SOCIEDAD › UN MICRO SE DESBARRANCO EN BARILOCHE. LLEVABA 42 CHICOS. UNO MURIO

Viaje de egresados con desenlace trágico

Un ómnibus contratado por la agencia de turismo Lauquen a la empresa Grupal Next cayó en un barranco de 60 metros. Llevaba un contingente de alumnos de escuelas bonaerenses de San Fernando y Tigre. Se desconocen las causas del accidente. Uno de los chicos falleció. Otros once están internados.

Un adolescente de 18 años murió en Bariloche ayer, cuando un ómnibus que transportaba a tres contingentes de egresados de escuelas del conurbano bonaerense se precipitó más de treinta metros por un costado de la ruta provincial 258. El vehículo se dirigía camino a una excursión en el Cerro Catedral cuando ocurrió el hecho. La caída se produjo en una zona conocida como “Curva de la Herradura”, en un trayecto donde no existe guardrail. Según relataron algunos de los alumnos, el colectivo iba a alta velocidad en el momento previo al accidente, aunque aún no se determinaron las circunstancias en que se produjo la caída. En el grupo iban 42 alumnos, y hasta anoche habían sido dados de alta 30 de ellos, mientras que 11 permanecen internados, dos de ellos en observación. El gobierno bonaerense envió un avión de siete plazas durante la tarde, con los padres del chico fallecido. Por la noche, el gobierno nacional puso a disposición el Tango 01 y la empresa contratada por los jóvenes (T.A. Estrella-Cóndor) otro avión, que fueron despachados con un grupo de padres.
El hecho ocurrió alrededor de las 14 de ayer, cuando el ómnibus de la empresa Grupal Next (ver aparte) se dirigía desde la ciudad de Bariloche hasta la base del Cerro Catedral, donde los estudiantes tenían planeado realizar una excursión. Del contingente participaban alumnos del polimodal de la escuela José Gervasio Artigas de San Fernando, además de estudiantes de dos instituciones educativas (9 y 10) de la localidad de Tigre. Más tarde, algunos de ellos contaron a los periodistas que el micro atravesó una curva a una velocidad alta y que se descontroló cuando ya estaba en línea recta para finalmente caer en el barranco, en una zona donde no hay guardrail, ubicada a cuatro kilómetros de la base del Cerro Catedral. De todos modos, las versiones son contradictorias. El secretario de Turismo de Bariloche, Guillermo Estévez, aseguró a este diario que el hecho ocurrió “en la subida” y descartó que la velocidad haya sido alta, dado que el camino es “sinuoso” y es “imposible ir rápido”.
En cambio, entre las primeras versiones algunas mencionaban que la caída tuvo lugar mientras el vehículo se encontraba detenido para que los egresados pudieran sacar fotos desde el lugar, según señalaban a las cámaras de televisión las primeras personas que llegaron al lugar a socorrer a los estudiantes. La misma hipótesis compartían los bomberos, que explicaban que el micro estacionó en la banquina y que una parte de la zona donde estaba detenido habría cedido por un derrumbe de tierras. Ayer, efectivos policiales trabajaban en las pericias que revelarán lo ocurrido.
El micro cayó en un barranco de unos sesenta metros de profundidad, en una zona donde la ruta no contaba con guardrail, pero quedó atascado por las ramas de los árboles y una vegetación tupida, a unos cuarenta metros por debajo de la ruta, después de dar varios tumbos. En el camino, el micro perdió el parabrisas y el techo completo, quedando los asientos al descubierto. El vehículo quedó volcado sobre su costado derecho. Debajo, los bomberos hallaron a una chica que rescataron con unos golpes pero ilesa.
A la zona llegaron rescatistas, bomberos y médicos para ayudar a los alumnos que habían entrado “en pánico, gritando y llorando”. Varios de los adolescentes lograron salir del vehículo por sus propios medios. Entre las escenas de angustia y desesperación no tardó en correr el rumor de que había una víctima fatal, una noticia que no fue confirmada de manera oficial sino hasta el anochecer. “Se murió en mis manos, se murió en mis manos”, aseguraba uno de los chicos a los medios locales.
En tanto, los familiares de los estudiantes comenzaron a agolparse en la escuela de San Fernando, donde angustiosamente aguardaban información sobre sus hijos. Más tarde, el Director de Educación y Cultura bonaerense, Mario Oporto, se hizo presente en la escuela y confirmó allí que un estudiante de la escuela Artigas había fallecido. Norberto Delfino, director médico del hospital zonal de Bariloche, participó de una conferencia de prensa al anochecer junto a la ministra de Salud rionegrina, Adriana Gutiérrez, y el intendente de Bariloche, AlbertoIcare. Allí se confirmó el fallecimiento del adolescente y se indicó que permanecían internados cuatro jóvenes en ese centro sanitario. El total de internados era de 11, según afirmaron desde la Dirección de Escuelas de Buenos Aires.
Según trascendió, anoche se procuraba traer de vuelta a todos los alumnos que habían resultado heridos y luego dados de alta. El retorno se concretaría en el avión Tango 01 que fue enviado por Presidencia, junto con otro avión despachado por la empresa T.A. Estrella-Cóndor, contratada para llevar al contingente hasta Bariloche y regresarlo a San Fernando. La coordinación del regreso estuvo a cargo del equipo de Oporto. “La idea es que los chicos que estén en condiciones estén en sus casas con sus padres a las dos de la mañana –señaló una fuente de Educación–. Por eso, no queremos que vayan muchos padres. Tenemos 59 plazas y 30 chicos que pueden volver. A los padres que tienen chicos internados les solventamos los gastos de estadía y los traemos de vuelta a medida que vayan dando de alta a sus hijos”. Al equipo se sumaba un grupo de psicólogos enviados por la Secretaría de Derechos Humanos, que se encargarán de la contención de chicos y familiares.

Compartir: 

Twitter
 

El micro, durante los tumbos, perdió el techo, lo que agravó la situación de los estudiantes.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.