOLICITAN PERPETUA POR LOS ASESINATOS Y ABUSO DE DOS MUJERES EN JUNíN

Pedido por un doble crimen

La fiscalía y la querella pidieron perpetua contra Rubén Recalde por el abuso sexual y homicidio de Sandra Colo, en 2012, y por el femicidio de Paola Tomé en 2014, ambos en Junín. La defensa solicitó la inimputabilidad. El viernes, la sentencia.

Una fiscal de juicio pidió la condena a prisión perpetua para un mecánico acusado de haber asesinado a dos mujeres en la localidad bonaerense de Junín en 2012 y 2014, al que consideró un “asesino serial”, mientras que la defensa planteó la inimputabilidad del procesado.

Al alegar ayer a la mañana ante el Tribunal Oral Criminal 1 (TOC1) de Junín, la fiscal de juicio, Vanina Lisazo, pidió que Rubén Recalde, de 54 años, sea condenado a la máxima pena prevista por el “homicidio criminis causa en concurso real con abuso sexual” de Sandra Colo de 43 años, perpetrado en agosto de 2012 –meses antes de que se tipificara la figura de femicidio en el Código Penal–, y por el “homicidio criminis causa” y “femicidio” de Paola Tomé, de 38, que ocurrió en enero de 2014. Ambos crímenes tuvieron lugar en comercios del rubro infantil.

El abogado que representa a la familia de Colo, Darío De Ciervo, reclamó la misma pena por el mismo delito que la fiscal, aunque “alternativamente” sugirió al tribunal que considere el agravante de homicidio por “placer”. Luego, el letrado de la familia Tomé, Carlos Torrens, coincidió en su alegato con el de la fiscal y también requirió una condena por “femicidio” o sea que cometió el crimen por la condición de mujer de la víctima.

Por su parte, el defensor oficial, Silvio Acerbo, basó su alegato en estudios psicológicos y psiquiátricos realizados a Recalde y planteó su inimputabilidad, aunque, subsidiariamente, pidió al tribunal que de declararlo culpable le aplique una condena por “homicidio en ocasión de robo”, que prevé una pena de entre 10 y 25 años de prisión.

El letrado reconoció que sería “infructuoso rebatir la autoría de los hechos”, pero hizo una valoración diferente de la calificación y aseguró que éste es “inimputable” porque “no puede comprender la criminalidad de sus actos”.

El acusado permaneció inmutable durante toda la jornada y en ningún momento se sacó la campera marrón con la que había llegado, al ser trasladado desde el penal local.

Durante su alegato, la fiscal aseguró que Recalde tiene un “desarrollo del serial típico”, ya que “estudia, acecha, elige el día y planifica” todos sus actos. “A Recalde no le importa matar porque para esta clase de psicópatas las personas somos como una mesa que si les molesta las corren”, sostuvo. Al respecto, Lisazo recordó el testimonio de tres peritos que coincidieron en que el acusado es un psicópata que goza con el sometimiento de sus víctimas.

“(Recalde) comprende su criminalidad y es inteligente, nunca va a reconocer pero tampoco va a negar, sólo calla”, señaló la fiscal, quien agregó que durante la declaración de los testigos “el propio imputado afirmaba con la cabeza”. “Poco importa para él (Recalde) el monto del robo, lo que importa es lo sexual y al no poder acceder carnalmente aumentaba su violencia”, sostuvo en su alegato.

Antes de pasar a un cuarto intermedio, el tribunal le dio la oportunidad de sus “últimas palabras” del proceso a Recalde, quien se puso de pie y se limitó a decir: “No voy a hacer ninguna declaración, gracias por todo”.

Al término de la audiencia, la fiscal se abrazó con Juan Domingo Colo, padre de una de las víctimas, mientras efectivos del Servicio Penitenciario bonaerense retiraban esposado al imputado.

Los abogados de las familias de las dos mujeres asesinadas en la localidad bonaerense de Junín resaltaron el trabajo realizado durante la investigación por la fiscal, por el que Rubén Recalde fue detenido y enjuiciado.

“No debemos sentir pudor en hablar de homicida serial y por este buen trabajo (de la fiscalía) se evitaron varias muertes”, expresó Darío De Ciervo, abogado de la familia Colo, quien pidió que la “perpetuidad sea eso y no ilusoria”.

Según el letrado, Recalde “es un psicópata que no siente culpa, tiene un impulso perverso y brutal” y, al igual que para la fiscal, “la vergüenza de no haber concluido el acto hizo que aumente su violencia”.

También admitió sentir “admiración y respeto por la familia Colo porque ha esperado que la Justicia reaccione para que el rigor de la ley caiga en toda su extensión”.

En el mismo sentido, el abogado Carlos Torrens, al alegar en nombre de la familia Tomé como particular damnificado, resaltó la tarea de Lisazo como un “ejemplo de que cuando la Justicia quiere, se puede”.

Durante el tramo final de su alegato, miró fijamente a Recalde, quien también lo observó, mientras le solicitaba al TOC 1 que lo condene a la máxima pena del Código Penal.

Tras escuchar los alegatos de las partes, los jueces Karina Piegari, Esteban Melilli y Miguel Angel Vilaseca dieron por finalizada la audiencia y anunciaron que darán a conocer su veredicto el viernes 10 de julio próximo a las 12, en la sala del sexto piso del edificio judicial situado en Bartolomé Mitre 2, de Junín.

Compartir: 

Twitter
 

La parte acusadora, Darío de Ciervo (izq.) (familia Colo), la fiscal Vanina Lisazo y Carlos Torrens (Tomé).
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.