SOCIEDAD › DENUNCIó HABER SIDO VIOLADA EN LA 8ª DE CATAMARCA

Inseguridad en la comisaría

Cuando en octubre de 2013 asumió como jefe policial de Catamarca, Julio Suri Gutiérrez aseguró, según sus propias fuentes porque el acto estuvo vedado a la prensa, que su objetivo era que la catamarqueña fuera “la policía más honesta del país” y prometió un mayor acercamiento a la gente. Casi dos años después, una serie de denuncias, animadas por la marcha Ni Una Menos que se realizó también en la capital provincial, dejó en claro las características del acercamiento al que se refería. El viernes pasado, una mujer fue aceptada como querellante en una causa abierta tras denunciar que había sido violada por un uniformado dentro de la Comisaría 8ª. Había sido violada en mayo de 2014. Su hijo, de 19 años, también es denunciante: sostiene que el mismo policía abusó de él cinco años antes, pero que no dijo nada por miedo.

El domingo 4 de mayo del año pasado, a la mañana, unos 20 policías entraron a la casa de la mujer a balazo de goma, en el Barrio 117 Viviendas, al norte de la capital provincial, para llevarse a dos jóvenes, ambos hijos adolescentes de la dueña de casa. Los motivos por los que los perseguían no son públicos, pero el argumento difundido más tarde por los voceros institucionales fue que los uniformados habían sido emboscados por los vecinos, lo que no se pudo sostener en el terreno de lo verosímil.

La mujer presentó su denuncia en la fiscalía general. Allí sostuvo que luego de ser detenida fue trasladada a la Comisaría 8ª, ubicada en Los Tulipanes y avenida Los Terebintos, de la capital catamarqueña y próxima al Barrio 117 viviendas. Sostuvo que “después de llevarme de mi casa, a la que entraron sin orden judicial, me llevaron esposada a la comisaría 8ª. Ningún médico me vio allí y en un momento una mujer policía me llevó al baño y me dijo que me desvistiera. Pensé que era para que me revisaran. Allí me dijo ‘tenés que pagar por lo que hizo tu hijo’ y se quedó cuidando en la puerta, mientras entraba un policía que abusó de mí”. Junto con ella, se presentó también uno de sus hijos, ahora de 19 años, para denunciar que cuando tenía 15 años había sido abusado por el mismo policía.

Ambas denuncias recayeron en el fiscal Ezequiel Walther. El viernes pasado, la mujer fue aceptada como querellante.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.